Supera los 48.000 millones de euros

El déficit del Estado se disparó hasta el 4,4% en junio y supera ya los registros de la crisis

El déficit acumulado en el primer semestre supera los 48.000 millones de euros. El gasto se ha disparado nada menos que un 24% respecto al año 2019 y los ingresos se han hundido un 14%

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (Efe)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (Efe)

Las cuentas públicas ya registran con toda crudeza el enorme coste que tendrá para las arcas públicas la crisis del coronavirus. El déficit del Estado se disparó por encima de los 48.700 millones de euros hasta junio, lo que supone un saldo negativo equivalente al 4,4% del PIB, según las cifras publicadas este jueves por la IGAE. Un agujero que supera ampliamente el déficit público registrado durante la crisis posterior a la quiebra de Lehman Brothers correspondiente a la primera mitad del año. Hasta ahora, el mayor déficit registrado hasta junio era el de 2009, cuando ascendió al 4%, cifra que ha quedado claramente sobrepasada este año.

La magnitud del impacto del coronavirus sobre las cuentas públicas no tiene precedente. Sólo en estos seis meses el déficit del Estado (sin contar el resto de administraciones), ya es superior a todo el déficit registrado en 2019 por el conjunto de Administraciones Públicas. Si se compara con el saldo del Estado en el mismo periodo de 2019, este año es ya el triple. Por su parte, el déficit primario (antes del pago de los intereses de la deuda) escaló hasta el 3,4%, lo que contrasta con el superávit que había hace justo un año, y que era del 0,2% del PIB.

La declaración del estado de alarma obligó al Gobierno a poner en marcha ayudas públicas para evitar el colapso de la economía. El resultado es que en estos seis primeros meses del año el gasto público ha aumentado un 24% respecto al año anterior. En total, el gasto del Estado alcanzó los 129.700 millones de euros, una cifra que en el año 2019 no se registró hasta el mes de septiembre. Si se tiene en cuenta sólo el gasto realizado en el mes de junio, el incremento respecto al mismo mes del año anterior es del 81%. El gasto público seguirá disparado durante los próximos meses, ya que siguen activas algunas de las políticas públicas anticíclicas más costosas, como son los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo) y el cese de actividad de los autónomos.

Además de este gasto, el Estado ha decidido asumir una parte significativa del déficit de la Seguridad Social y de las comunidades autónomas, lo que está repercutiendo gravemente en sus cuentas públicas. En total, las transferencias que ha realizado en la primera mitad del año ascienden a 61.600 millones de euros, un 39% más que en el mismo periodo del año anterior. En estas cifras todavía no se incluye el fondo extraordinario a comunidades autónomas, ya que aunque el Gobierno lo anunció el 2 de mayo, los primeros pagos se han realizado a finales de julio.

[La AIReF desmonta el plan de Hacienda: ha inflado los ingresos más de 14.000 millones]

Los 129.000 millones de euros gastados por el Estado en el primer semestre suponen no sólo el dato más alto nunca registrado, sino que supera en un 18,6% el dato más elevado registrado hasta ahora, correspondiente al año 2013. Estas cifras dan buena muestra del esfuerzo fiscal que está realizando el sector público para mantener a flote la economía española durante los meses más complicados de la crisis.

Pero no sólo las políticas de gasto están contribuyendo al aumento del déficit, también está teniendo un papel clave la caída de ingresos como consecuencia del parón de la actividad económica. Según los datos de la IGAE, los ingresos del Estado hasta junio se quedaron en 81.000 millones de euros, lo que supone una caída del 14,4%. Sólo en el mes de junio la caída de ingresos respecto a este mes del año anteiror fue del 22,3%, lo que supone una caída de la recaudación de casi 5.000 millones de euros en un solo mes.

En lo que va de año la recaudación de la Agencia Tributaria se ha hundido un 11% respecto a 2019, cifra que se dispara hasta el 22% si sólo se tiene en cuenta los meses afectados por la pandemia (de marzo a junio), lo que supone una caída de ingresos de 11.700 millones de euros en cuatro meses. Los peores datos los registran dos tributos: IVA y sociedades. En el caso del IVA, la caída acumulada entre marzo y junio supera el 21% como consecuencia del parón del consumo. Este descenso se traduce en un desplome de la recadudación de 4.200 millones de euros. Por su parte, el impuesto sobre sociedades se ha desplomado un 67% como consecuencia de la caída de los beneficios empresariales. Este tributo resta también 4.100 millones de recaudación.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios