Una nueva vía para las reclamaciones

Los bancos también podrán demandar a España por el recorte a las renovables

Un tribunal arbitral del Ciadi ha considerado que no solo los dueños de los activos renovables están amparados por la Carta de la Energía, sino también los que aportaron la financiación de los proyectos

Foto: Foto de archivo de una instalación termosolar. (EFE)
Foto de archivo de una instalación termosolar. (EFE)
Adelantado en

Más complicaciones para España en la batalla arbitral que libra contra inversores internacionales que se vieron afectados por el recorte de las primas a la energía limpia. Un tribunal del Centro Internacional para el Arreglo de Disputas entre Inversores (Ciadi) ha confirmado que la reclamación de un prestamista alemán, que aportó la deuda de un proyecto de energía renovable, está amparada bajo el Tratado de la Carta de la Energía, el acuerdo por el que se rigen estas disputas, y cumple con el convenio del propio Ciadi, el tribunal arbitral del Banco Mundial en el que se dirimen la mayoría de las más de 50 reclamaciones planteadas (se estiman las reclamaciones en más de 10.000 millones).

La decisión se produjo este mismo mes de agosto. Se trata del financiador alemán de Portigon AG, uno de los inversores que plantearon una reclamación contra España en mayo de 2017, según publica la revista especializada 'Global Arbitration Review'. El presidente del tribunal y el árbitro designado a petición de Portigon fallaron a favor de que el banco financiador también pudiera reclamar, una decisión que no fue compartida por el tercer árbitro, el elegido por España.

Los abogados de Portigon, asesorados legalmente por el bufete Freshfields, explican: "Hasta donde sabemos, este es el primer tribunal del Ciadi que entra a valorar si el financiamiento de proyectos es una inversión calificada bajo el Tratado de la Carta de la Energía, y concluyó acertadamente que lo es".

Por ello, el despacho señala "encontrarse muy complacido por su cliente y también por el resto de sus clientes de instituciones financieras que sin duda se beneficiarán de esta importante decisión".

La decisión puede ser importante, dado el precedente que sienta de cara a nuevas reclamaciones. La gran mayoría de proyectos de energía limpia que se levantaron al calor de las primas del Gobierno, que posteriormente han acudido a la vía arbitral por los sucesivos recortes entre 2010 y 2013, contaban con un elevadísimo nivel de apalancamiento bancario. Muchos de estos parques, sobre todo de fotovoltaica, termosolar y eólica, recibían hasta un 80% de la inversión total como deuda, en un formato de financiación conocido como 'project finance'.

Con el hachazo a las ayudas públicas a esta energía, muchos inversores dejaron los proyectos en manos de sus bancos financiadores, dado que no les salían las cuentas. Este es el caso de Portigon, un antiguo banco alemán que financió más de 30 proyectos en España y se quedó posteriormente con muchos de esos activos. El tribunal ahora entiende que no hay por qué hacer diferenciación entre el capital social y la deuda para la reclamación.

Por ello, si ahora el Ciadi, donde hay más de 40 reclamantes por esta causa, permite también a los bancos financiadores plantear arbitrajes, el Reino de España, defendido por la Abogacía del Estado, podría ver cómo aumentan las reclamaciones y los consiguientes pleitos.

'Global Arbitration Review' publica que el de Portigon no es el único caso presentado contra España por una entidad crediticia que había financiado proyectos renovables en el país. El Landesbank Baden-Württemberg (LBBW) de Alemania y otros tres bancos también han presentado una reclamación al amparo de la Carta de la Energía sobre la financiación que proporcionaron a las plantas de energía renovable. En estos casos, la decisión aún está por tomar.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios