Debate cruzado entre Vox y Unidas Podemos

De "golpistas" a "pirómanos": la Comisión de Reconstrucción se pierde entre insultos

La imagen del día la deja la clase política: Iglesias acusa a Vox de que le "gustaría dar un golpe de Estado" y Vox responde acusando al Gobierno de "pirómanos comunistas"

Foto: El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, junto al diputado del PSOE, Patxi López, en el Congreso. (EFE)
El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, junto al diputado del PSOE, Patxi López, en el Congreso. (EFE)

La Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados se impulsó para ser un foro de diálogo y acuerdo entre las formaciones políticas para sacar a España de la crisis provocada por el coronavirus. Sin embargo, la realidad política ha terminado por imponerse. Los insultos cruzados entre Vox y Unidas Podemos han derivado en una bronca que se ha convertido, este jueves, en la imagen que deja la política española.

De "golpistas" a "pirómanos": la Comisión de Reconstrucción se pierde entre insultos

En la sesión matinal, el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, acusó a Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox en la comisión, de golpista. "A ustedes les gustaría dar un golpe de Estado, pero no se atreven", espetó Iglesias. El diputado de Vox decidió abandonar la sala en ese momento ante la inacción del presidente de la comisión, el socialista Patxi López. "Cierre la puerta al salir", bromeó Iglesias cuando Espinosa de los Monteros salía de la Sala Ernest Lluch, donde se celebra la comisión.

Horas después, ya por la tarde, Patxi López pidió disculpas por su inacción: "Esta mañana no he estado a la altura de lo que significa esta comisión" y pidió a sus compañeros de profesión un esfuerzo para mantenerse a la altura de las circunstancias y de la institución a la que representan. Pero la calma duró muy poco, hasta que comenzó la intervención de la diputada de Vox Inés María Cañizares. La diputada acusó a los miembros del Gobierno de "pirómanos comunistas" ante la mirada atónita de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

De "golpistas" a "pirómanos": la Comisión de Reconstrucción se pierde entre insultos

El insulto de Vox al Gobierno desató las iras del vicepresidente primero de la comisión, el diputado de Izquierda Unida Enrique Santiago, saltándose las normas del Congreso, ya que los miembros de la Mesa no pueden solicitar turno de palabra. En ese momento el esperpento ya estaba en su máximo apogeo. López y Santiago se enzarzaron en una discusión por no haber interrumpido los insultos de la diputada de Vox.

Esto es un chorreo de insultos y utilización de términos peyorativos constantes

"No puedes intervenir desde la Mesa", abroncó López al diputado de Unidas Podemos, "si no entiendes que no puedes intervenir desde la Mesa, es que no entiendes...". En ese momento, ya se tuteaban sin remilgos sus señorías. Santiago bajó entonces de la Mesa para solicitar el turno de palabra. "Me parece sorprendente que se permita insultar y que el presidente no diga nada", exclamó el diputado de Unidas Podemos, "esto es un chorreo de insultos y utilización de términos peyorativos constantes".

No estamos entendiendo nada de lo que demanda la ciudadanía de esta comisión

López le retiró en ese momento el turno de palabra para solicitar a sus señorías un mínimo de altura. "La gente no espera de nosotros que estemos todo el día en la crítica, el insulto y la descalificación", lamentó. "No estamos entendiendo nada de lo que demanda la ciudadanía de esta comisión y, si no lo entendemos, es que no servimos para nada", reiteró López, "deberíamos ser capaces de autocensurarnos un poquito para estar a la altura".

Impuestos y gastos

Después de este espectáculo político, el diálogo sobre las propuestas económicas quedó ensombrecido. La vicepresidenta económica expuso los planes del Gobierno para salir de la crisis económica a través de seis grandes pactos nacionales: transición ecológica, transformación digital, empleo, inversión en I+D, refuerzo del estado del bienestar y reforma del mundo rural.

Calviño expuso las cifras que dejará esta crisis: una caída del PIB respecto a su escenario inercial de 90.000 millones de euros, un déficit público superior al 10% del PIB y una deuda pública en el entorno del 115%. La crisis del coronavirus tendrá un "importante coste fiscal" que será necesario pagar a lo largo de las próximas décadas: "Tendremos que recuperar la senda de consolidación fiscal". Por ello, la vicepresidenta reclamó acelerar la subida de impuestos para elevar la recaudación y recortar "el gap de ingresos que tiene España respecto a la media de la zona euro". Esta brecha es de unos cinco puntos del PIB, esto es, próxima a los 60.000 millones de euros.

Hay que poner en marcha un plan de inversión y reformas que impulse el crecimiento y lo haga más sostenible, inclusivo y justo

"Tendremos que consolidar los recursos públicos avanzando hacia un marco fiscal más justo y progresivo y adaptado al siglo XXI", señaló Calviño. Eso sí, no expuso cómo tendrá que ser esa reforma fiscal que permita un incremento sustancial de la recaudación. Los detalles sobre la subida de impuestos quedan ocultos de forma intencionada. La vicepresidenta también remarcó la necesidad de culminar la auditoría del gasto público para eliminar partidas superfluas y garantizar un uso eficiente de los recursos públicos. "La buena gestión de lo público también forma parte de la recuperación a medio y largo plazo de nuestro país", explicó la vicepresidenta.

Calviño no quiso pronunciarse sobre la derogación de la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy, a pesar de que casi la totalidad de los grupos políticos pidieron explicaciones a la vicepresidenta. Durante su intervención inicial, pidió un "pacto por el empleo" que "nos oriente hacia un nuevo Estatuto de los Trabajadores". Nada de derogación, pero sí estudiar reformas para el mercado laboral.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
125 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios