comisión de reconstrucción

Iglesias lleva al Congreso el plan para subir la presión fiscal en más de siete puntos del PIB

Para ello, el vicepresidente ha insistido en la necesidad de desarrollar nuevos tributos, principalmente la denominada 'tasa de reconstrucción', que se traduciría en un impuesto a la riqueza

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, momentos antes de comparecer este jueves en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso. (EFE)
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, momentos antes de comparecer este jueves en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso. (EFE)

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha desarrollado esta mañana en el Congreso los planes de su departamento para la reconstrucción, basados en la máxima de afrontar la crisis económica con políticas fiscales expansivas. "Hay que afrontar la reconstrucción tras esta crisis con los mismos criterios con los que se afrontó la reconstrucción después de 1929 y después de la Segunda Guerra Mundial, y no como se hizo tras la crisis financiera de 2008", ha afirmado en la comisión de reconstrucción, poniendo así especial énfasis en el aumento de la inversión en sanidad o dependencia, pero también en el refuerzo de la industria, y en una política fiscal más redistributiva y progresiva. Concretamente, respecto a la reforma fiscal, se ha mostrado partidario de incrementar la presión fiscal en más de siete puntos. Sin reforma fiscal, asume Iglesias, no habrá reconstrucción.

"Reconstruir la justicia fiscal es también una cuestión de patriotismo. En 2019, España recaudó un 7,4% del PIB menos que la media de la zona euro. A todos nosotros nos pagan los ciudadanos para defender sus intereses y para defender España, y creo, por tanto, que todos tenemos la obligación de trabajar para corregir esa desventaja en términos de justicia fiscal que en nuestra patria respecto a los países de nuestro entorno", ha explicado en su intervención inicial en la comisión para los pactos de reconstrucción, asentada en una hoja de ruta neokeynesiana. Para ello, ha insistido en la necesidad de desarrollar nuevos tributos, principalmente lo que ha denominado 'tasa de reconstrucción', que se traduciría en un impuesto a la riqueza.

Un impuesto a las grandes fortunas que ha justificado "para que los que más ganen puedan arrimar el hombro y disponer de mecanismos para expresar su solidaridad con su patria aportando recursos para reconstruir los servicios públicos y los derechos de todos". Este nuevo tributo sustituiría el impuesto de patrimonio, alcanzando una recaudación del 1% del PIB, en torno a 11.000 millones de euros. Afectaría a los patrimonios superiores a un millón de euros y de forma progresiva, recayendo así la mayor parte del tributo sobre el millar de patrimonios más altos. La propuesta de Unidas Podemos es que haya un mínimo exento por primera vivienda de 400.000 euros y gravar con un 2% los patrimonios de más de un millón de euros, con un 2,5% los patrimonios de más de 10 millones de euros, con un 3% los superiores a los 50 millones y con un 3,5% los que superen los 100 millones de euros.

Iglesias ha evitado entrar a desarrollar el plan para la reforma fiscal, sobre el que tiene un principio de acuerdo con el presidente, Pedro Sánchez, limitándose a subrayar que "un sistema fiscal más progresivo es, sencillamente, la condición de posibilidad de la reconstrucción". Su intención no solo pasa por implantar nuevos tributos, como sería también a las transacciones financieras y a los servicios digitales, sino subir asimismo de forma progresiva el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), tanto a las rentas altas como al rendimiento de capitales.

Como ya se había reflejado en el acuerdo programático de la coalición, se busca incrementar dos puntos los tipos impositivos sobre la base general para los contribuyentes que tengan rentas superiores a 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que exceda de 300.000 euros. El tipo estatal sobre las rentas de capital se incrementaría en cuatro puntos porcentuales para dichas rentas superiores a 140.000 euros. Los primeros informes en los que trabajaba el grupo confederal de Unidas Podemos apostaban por incrementar los tipos del IRPF a partir de 120.000 euros anuales en las rentas del trabajo y de 60.000 en las de rendimiento de capital.

El líder de Unidas Podemos ha reconocido que una buena parte de la reconstrucción y su financiación se juega, en último término, en Europa. Por ello ha demandado al resto de grupos parlamentarios que se asuma una posición no de Gobierno, "sino de país, que asuma que esta crisis nos afecta a todos, que defienda una respuesta colectiva basada en la solidaridad y que trabaje para corregir ciertos desequilibrios que ha representado la construcción europea en los últimos tiempos y que nos han colocado a los países del sur en una posición subalterna".

Intervenir el mercado de alquiler

Con una mano tendida a la oposición para llegar a consensos, con la otra ha señalado al PP por los recortes realizados tras la crisis de 2008, pidiendo a sus representantes que reconociesen "que se equivocaron". "De reconocer que nunca debieron recortar y privatizar la sanidad pública y deteriorar las condiciones de trabajo de sus profesionales, porque eso ha supuesto quitarle herramientas a España para enfrentar una emergencia sanitaria como la que estamos viviendo. Soy consciente de que pedirles esto es difícil y que, digamos, el arrepentimiento no es un ejercicio habitual en política".

El aumento de la recaudación se destinaría por tanto para financiar una reconstrucción basada en seguir armando el escudo social tras la pandemia por el coronavirus. Todo ello en el marco constitucional, que es, según Iglesias, "un marco idóneo para emprender esas tareas" porque "se basó en un constitucionalismo europeo de posguerra que tuvo que afrontar precisamente una etapa de reconstrucción". En ello enmarca la defensa del derecho a la vivienda, por lo que reclamó "es urgente intervenir en el mercado de la vivienda", junto a otros grandes bloques como reforzar la industria, el sistema de atención a la dependencia, la sanidad, la transición ecológica o la lucha contra la precariedad.

En la ronda de respuestas a los portavoces de los grupos, Iglesias ha concedido que las nacionalizaciones "son perfectamente posibles" en el marco de la Constitución, pero poniendo reparos a llevarlas a cabo si se realizan como en el caso de Bankia. "Si me proponen nacionalizar pérdidas para luego privatizar beneficios, no me interesarían demasiado", ha respondido para añadir que no se debe caer en "la trampa de que las nacionalizaciones son de izquierda". Con todo, ha remarcado que tiene claro el objetivo de "reconstruir la industria".

Estos planes fiscales han generado inquietud durante las últimas semanas entre los grandes patrimonios. Como informaba este diario, los abogados fiscalistas, banqueros privados y asesores financieros que trabajan con las grandes fortunas ayudan contrarreloj a optimizar sus estructuras patrimoniales de cara a un previsible hachazo fiscal tras la crisis del coronavirus. Entre las medidas que están llevando a cabo, está la creación de estructuras societarias familiares cuando no las hay, simplificarlas cuando ya existen, estructurar la inversión en capital riesgo, apostar por vehículos con diferimiento fiscal como fondos de inversión o seguros de vida ‘unit link’, que también sirven para planificar las sucesiones, o reducir el peso de las rentas recibidas frente al patrimonio total.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
143 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios