Iglesias acusa a Vox de querer un golpe de Estado y llama "demócratas" a los Jordis
  1. España
COMISIÓN DE RECONSTRUCCIÓN

Iglesias acusa a Vox de querer un golpe de Estado y llama "demócratas" a los Jordis

"Yo creo que les gustaría dar un golpe de Estado, pero que no se atreven", afirma Iglesias sobre Vox. Palabras por las que Espinosa de los Monteros abandona la sala en señal de protesta

Foto: Iglesias acusa a Vox de querer un golpe de Estado y llama "demócratas" a los Jordis
Iglesias acusa a Vox de querer un golpe de Estado y llama "demócratas" a los Jordis

Vox vuelve a levantarse, por segunda vez, de la comisión para los pactos de reconstrucción. Lo han hecho como señal de protesta después de que el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, los hubiese acusado de querer un golpe de Estado. En un primer momento, mientras respondía Iglesias al diputado popular Mario Garcés, afirmó que a la formación liderada por Santiago Abascal "parece que les gustaría dar un golpe de Estado". Palabras por las que el diputado de Vox, Iván Espinosa de los Monteros pidió la palabra en señal de propuesta, reclamando el amparo del presidente de la Mesa, Patxi López. Este último, matizó que solo había utilizado el verbo parecer y que no los había acusado directamente de golpistas, aunque dio a Iglesias la oportunidad para corregir o retirar la expresión.

El vicepresidente, en cambio, prefirió precisar: "Yo creo que les gustaría dar un golpe de Estado, pero que no se atreven". Ante estas nuevas acusaciones, Espinosa de los Monteros se levantó de su asiento y abandonó la sala reprochando que "esto no lo voy a tolerar", ya cuando la intervención estaba a punto de concluir, mientras Iglesias apuntillaba: "Cierre la puerta al salir". En la misma comparecencia, el líder de Unidas Podemos se ha referido al expresidente de la Asamblea Nacional Catalana Jordi Sànchez y al presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, como "unos demócratas que deberían formar parte del debate político" sobre Cataluña. Asimismo, se ha mostrado dispuesto a dialogar con el expresidente catalán Carles Puigdemont, porque es el líder de una formación "a la que votan muchos españoles".

La intervención de Iglesias se había centrado en desarrollar los planes de su departamento para la reconstrucción, basados en la máxima de afrontar la crisis económica con políticas fiscales expansivas. Para ello ha puesto especial énfasis en el aumento de la inversión en sanidad o dependencia, pero también en el refuerzo de la industria, y en una política fiscal más redistributiva y progresiva. Concretamente, respecto a la reforma fiscal, se ha mostrado partidario de incrementar la presión fiscal en más de siete puntos. Sin reforma fiscal, asume Iglesias, no habrá reconstrucción.

Iglesias: "A Vox le gustaría dar un golpe de Estado, pero no se atreven"

Durante los últimos días, Iglesias ya abonó en la prensa extranjera la teoría golpista para tumbar al Gobierno, abundando en la idea de la desestabilización promovida por la ultraderecha y el rechazo de ciertos sectores a aceptar que los morados se sienten en el Consejo de Ministros. Lo hace en dos entrevistas en prensa extranjera, concedidas al semanario portugués 'Expresso' y al diario italiano 'La Stampa'. La primera de ellas se publicó el pasado sábado, y en ella el líder de Podemos reflexionaba, a propósito de una pregunta sobre el desgaste político debido a la crisis sanitaria y el creciente descontento agitado desde la oposición, que "somos conscientes de los ataques de una ultraderecha política y mediática dispuesta a romper los consensos y asumir formas de golpismo".

En la entrevista con 'La Stampa' publicada este mismo martes, insistía en que "hay sectores que tienen urticaria al vernos sentados en el Consejo de Ministros. Pero la democracia no vale solo cuando ganan ellos". Y remataba su respuesta tirando de sarcasmo: "Y para la urticaria, bueno, ahí está la pomada".

Este lunes, se sumaba a dichos argumentos en un contexto de judicialización el secretario primero de la Mesa del Congreso por Unidas Podemos, Gerardo Pisarrello. En declaraciones a los medios antes de entrar a la reunión semanal del órgano rector, se refería a una "operación obscena de persecución contra un Gobierno democráticamente elegido". Una operación que atribuía a la derecha, al estar utilizando "su brazo judicial y policial" para atacar al Ejecutivo de coalición.

En rueda de prensa tras la celebración de la Junta de Portavoces, Pablo Echenique cargaba también contra lo que consideraba "sectores que no les gusta el resultado de la democracia e intentan utilizar la Justicia para deshacer lo que hizo la ciudadanía en las urnas", aunque vaticinando su fracaso porque "confío en la independencia judicial, que es moderna y democrática". "Hay fuerzas en este país", continuaba su relato, que estarían intentando utilizar vías que comparó con Brasil o Bolivia, en referencia, aunque sin mencionarlo, al derrocamiento de los presidentes Lula y Evo Morales. Con todo, añadió que "creo que no va a pasar de un intento". Batallas judiciales y polarización en tiempos de pospandemia, que suman una potencial crisis política a las crisis sanitaria, social y económica.

Pablo Iglesias Santiago Abascal Vox Coronavirus Unidas Podemos Congreso de los Diputados Reforma fiscal Espinosa de los Monteros Presión fiscal