Iglesias abona en la prensa extranjera la teoría "golpista" para tumbar al Gobierno
  1. España
"aunque es más un deseo que una posibilidad"

Iglesias abona en la prensa extranjera la teoría "golpista" para tumbar al Gobierno

El vicepresidente segundo abunda en la idea de la desestabilización promovida por la ultraderecha y el rechazo de ciertos sectores a aceptar que los morados se sienten en el Consejo de Ministros

Foto: Iglesias abona en la prensa extranjera la teoría "golpista" para tumbar al Gobierno
Iglesias abona en la prensa extranjera la teoría "golpista" para tumbar al Gobierno

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, viene preparando el terreno desde hace algunos días para afrontar unos acontecimientos que se han precipitado en las últimas horas, añadiendo desgaste al Gobierno de coalición e incrementando la polarización política. Principalmente, se han manifestado en forma de batalla judicial, con investigaciones ya en curso, como la del delegado del Gobierno en Madrid por la marcha del 8-M, o en preparación, como la del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, que apunta a que pedirá al Tribunal Supremo que se investigue a Iglesias, dando un giro a la pieza del caso Villarejo para volverla en contra del vicepresidente segundo. En este contexto, Iglesias abunda en la idea de la desestabilización promovida por la ultraderecha y el rechazo de ciertos sectores a aceptar que los morados se sienten en el Consejo de Ministros, además de desarrollar la teoría de un "golpismo" blando desde las "cloacas".

Lo hace en dos entrevistas en prensa extranjera, concedidas al semanario portugués 'Expresso' y al diario italiano 'La Stampa'. La primera de ellas se publicó el sábado, el día de la semana en que sale a los quioscos este periódico semanal, y en ella el líder de Podemos reflexionaba, a propósito de una pregunta sobre el desgaste político debido a la crisis sanitaria y el creciente descontento agitado desde la oposición, que "somos conscientes de los ataques de una ultraderecha política y mediática dispuesta a romper los consensos y asumir formas de golpismo". Es por ello que se reafirmaba en que ahora es el momento de "cumplir con nuestro deber" y que ya llegará el momento de que la ciudadanía valore la gestión en las urnas.

Foto: El juez se prepara para pedir al Supremo investigar a Pablo Iglesias por el caso Dina

Al mismo tiempo, insistía en que pese a este clima, el Gobierno no dejaría de tender la mano a la oposición, "una y otra vez, a pesar de las barbaridades que digan". Acto seguido, afirmaba que en España "hay actores políticos a los que les cuesta mucho aceptar los resultados electorales que no les gustan".

Esta última idea la volvía a repetir en la entrevista con 'La Stampa' publicada este mismo martes: "Hay sectores que tienen urticaria al vernos sentados en el Consejo de Ministros. Pero la democracia no vale solo cuando ganan ellos". Y remataba su respuesta tirando de sarcasmo: "Y para la urticaria, bueno, ahí está la pomada". En las mismas páginas, descartaba una crisis de Gobierno en los próximos meses o una eventual salida del sector de Unidas Podemos si hubiese que asumir recortes, zanjando que "faltan tres años y medio y tenemos muchas cosas que hacer en el Gobierno".

Sobre las cloacas, se extendía Iglesias para responder a una pregunta de la entrevista con 'Expresso' relativa a si tenía la sensación de la existencia de un movimiento para derrocar al Gobierno. "Cualquier persona que vea u oiga lo que dice y hace la ultraderecha en España, cualquier persona que observe cómo funciona la cloaca política y su dimensión mediática, puede entender la realidad. Es evidente que a muchos sectores de las élites no les gusta que Unidas Podemos esté en el Gobierno. Sin embargo, creo que eso es más un deseo que una realidad", concluía sin negar que tuviese la sensación de la existencia de dicho movimiento, aunque destacando su impotencia. En el diario italiano, aseguraba también, sobre las manifestaciones alentadas por Vox, que "han elegido desestabilizar utilizando las calles. Están en su derecho, pero no deben frustrar los esfuerzos que los españoles han hecho estos dos meses".

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, en el Congreso. (EFE)
El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, en el Congreso. (EFE)

El portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, asociaba por su parte los "ataques" contra el Gobierno a la intención de crear un impuesto a la riqueza para financiar la reconstrucción. Lo hacía en un artículo de opinión publicado en el diario británico 'The Guardian' este lunes: “Inevitablemente, esto [impuesto a la riqueza] conducirá a ataques agresivos contra nosotros desde la extrema derecha y por parte de muchas personas ricas y poderosas. Que así sea. Los desafíos que enfrenta nuestro país son impresionantes, el bienestar y la prosperidad de los españoles están en juego y lo que hay que hacer debe hacerse”.

A las reflexiones vertidas en prensa extranjera se suman este lunes argumentos de confrontación sobre el contexto de judicialización más explícitos en boca de dirigentes de Unidas Podemos. El secretario primero de la Mesa del Congreso por Unidas Podemos, Gerardo Pisarrello, era explícito este miércoles en declaraciones a los medios antes de entrar a la reunión semanal del órgano rector, al referirse a una "operación obscena de persecución contra un Gobierno democráticamente elegido". Una operación que atribuía a la derecha, al estar utilizando "su brazo judicial y policial" para atacar al Ejecutivo de coalición.

Foto: El juez acusa a Iglesias de ocultar hasta 3 años un USB con fotos íntimas de una asesora

Asimismo, argumentaba que no se trataría de una crítica legítima o de hacer oposición, sino de utilizar "la mentira" y la "tergiversación de informes y el uso de bulos para la persecución de rivales", en referencia al informe elaborado por la Guardia Civil con base en el cual se ha imputado al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por haber permitido las manifestaciones del 8-M. Tras ello se produjo el cese del jefe de la Comandancia de Madrid que investigaba a Fernando Simón y a Franco, Diego Pérez de los Cobos, y 24 horas después, este miércoles, dimitía el número dos de la Guardia Civil, el director adjunto operativo (DAO) Laurentino Ceña.

En rueda de prensa tras la celebración de la Junta de Portavoces, Echenique cargaba también contra lo que consideraba "sectores que no les gusta el resultado de la democracia e intentan utilizar la Justicia para deshacer lo que hizo la ciudadanía en las urnas", aunque vaticinando su fracaso porque "confío en la independencia judicial, que es moderna y democrática". "Hay fuerzas en este país", continuaba su relato, que estarían intentando utilizar vías que comparó con Brasil o Bolivia, en referencia, aunque sin mencionarlo, al derrocamiento de los presidentes Lula y Evo Morales, respectivamente. Con todo, añadió que "creo que no va a pasar de un intento". Batallas judiciales y polarización en tiempos de pospandemia, que suman una potencial crisis política a las crisis sanitaria, social y económica.

Guardia Civil Coronavirus Pablo Iglesias Consejo de Ministros Fernando Simón Unidas Podemos
El redactor recomienda