RDL ómnibus con medidas económicas

El Gobierno riega la Seguridad Social con 30.500 millones por el agujero de la crisis

El Ejecutivo ha puesto en marcha una doble línea de financiación a la Seguridad Social como consecuencia de la caída de los ingresos y el aumento de los gastos derivados del coronavirus

Foto: El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. (Efe)
El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. (Efe)

Los números de la Seguridad Social hacen aguas como consecuencia de su abultado déficit estructural y del aumento de los gastos y la caída de los ingresos como consecuencia del coronavirus. Para que la Seguridad Social pueda abonar las pensiones de los próximos meses y las prestaciones derivadas de la crisis, el Gobierno se ha visto obligado a aprobar una doble vía de liquidez extraordinaria que, en suma, supera los 30.000 millones de euros. Esta cuantía se añade al préstamo de 13.800 millones de euros del Estado a la Seguridad Social derivado de la prórroga presupuestaria.

En concreto, el Gobierno ha aprobado una primera línea de "crédito extrarodinario" de 14.000 millones de euros para cubrir el exceso de déficit provocado por la caída de la recaudación de las cotizaciones sociales como consecuencia del golpe de la crisis en el empleo y de las exoneraciones de cotización a los ERTE y los ceses de actividad aprobados. Esta primera línea se ejecutará como una transferencia del Estado a la Seguridad Social, de modo que figurará como deuda y déficit del propio Estado, aliviando así una parte del peso que tiene que asumir la Seguridad Social. En segundo lugar, el Ejecutivo ha habilitado un préstamo sin intereses, que asciende a un máximo de 16.500 millones de euros, con el que cubrirá el gasto en prestaciones de desempleo derivadas de la crisis del coronavirus.

De esta forma, el Gobierno inyectará más de 30.000 millones de euros a la Seguridad Social en los próximos meses para cubrir la ingente necesidad de financiación del conjunto de la Seguridad Social. Si sus cuentas ya estaban maltrechas antes de la crisis del coronavirus, saldrán de esa en una situación muy delicada. La Seguridad Social se acerca a uno de los momentos claves del año: el pago de la extra de verano para los pensionistas, lo que significa que tiene que abonar el doble de prestaciones en el mes de junio, casi 20.000 millones de euros. Si en un año habitual no hay recursos para abonar tal cuantía, en esta ocasión el agujero se dispara por la caída de los ingresos y el aumento de otros gastos.

[¿Por qué Calviño se resiste a derogar la reforma laboral? Los puntos que no tocará]

Estas dos líneas de liquidez "reflejan el compromiso del Gobierno con la sostenibilidad del Sistema de la Seguridad Social y la protección de los más vulnerables", ha explicado la ministra portavoz, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes 26 de mayo. Así lo ha aprobado el Ejecutivo en el Consejo de Ministros celebrado este martes en el que ha puesto en marcha un real decreto-ley ómnibus que incluye toda una batería de medidas económicas ante la crisis que se está prolongando más de lo esperado inicialmente. Este RDL ómnibus incluye también la ampliación de un mes en la carencia de intereses de la moratoria de impuestos a autonómos y empresas pequeñas acordado la semana pasada con Ciudadanos para la prórroga del estado de alarma. De esta forma, aquellos beneficiarios de esta moratoria de impuestos de hasta 30.000 euros tendrán un mes más de carencia de intereses.

Otra de las medidas que incorpora el decreto es la ampliación por tres meses del empleo extraordinario para desempleados en el mundo agrario. El Gobierno aprobó que los beneficiarios de prestaciones por desempleo podrían complementar su subsidio con el trabajo en el campo para así garantizar la mano de obra demandada en un momento en el que no pueden entrar jornaleros de otros países. Esta medida extraordinaria vencía el 30 de junio y el Gobierno la ha extendido hasta el 30 de septiembre.

El Gobierno también ha incorporado al RDL la aprobación de los "avales necesarios para la participación de España en los mecanismos de financiación a nivel europeo", ha explicado la ministra portavoz. Por último, Montero ha señalado que el Gobierno ha aprobado una recomendación a la banca española para que no reparta dividendos al menos hasta el 1 de octubre de 2020 para evitar una pérdida de recursos propios en un momento tan delicado por la crisis del coronavirus.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios