Acuerdo tripartito con Unidas Podemos

El PSOE cambia de estrategia y pacta con Bildu derogar la reforma laboral del PP

También se compromete a dar al País Vasco y Navarra objetivos de déficit diferentes a los del resto de comunidades autónomas basados en su situación financiera

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Efe)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Efe)

El PSOE se ha comprometido este miércoles con Unidas Podemos y EH Bildu a "derogar de manera íntegra" la reforma laboral aprobada en el año 2012 por el Gobierno de Mariano Rajoy. Se trata del enésimo cambio de estrategia de la formación respecto a la legislativa laboral, ya que desde que accedió al Gobierno había defendido realizar ajustes puntuales, pero sin derogación total. Ahora, el Grupo Socialista, a quien el Gobierno ha cedido las competencias de la negociación parlamentaria, ha acordado con Unidas Podemos y EH Bildu la derogación total de la reforma laboral.

El PSOE se ha comprometido también a que la derogación sea rápida, ya que tendrá que completarse "antes de la finalización de las medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno en materia económica y laboral derivada de la crisis originada por el covid-19", figura en el papel firmado por Adriana Lastra, portavoz del PSOE en el Congreso. Esto significa que, como muy tarde, la reforma laboral tendrá que estar eliminada íntegramente antes de que acabe el año. Un giro radical que da la vuelta por completo al mercado laboral justo en un momento de máxima incertidumbre por la crisis económica.

A cambio de cambiar toda su estrategia en materia laboral, el PSOE se garantiza que los cuatro diputados de EH Bildu "no obstaculizarán la prórroga del estado de alarma" con la que el Gobierno establece las medidas de confinamiento. Esto es, a cambio de unas semanas más de estado de alarma, el Grupo Socialista pondrá del revés toda la regulación laboral de España.

Los plazos para las negociaciones son tan ajustados (la duración de las medidas extraordinarias del covid) que el Gobierno tendrá que comenzar de forma inminente las negociaciones con los agentes sociales si quiere cumplir con sus compromisos parlamentarios. Eso si es que quiere sacar adelante la derogación con acuerdo, algo que parece harto complicado porque CEOE difícilmente dará su apoyo a esta medida. Un cambio brusco que no estaba en los planes de ninguna formación política ni civil en estos momentos. La reforma laboral introdujo, entre otras medidas, los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo) tal y como funcionan actualmente y que el Gobierno ha potenciado durante esta crisis para salvar, hasta ahora, millones de empleos.

La derogación deberá ser efectiva antes de la finalización de las medidas extraordinarias derivadas de la crisis del covid-19

El Gobierno de Pedro Sánchez lleva desde el inicio de su andadura, tras la moción de censura a Mariano Rajoy, insistiendo en que no derogará la reforma laboral. En la primera reunión que celebró Sánchez como presidente con los agentes sociales ya les comunicó que no habría derogación total, sino algunos cambios en "los aspectos más lesivos". La principal defensora de la reforma laboral en el seno del Gobierno ha sido la ahora vicepresidenta económica, Nadia Calviño. En esta entrevista realizada hace un año, afirmaba que "más que derogar políticas, hay que mirar al futuro".

El PSOE también convenció a Unidas Podemos para una derogación parcial de la reforma laboral. O lo que es lo mismo, de esos aspectos más lesivos. Los puntos a derogar contemplados en ese acuerdo son la prevalencia del convenio de empresa, el despido por absentismo justificado (ya derogado), recuperar la ultraactividad del convenio y la revisión de los descuelgues, las modificaciones unilaterales de las condiciones laborales y la subcontratación.

La Comisión Europea, la OCDE y el FMI han celebrado en numerosas ocasiones las bondades de la reforma laboral de 2012. Para estos organismos, si bien necesita importantes ajustes, esos cambios normativos aprobados en 2012 introdujeron medidas de flexibilidad que son útiles para el mercado laboral. Ahora el PSOE se compromete a derogar esa reforma a contrarreloj y en un momento en el que el país está viviendo un hundimiento histórico del PIB. En palabras del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, "la mayor caída vivida en tiempos de paz".

"Estas medidas tienen como destinataria tanto la mayoría social y trabajadora vasca como la del conjunto del Estado español", escriben los tres partidos en el acuerdo. El pacto está firmado por Lastra, Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos en el Congreso y Mertxe Aizpurua, portavoz de EH Bildu. Eso sí, ahora está por ver si el PSOE cuenta con una mayoría parlamentaria suficiente para sacar adelante esta derogación de la reforma del PP y qué texto alternativo propone. Aunque antes está por ver si el Gobierno está dispuesto a asumir los compromisos alcanzados por el Grupo Socialista.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios