EN FORMA DE SUBVENCIONES

Macron y Merkel proponen un fondo contra el covid de 500.000 millones

París y Berlín marcan un terreno común para trabajar sobre los detalles del futuro fondo de recuperación, situándolo en los 500.000 millones de euros

Foto: La canciller alemana, Angela Merkel. (Reuters)
La canciller alemana, Angela Merkel. (Reuters)

Emmanuel Macron, presidente francés, y Angela Merkel, canciller alemana, han acordado este lunes hacer una propuesta común al resto de socios europeos para desbloquear el debate respecto a un fondo europeo de recuperación para reactivar la economía tras el 'shock' del coronavirus: un plan de 500.000 millones de euros que esquiva la 'ingeniería financiera' de la que se ha acusado a la Comisión Europea, que para hacer cálculos finales usaba una serie de multiplicadores opacos.

La propuesta busca avanzar en un pulso que mantiene dividida en dos a la Unión Europea, con los socios más golpeados por la crisis exigiendo que este fondo se estructure en subvenciones, y los nórdicos exigiendo que sea en forma de créditos. La última reunión de líderes europeos finalizó con la idea de que sería necesario buscar un 'mix' de ambos, según explicó una alta fuente europea. Estos 500.000 millones acordados por Merkel y Macron llegarían en forma de subvenciones.

Son pasos hacia delante importantes para Berlín, que ha cruzado varias de sus líneas rojas al permitir medio billón de euros en forma de transferencias, a la vez que Francia rebaja su ambición en el tamaño final de las transferencias. Pero un acuerdo franco-alemán ya no es sinónimo de un acuerdo seguro a nivel europeo. Ahora deberán ponerse de acuerdo el resto de socios europeos, y Alemania y Francia no eran los países más distantes en sus posturas, aunque pertenecían a campos contrarios del debate: Países Bajos o Italia y Portugal serán más difíciles de convencer.

Sebastian Kurz, canciller austriaco, ya ha anunciado, tras una llamada telefónica con los líderes de Países Bajos, Dinamarca y Suecia, que su posición "permanece sin cambios". "Estamos listos para ayudar a los países más afectados con préstamos", ha asegurado Kurz, pero nada de transferencias.

Por su parte Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, ha celebrado la propuesta franco-alemana. "Recibimos positivamente la propuesta de Francia y Alemania para crear un fondo europeo de recuperación a través de subvenciones no reembolsables. Es un primer paso en la buena dirección, una iniciativa en línea con nuestras demandas y en la que debemos seguir avanzando", ha escrito Sánchez en la red social Twitter.

Los detalles están todavía por concretar, y eso será el trabajo del Ejecutivo comunitario que deberá presentar una propuesta más exacta, y después de todos los Estados miembros, que deberán estar de acuerdo. El texto, que deja muchas ideas en el aire, señala que este fondo se basará “en un claro compromiso de los Estados miembros de seguir políticas económicas sólidas y una ambiciosa agenda de reformas”.

Dada la “naturaleza excepcional” de la actual crisis, el documento señala que será la Comisión Europea la que acuda a los mercados para financiar dicho plan. Una de las grandes incógnitas sigue sin estar resuelta: ¿quién paga? El presidente galo ha explicado que no serán los Estados miembros más golpeados los que tengan que devolver el dinero. Es decir, el reembolso no corre a cuenta de quien use el fondo, aunque habrá reembolso sí o sí: esta emisión estará "vinculada un plan de rembolso vinculante que se extenderá más allá del actual Marco Financiero Plurianual". Pero los detalles, que podrían incluir un aumento de los recursos propios de la UE a través de nuevos impuestos, están en el aire.

Una de las grandes incógnitas sigue sin estar resuelta: ¿quién paga?

Es, por lo tanto, una emisión conjunta destinada como un gasto presupuestario, reembolsado según la capacidad de cada Estado miembro y buscando hacerlo con recursos propios. Si finalmente cristalizara, es un importante paso por parte de Berlín, que este mismo lunes ha sido señalada por ser la que más se está beneficiando de la flexibilización en las ayudas de Estado por parte de Bruselas: el 51% de los casi dos billones de euros de ayudas de Estado autorizadas por la Comisión Europea han sido solicitados por el Gobierno alemán.

La Comisión Europea se había propuesto aprobar una primera propuesta para este fondo el 6 de mayo, pero una primera filtración, que obtuvo un fuerte rechazo de analistas y eurodiputados, ayudó a que se retrasara la presentación, que se esperaba ahora para el 27 de mayo. El trabajo técnico estaba hecho, pero Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión, no era capaz de obtener la luz verde de Berlín y París al mismo tiempo.

“Agradezco la propuesta constructiva hecha por Francia y Alemania. Reconoce el alcance y el tamaño del desafío económico al que se enfrenta Europa, y acertadamente hace hincapié en la necesidad de trabajar en una solución con el presupuesto europeo como núcleo. Va en la dirección de la propuesta en la que está trabajando la Comisión, que también tendrá en cuenta las opiniones de todos los Estados miembros y el Parlamento Europeo”, ha asegurado Von der Leyen en un comunicado.


El plan se aleja de las cifras que pedían los países del sur, así como la exigida por parte de la Eurocámara, que el pasado viernes pidió en una resolución que el fondo fuera de dos billones de euros, uno de ellos en transferencias. España también propuso un plan de más de 1 billón de euros en forma de subvenciones, financiado con deuda perpetua y emisión por parte de la Comisión Europea.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios