Por la crisis del coronavirus

La caída del empleo se frenó en abril: 49.000 afiliados menos y 283.000 parados más

La destrucción de empleo se mantuvo y dejó el peor mes de abril de la historia. Sin embargo, la caída de la ocupación fue inferior a la registrada en marzo tras el estado de alarma

Foto: Imagen de una oficina de empleo de Madrid. (Efe)
Imagen de una oficina de empleo de Madrid. (Efe)

El mercado laboral español sigue gravemente afectado por la crisis del coronavirus: se mantiene la destrucción de empleo y el fuerte aumento del número de parados. Sin embargo, las cifras de abril mostraron una gran moderación en la pérdida de puestos de trabajo. En concreto, el número de afiliados en el último día de abril se situó en 18.396.362 personas, lo que significa que en el mes se perdieron 49.074 cotizantes a la Seguridad Social. Sin duda son datos muy malos, los peores registrados en un mes de abril en toda la serie histórica, que arranca en 1985. Pero muestran también una moderación en la destrucción de empleo. La cifra contrasta con los casi 900.000 empleos que se perdieron en las dos semanas posteriores al decreto del estado de alarma. Todas estas cifras no incluyen la pérdida de empleo como consecuencia de los ERTE, que afectan a casi 3,4 millones de personas, ya que siguen figurando como afiliadas a la Seguridad Social.

Estos datos evidencian que el gran golpe de la crisis sobre el empleo se produjo en marzo, cuando las empresas prescindieron del grueso de sus trabajadores temporales, pero la destrucción de empleo se mantuvo en abril, como consecuencia de todas las medidas de confinamiento que se mantuvieron activas. Eso significa que la economía se sigue deteriorando a medida que pasan los días. Desde el 12 de marzo, víspera del anuncio del estado de alarma, se han perdido ya 947.074 cotizantes. La gran duda ahora es la moderación en la caída del empleo anticipa una vuelta a las contrataciones en este mes de mayo con el levantamiento paulatino de las restricciones, o si la crisis será más profunda y duradera.

Con los datos de abril ya se acumula una destrucción de empleo de más de 786.000 afiliados respecto al mismo mes del año anterior. Esto supone una caída de la ocupación del 4,1% interanual. En apenas dos meses España ha registrado una destrucción de empleo equivalente a la del año completo posterior al rescate financiero de España en 2012. Además, en estos dos meses se ha perdido todo el empleo creado en los últimos dos años. Datos que dan buena muestra de la magnitud de la crisis que está sufriendo España.

Esta caída del empleo no recoge el número de trabajadores afectados por los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo), ya que estos trabajadores se mantienen como cotizantes a la Seguridad Social y no han perdido su puesto de trabajo. Sin embargo, la magnitud de esta estadística es muy superior a la de afiliaciones. Según los datos de la Seguridad Social, al cierre de abril ya había casi 3,4 millones de trabajadores afectados por un expediente temporal, de los cuales, la práctica totalidad, casi 3,1 millones, eran ERTE de fuerza mayor, mientras que unos 312.000 eran por otros motivos económicos, organizativos o técnicos.

[¿Me pueden despedir si decae el estado de alarma?]

Esto significa que la figura de los ERTE ha logrado evitar una destrucción de empleo que hubiese duplicado las cifras del paro. Eso sí, todos estos trabajadores tienen su contrato reducido o suspendido, lo que significa que el número de horas de trabajo perdidas son muy superiores a lo que refleja la estadística de afiliación.

Si se toman los datos de medias mensuales, los datos de abril son los peores de toda la serie histórica, pero estos recogen con retraso la mayor parte de los despedidos en marzo. Eso es así porque como la primera mitad de marzo no estuvo afectada por la crisis del coronavirus, la media resultante se moderó y es en abril cuando refleja ya los efectos de un mes completo de pandemia. Según las cifras de afiliados medios, el número de cotizantes perdidos en abril ascendió a 548.000 personas, el peor dato de toda la serie histórica.

La mayor parte del empleo perdido se corresponde con trabajadores temporales, que es siempre el tipo de contrato que desaparece con las crisis, ya que los despidos son baratos y sencillos, porque basta con esperar la extinción del mismo. El número de afiliados con contrato temporal se ha hundido en 672.000 personas desde la declaración del estado de alarma, nada menos que el 76% del empleo destruido.

Las cifras de paro registrado de abril fueron mucho peores que las de la afiliación, lo que evidencia un decalage entre los dos indicadores como consecuencia de que los trabajadores despedidos a finales de marzo no pudieron apuntarse en las oficinas de empleo hasta abril. En concreto el número de desempleados aumentó en 282.891 personas, lo que supone el peor mes de abril de toda la serie histótica. Este mes es tradicionalmente positivo para el empleo, por la campaña de Semana Santa y porque las empresas empiezan a preparar sus plantillas para la temporada de verano, en especial en el Mediterráneo.

En total, el número de desempleados superó los 3,8 millones por primera vez en cuatro años y se aproxima peligrosamente al umbral de los cuatro millones de parados. En tasa interanual, el aumento del paro alcanzó el 21%, un incremento que no se registraba desde el año 2009 tras la quiebra de Lehman Brothers. En solo dos meses se han apuntado casi 600.000 personas al paro, una cifra que supera cualquier registro previo.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios