UN 30% EN LO QUE VA DE AÑO

La ginebra dispara las exportaciones y compensa su tropezón en España

El director de la Federación Española de Bebidas Espirituosas, Bosco Torremocha, niega que la fiebre del gintónic haya desaparecido y confía en una remontada del consumo este verano

Foto: El consumo de ginebra descendió un 2,2% en 2018.
El consumo de ginebra descendió un 2,2% en 2018.

La ginebra española vive un momento dulce fuera de nuestro país. Las exportaciones se han disparado un 30% en los primeros meses del año (enero-marzo), situándose muy por encima de otras variedades como whisky, vodka, ron o licores. Los fabricantes han encontrado una vía para compensar la caída del consumo en España, o así se desprende de los datos facilitados por la patronal de las bebidas espirituosas FEBE.

La buena evolución de las exportaciones va en línea con el aumento registrado el año pasado (+30,3% según FEBE, +26% según las estadísticas oficiales de DataComex). De hecho, la ginebra batió el récord con más de 6.500 toneladas vendidas en el exterior en 2018. "Las bebidas espirituosas españolas están muy bien valoradas en todo el mundo. Exportamos el 60% de lo que producimos", explica el director general de FEBE, Bosco Torremocha, en una entrevista con El Confidencial.

Las ginebras 'saborizadas', encabezadas por Puerto de Indias, están impulsando las ventas fuera de España. Guinea Ecuatorial, Alemania, Italia, Bélgica o Francia son nuestros principales clientes para este tipo de bebida, convirtiéndose en los países que más han ayudado a pasar el mal trago del consumo a nivel local.

Y es que 2018 ha sido un año "muy difícil" para el sector de las bebidas espirituosas en España, pues no fue capaz de remontar las ventas en volumen (-1%, hasta los 215 millones de litros comercializados) ni en valor, "a pesar de la 'premiumización". Torremocha lo atribuye a la subida de impuestos especiales de 2017 —"con la que no se ha conseguido aumentar la recaudación"— y a las malas condiciones meteorológicas, que también pasaron factura a las cerveceras.

Una de las categorías más perjudicadas es la ginebra, cuyo consumo se desplomó un 2,2% en 2018 en España. Peor lo tuvieron otras variedades como vodka (-4%) o ron (-3,5%), seguidos de cerca por whisky (-1,5%), brandy (-1,5%) y tequila (-0,4%). Las únicas bebidas espirituosas que han registrado una buena evolución son el anís (+4,4%), los licores (+2,4%) y el ponche (1,3%), todas ellas aupadas por la 'copita' de sobremesa. Recordemos que los españoles beben de día.

Larga vida al gintónic

"No estoy de acuerdo con la idea de que se ha pinchado la burbuja del gintónic. La ginebra lleva muchos años creciendo de manera ininterrumpida y es la segunda categoría con más peso en las ventas (20%)", al mismo nivel que los licores y ligeramente por detrás del whisky (24%), explica Torremocha. No obstante, las ventas de esta bebida se han congelado después de tres años creciendo a un ritmo cercano al 5% interanual, con un impacto en las cuentas de grandes fabricantes como Pernod Ricard.

El padre de marcas como Seagrams o Beefeater vincula la caída de la ginebra al envejecimiento de la población y a la menor demanda de ocio nocturno, si bien ese cambio en los hábitos de consumo no tiene por qué ser malo para esta y otras categorías a la larga. El hecho de que ocho de cada 10 gintónics se sirvan durante el día ha favorecido a los hoteles y restaurantes, que ya representan un 25% de las ventas totales en el canal de hostelería (Horeca) frente al 17% de las discotecas o pubs, destaca Torremocha.

Pero el grueso de las ventas se concentra en bares o cafeterías (58%), otra prueba más de que el 'tardeo' ha desbancado a la noche. Si abrimos el foco a todos los canales de distribución, los supermercados o tiendas de conveniencia generan un 38% en la facturación total frente al 62% de los hosteleros. En cuanto a las enseñas, las marcas blancas tienen un "peso residual" (3%) porque los consumidores de bebidas espirituosas son "marquistas por naturaleza", matiza el director de FEBE.

Pese al disgusto de 2018 en términos de consumo, Torremocha se muestra moderadamente optimista de cara al verano. "Vamos remontando, pero tampoco tenemos una situación como para tirar cohetes. Venimos de un primer semestre pésimo el año pasado [-8% en volumen], así que no era muy difícil mejorar los datos". En efecto, las ventas de bebidas espirituosas han crecido un tímido 2% en lo que va de año, estiman fuentes del sector.

Bosco Torremocha, director ejecutivo de la Federación Española de Bebidas Espirituosas. (D. G. Mata)
Bosco Torremocha, director ejecutivo de la Federación Española de Bebidas Espirituosas. (D. G. Mata)

Las exportaciones seguirán su curso a menos que Trump imponga aranceles a las bebidas alcohólicas europeas —lo que haría polvo al brandy español, al coñac francés o al whisky escocés, entre otros— o las negociaciones para acordar un Brexit suave descarrilen. Las tensiones geopolíticas colocan a España en una situación "privilegiada" si se compara con sus vecinos franceses, alemanes, italianos, británicos o estadounidenses, pero eso no impide que el director de la patronal esté "inquieto, preocupado" e incluso "atemorizado" por los posibles pactos electorales en nuestro país.

"Una vez que se termina el bipartidismo, las propuestas del PSOE pierden validez. Su programa será el que sean capaz de pactar, si bien el resultado de las elecciones ha sido lo suficientemente claro como para que pueda marcar las líneas de Gobierno", responde Torremocha tras ser preguntado por una hipotética entrada de Podemos en Moncloa. Lo que de verdad importa a la Federación Española de Bebidas Espirituosas es que el futuro Ejecutivo no toque los impuestos al alcohol, a menos que sea para bajarlos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios