Crecerá un 2,2% pese al 'frenazo' de Europa

España es el único país europeo inmune al recorte de previsiones de la OCDE

El organismo prevé que España mantenga un elevado dinamismo que contrasta con la desaceleración de la zona euro, a la que ha recortado en seis décimas su previsión

Foto: El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría. (EFE)
El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría. (EFE)

El secreto de la resistencia a la desaceleración de la economía española está en la demanda interna. El país sigue creciendo y creando empleo gracias a su dinamismo interno, lo que permite contrarrestar las malas noticias procedentes de Europa. Por este motivo, España es el único gran país europeo que se salva del recorte de previsiones de crecimiento que ha publicado este martes la OCDE.

El organismo prevé que la economía española crezca este año un 2,2%, esto es, cuatro décimas menos que en 2018. Y de cara a 2020 se mantiene esta ralentización moderada hasta el 1,9%. Esto significa que ha mantenido sin cambios la previsión de crecimiento de su anterior informe de Perspectivas Económicas, publicado en noviembre. Cifras que llaman la atención si se tiene en cuenta que ha dado un recorte a la eurozona de 0,6 puntos porcentuales.

Los países más afectados son Alemania, Italia y Holanda, que sufren un recorte de 0,9 puntos en su previsión de crecimiento. Todos ellos se están viendo afectados por la ralentización de las exportaciones, que pasa factura a su industria. Además, la crisis del automóvil tampoco está saliendo gratis, en especial a Alemania, que estuvo al borde de la recesión en el último trimestre de 2018.

Italia no crecerá nada este año, pleno estancamiento que evidencia que las recetas del nuevo Gobierno populista no están dando resultado. Alemania, por su parte, apenas crecerá un 0,7% en todo el año, que es lo mismo que crece España en un solo trimestre. Reino Unido, por el contrario, resiste algo mejor el recorte de previsiones y apenas ha sufrido una bajada de 0,2 puntos porcentuales. Sin duda, el retraso del Brexit, al menos hasta octubre, está detrás de esta decisión.

España es el único gran país europeo que mantiene el pulso cíclico con un crecimiento por encima de su potencial (que según las estimaciones oscila entre el 0,5% y el 1,5%). De esta forma, la economía doméstica crecerá casi el doble que la eurozona este ejercicio. España todavía sigue recortando el terreno perdido con el resto del continente durante la recesión. El círculo virtuoso de la demanda y el empleo no se ha frenado gracias a las ganancias de competitividad logradas, por lo que el país puede seguir creciendo sin generar desequilibrios (lo que estaría indicando un ‘output-gap’ todavía negativo).

[El ahorro de los hogares en España se hunde]

La demanda doméstica aportará los 2,2 puntos del crecimiento, mientras que la demanda exterior se mantendrá estancada. Lo que sí ha hecho la OCDE es reducir significativamente su previsión de exportaciones e importaciones de España, que pasan a crecer al 0,8% y 0,6% respectivamente, cuando antes preveía un avance superior al 2%. El consumo privado crecerá un 1,7% en 2019, seis décimas menos que en 2018. Por su parte, la inversión (en vivienda y capital) mantendrá un elevado dinamismo con tasas del 3,8% este año y del 3,9% en 2020.

El círculo virtuoso de la demanda y el empleo no se ha frenado en España, que sigue creciendo sin generar desequilibrios económicos

“La fuerte creación de empleo, la inflación moderada y algunas medidas recientes, como la subida de salarios en el sector público, las pensiones y el salario mínimo interprofesional (SMI) han elevado la renta disponible y soportan el consumo privado”, señala la OCDE. El organismo ve riesgos en el futuro inmediato si Europa sufre un parón superior al esperado.

La OCDE advierte del grave riesgo al que se enfrenta la economía global si la guerra comercial se recrudece. El pulso de EEUU a China con Huawei es el último capítulo del choque entre las dos potencias que amenaza la estabilidad económica. Si se materializan las amenazas de establecer mutuamente aranceles del 25% en julio, “los costes de corto plazo son considerablemente superiores y más generalizados”, advierte el organismo.

Según sus estimaciones, el comercio mundial caería un 1% y las importaciones de EEUU se reducirían un 2% en 2021 respecto al escenario central. Esto provocaría que la producción en China se frenaría un 0,8% y en EEUU, un 0,6%. Además, el Brexit en el horizonte y la ralentización de China siguen suponiendo un riesgo latente que podría activarse en cualquier momento.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios