De 23.300 barcos a 9.200: el ‘peaje’ de los pescadores españoles por entrar en la UE. Noticias de Economía
¿qué ha cambiado desde 1986?

De 23.300 barcos a 9.200: el ‘peaje’ de los pescadores españoles por entrar en la UE

La protección del medio ambiente recogida en la política pesquera común ha obligado a recortar las cuotas y hacer sacrificios. Los ecologistas y los pescadores tienen dos maneras de verlo

Foto: Poner coto a la pesca es la única alternativa para proteger el medio ambiente, recuerdan desde Ecologistas en Acción. (EFE)
Poner coto a la pesca es "la única alternativa" para proteger el medio ambiente, recuerdan desde Ecologistas en Acción. (EFE)

Madrugada del 12 de diciembre. Tras 22 horas de durísimas negociaciones, España consigue suavizar los recortes de cuotas propuestos por la Comisión Europea en algunas especies como la merluza en caladero sur (-12% frente al -30% defendido por Bruselas), merluza en aguas del norte (-7% frente al -19%) o rape en el Gran Sol y Golfo de Vizcaya, que se mantiene frente a un -12%. En términos globales, el recorte ha sido del 5%, muy inferior al que pretendía el comisario europeo de Pesca Karmenu Vella. Pero no ha sido fácil contener el tijeretazo ni lo será, sobre todo si tenemos en cuenta que los objetivos de sostenibilidad son cada vez más exigentes.

"Proteger el medio ambiente es muy importante, pero da la sensación de que Karmenu Vella se está olvidando del conglomerado socio-económico que hay alrededor de un barco", opina Javier Garat, secretario general de la patronal Cepesca. Y recuerda lo que ha supuesto la entrada de España en la entonces Comunidad Económica Europea (CEE), allá por 1986, para uno de los motores de la economía española.

Antes de 1986, España disponía de 22.300 barcos con licencia para pescar. Hoy son 9.200 embarcaciones, un 58% menos. "Hemos hecho muchos sacrificios para poder adaptarnos a la política pesquera común (…) durante años nos dieron cuotas muy inferiores a las que nos correspondían, nos pusieron un montón de limitaciones y ese fue uno de los peajes a pagar a cambio de entrar en la CEE", resume Garat en declaraciones a este periódico.

La propuesta de Bruselas en las cuotas "dista" de las prioridades de España, considera Tejerina

Por ejemplo, la flota del caladero Gran Sol (al oeste de las islas británicas) pasó de 450 barcos a 300. "Ahora sólo quedan 80, de los cuales apenas 40 tienen autorización para salir a pescar a la vez". Según Cepesca, Islandia y Noruega renunciaron a entrar en la Unión Europea precisamente por las restricciones en este sector.

Pero… ¿qué establece la política pesquera común? La normativa nació en los años setenta para evitar la sobreexplotación de las poblaciones de peces y garantizar la sostenibilidad del sector desde el punto de vista medioambiental, económico y social. "Aunque es importante aumentar las capturas, también debe haber unos límites. Las prácticas de pesca no deben impedir la reproducción de especies", sostiene la Comisión Europea en su página web.

"No queda otra alternativa"

Tras varias actualizaciones, en 2014 fijó la obligación de alcanzar los niveles de Rendimiento Máximo Sostenible (RMS, el nivel óptimo de capturas que se puede extraer de una población de peces cada año sin perjudicar a las existencias, según el criterio de los científicos) para todas las especies entre 2015 y 2020 como muy tarde. Al menos 44 reservas ya lo han conseguido frente a sólo cinco en 2009, cifra que llegará a 53 sobre un total de 70 en 2018. "España y Portugal son los países que peor están en ese aspecto. Parece que 2020 es la única fecha límite posible para el sector en nuestro país", advierte Eneko Aierbe, responsable de Pesca en Ecologistas en Acción.

En opinión de Garat, Karmenu Vella está "fuertemente influenciado por grupos de presión" hasta el punto de que "se olvida" de los aspectos socioeconómicos en su férrea defensa del medio ambiente. "Llegó con un espíritu constructivo, pero se está radicalizando", sentencia el titular de Cepesca. El comisario europeo pretendía aplicar el RMS en la merluza del caladero sur en 2018 con un drástico recorte del 30%, pero la ministra de Agricultura ganó el pulso y consiguió rebajarlo hasta un 12%, dando un año más de margen a esta población específica (hasta 2019). Isabel García Tejerina dejó caer el pasado lunes que la propuesta inicial de Bruselas "dista un poco" de las prioridades de España.

En este sentido, Aierbe critica la actitud del Ministerio de Agricultura ante el sistema de RMS: "España siempre lo tomó como algo impuesto sin darse cuenta de que no hay otra salida. Al Gobierno le falta hacer pedagogía entre los pescadores para que entiendan que un recorte a tiempo les permitirá continuar con su actividad por muchos años". De hecho, en algunas poblaciones se ha mantenido el Total Admisible de Capturas (TAC) tras varios años de crecimiento, como en la del rape.

Dicho sistema (RMS) permite excepciones siempre que una actividad pesquera se vea seriamente amenazada, si bien Vella no se presentó en la última reunión con ánimo de dar su brazo a torcer. Aun así, España logró suavizar los recortes en algunos casos. "El problema es que para el Gobierno español todo son excepciones, y eso no puede ser", matizan desde Ecologistas en Acción tras exigir más transparencia al departamento pilotado por Tejerina.

Garat destaca tanto el progreso como el "enorme esfuerzo" de los pescadores para cumplir la ley, y recuerda que su actividad no es el único factor que influye en la mortalidad de los peces. Las condiciones climáticas, la contaminación y la presencia de depredadores no deben pasarse por alto. Casualmente, la mano del hombre también suele estar detrás de las dos primeras.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios