“Si contaminas pagas”

Las ayudas a centrales de carbón bajo lupa: Bruselas cree que son ilegales

La investigación en profundidad abierta por Bruselas se centrará en el régimen puesto en 2007 en marcha en España, el conocido como “incentivo mediambiental”

Foto: Los trabajadores de la Compañía Minera Asturleonesa durante la protesta que llevaron a cabo en agosto ante las puertas de la central térmica de Compostilla. (EFE)
Los trabajadores de la Compañía Minera Asturleonesa durante la protesta que llevaron a cabo en agosto ante las puertas de la central térmica de Compostilla. (EFE)

Si contaminas pagas”. Y no al revés. Este principio es uno de los pilares de las políticas europeas, tal y como ha recordado este lunes la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, tras anunciar la apertura de una investigación en profundidad de las ayudas que España concede a las centrales eléctricas de carbón.

Bruselas sospecha que las subvenciones son ilegales, a ojos de las normativas comunitarias que regulan las ayudas estatales. Éstas “no permiten a los Estados librar a las empresas de la responsabilidad (de pagar si contaminan) utilizando para ello dinero del contribuyente”, ha advertido Vestager.

Bajo la lupa de Vestager

En concreto, la poderosa comisaria cree que, al contar con el respaldo estatal, las centrales térmicas no se han visto incentivadas a reducir sus emisiones de óxido de azufre, tal y como las obliga las normas europeas medioambientales. “Tememos que el apoyo dado a esas centrales de carbón les haya dado una ventaja competitiva desleal”, apunta.

Vestager, la liberal danesa que ha mostrado su firmeza con decisiones como exigir a Apple que devuelva 13.000 millones a Irlanda y la apertura de un expediente a Dublín por arrastrar los pies en la recolección del dinero, ha señalado que sus servicios “examinarán ahora esta cuestión con más detalle”.

En pleno tira y afloja entre Galán y Nadal

Bruselas asegura que su decisión no tiene nada que ver con el tira y afloja que mantienen el ministro de Energía, Álvaro Nadal, y el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán a cuenta de las centrales de Lada (Asturias) y Velilla (Palencia). “No, la decisión es sobre un esquema específico en España que identificamos”, ha apuntado el portavoz comunitario Ricardo Cardoso.

Iberdrola quiere clausurar las dos centrales en línea por su apuesta por energías más limpias, puesto que las plantas de carbón encabezan las listas de industrias contaminantes en la UE. A Nadal le parece que la compañía eléctrica se comporta de un modo inflexible, ya que alega que las plantas son aún rentables. No solo preocupa el impacto que su cierre podría tener sobre el mix energético español, sino que se teme también las consecuencias que su cierre tendría sobre las regiones que las acogen, donde mantienen 170 empleos.

¿Un capote para que centrales cumplieran?

La investigación en profundidad abierta por Bruselas se centrará en el régimen puesto en 2007 en marcha en España, el conocido como “incentivo mediambiental”, que subvenciona la instalación de nuevos filtros de óxido de azufre en las centrales de carbón ya existentes con ayudas a diez años.

Las autoridades no notificaron esta medida a Bruselas, tal y como deben hacerlo, por lo que la Comisión no la había analizado hasta el momento. Y, tras un primer estudio, la institución cree que el sistema de subvenciones no ha logrado “ningún efecto incentivador desde el punto de vista medioambiental”. Y es que las ayudas solo habrían servido para que las centrales cumplieran con unas normas que de todos modos tenían que acatar, sin ir más allá.

Si la investigación abierta por la Comisión confirma sus temores, ésta podría exigir a España que recupere parte o el total de las ayudas concedidas

“Los países no pueden conceder ayudas estatales a las empresas para que cumplan las normas obligatorias de la UE en materia de medio ambiente”, recuerda la Comisión. ¿El motivo? Que se deja de cumplir el principio de “quien contamina, paga” y que, además, se da a los beneficiarios de las ayudas una ventaja competitiva desleal frente a otros.

Unos 440 millones en diez años

La Comisión Europea señala que en la última década, catorce centrales de carbón se han acogido a este régimen y han recibido en total más de 440 millones de euros en ayudas, de las que quedan pendientes pagos hasta 2020.

La amplia mayoría de los operadores energéticos en la UE se han comprometido a no construir nuevas instalaciones de este tipo a partir de 2020

Si la investigación abierta por la Comisión confirma sus temores, ésta podría exigir a España que recupere parte o el total de las ayudas concedidas, una medida similar a las aplicadas en el caso de Apple o en los incentivos dados por Luxemburgo a Amazon. No obstante, Bruselas recuerda que España y otros afectados pueden presentar ahora sus alegaciones, "sin perjuicio del resultado de la investigación".

El ocaso del carbón en Europa

El carbón, estrechamente ligado al desarrollo de Europa, es hoy muy cuestionado porque su quema es altamente contaminante. Las centrales de carbón son las industrias que más contaminan el aire de la UE, según la Agencia Europea de Medio Ambiente. No solo emiten más dióxido de carbon (CO2) que otros combustibles fósiles, sino que también liberan otros contaminantes como las partículas en suspensión, muy dañinas para la salud ya que entran en los pulmones y bloquean el sistema respiratorio.

Este tipo de centrales tienen los días contados, ya que la amplia mayoría de los operadores energéticos en la UE se han comprometido a no construir nuevas instalaciones de este tipo a partir de 2020. Este compromiso de cambio de rumbo, junto a las medidas que se están adoptando para limitar las emisiones contaminantes y luchar así contra el cambio climático, apuntan a que las centrales que queman carbón se irán apagando lentamente en Europa, pese a la fuerte resistencia de algunos países, como Polonia.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios