Solicita el cierre de Lada (asturias) y Velilla (Palencia)

Iberdrola cierra sus plantas de carbón sin esperar al plan del Gobierno

La compañía se adelanta al decreto que prepara el Ejecutivo para poder decidir el cierre de cualquier instalación de generación que afecte al sistema. La medida no afecta al empleo, según la compañía

Foto:  El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

Galán trata de adelantarse a Nadal. Iberdrola ha pedido al Ministerio el cierre de las dos plantas de carbón que le quedan operativas. Esta solicitud llega mientras el Ejecutivo prepara un decreto con el que poder decidir sobre el cierre de las centrales de generación eléctrica en España. Para ello, el Ministerio de Energía lanzó una consulta pública este verano. De esta manera, la maniobra le permite a Iberdrola depender de Red Eléctrica y la CNMC, a la espera de saber el detalle de ese decreto. La cuestión ahora será si la legislación que viene podría tener efectos retroactivos o no.

La justificación del Ministerio era que no se podía cerrar ninguna central que afectara a la seguridad del suministro. Un punto sobre el que incide la compañía eléctrica vasca en su anuncio: "Iberdrola ha asegurado que el cierre de las últimas plantas de carbón que tiene operativas no incidirá en la seguridad del suministro eléctrico, pues tiene 5.695 MW de capacidad de respaldo en ciclos combinados de gas".

Este movimiento llega después de que el Ejecutivo anunciara el cierre de Garoña. Esta clausura definitiva se produjo después de que Galán apostara por su cierre y señalara que todo el parque nuclear de la compañía se encontraba en pérdidas, un punto sobre el que Nadal mostró sus dudas.

Iberdrola ha solicitado al Ministerio de Energía autorización para cerrar sus centrales térmicas de Lada, en Asturias, y Velilla, en Palencia, dentro del proceso de clausura de todas sus centrales del carbón en el mundo, aunque la medida no afectará al empleo de los trabajadores.


Según ha informado hoy la compañía eléctrica en un comunicado, toda la plantilla de las plantas afectadas (90 trabajadores en Lada y 80 en Velilla) será recolocada en las labores de desmantelamiento de las plantas, que se extenderán durante cuatro años desde la fecha de aprobación de cierre, y en otras instalaciones de la empresa.

En el desmantelamiento de estas centrales, que suman una potencia de 874 megavatios (MW), Iberdrola invertirá cerca de 35 millones de euros, y acometerá una restauración paisajística de las zonas que ahora ocupan las centrales de Lada y Velilla.

Toda la plantilla de las plantas afectadas (90 empleados en Lada y 80 en Velilla) será recolocada en las labores de desmantelamiento de las plantas


Iberdrola ha clausurado desde el año 2001 en todo el mundo centrales térmicas que suman casi 7.500 MW de capacidad instalada y plantas de fueloil con una potencia total de 3.200 MW.

En el caso de España, cerró las centrales de fueloil de Escombreras 1, 2, 3, 4 y 5, en Murcia; Castellón 1 y 2; Aceca 1 y 2, en Toledo; y Santurce 1 y 2, en Vizcaya. También clausuró las de carbón de Lada 3, en Langreo (Asturias), y Pasajes, en Guipúzcoa.

Las centrales de carbón representan sólo el 1,8% de la capacidad total de generación del grupo Iberdrola, que es de 48.062 MW.

En los primeros nueve meses del año, las plantas térmicas sólo supusieron un 1,5% de la producción eléctrica total (1.596 gigavatios hora (GWh) dentro de un total de 102.494 GWh). En cambio, sí que elevará su porcentaje de capacidad de producción de electricidad libre de emisiones del grupo al 68% y en el caso sólo de España hasta el 76%, según datos de la compañía.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios