Draghi recuerda a España la necesidad de más reformas en pleno zafarrancho político
  1. Economía
tras la primera reunión del bce en 2016

Draghi recuerda a España la necesidad de más reformas en pleno zafarrancho político

Aunque el presidente del BCE rehúsa hacer comentarios sobre la incierta situación política española, no tiene problemas en subrayar las "sobresalientes cifras" de la economía

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi
El presidente del BCE, Mario Draghi

No entró a valorar la situación política de España. Ni quiso elucubrar sobre las posibilidades abiertas para formar Gobierno tras las elecciones del 20 de diciembre. No son terrenos que suelen pisar abiertamente los banqueros centrales, y así lo confirmó este jueves el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, cuando fue preguntado por esta cuestión en la rueda de prensa posterior a la primera reunión de política monetaria celebrada por la institución monetaria este jueves. "Lo siento, pero me abstengo de hacer comentarios políticos. No está en nuestro mandato", recordó el banquero italiano.

Ahora bien, lo que sí acostumbran a hacer los banqueros centrales es enviar mensajes encriptados, entre líneas, para quienes quieran escucharlos. Si a este recurso se añade el efervescente momento político que España atraviesa, las palabras que Draghi sí dedicó ayer a la economía española alcanzan una dimensión que no pasa desapercibida.

Mario Draghi: "Las cifras de recuperación de la producción, crecimiento y, en general, de todos los sectores son, simplemente, sobresalientes"

Primero, el banquero italiano no dudó en ensalzar la mejoría económica. "España es uno de los países que, realmente, ha conseguido uno de los progresos más significativos en sus reformas, especialmente en sus reformas estructurales", aseguró. Y añadió: "Las cifras de recuperación de la producción, crecimiento y, en general, de todos los sectores son, simplemente, sobresalientes", añadió. A falta de los datos definitivos, la previsiones contemplan que la economía española creció en 2015 a una tasa superior al 3%, cuando la de la Eurozona se limitó al 1,5%.

Sin embargo, estos elogios no implican que todo el trabajo esté hecho y que España pueda darse por satisfecha con lo logrado hasta la fecha. "El país está en su camino hacia la recuperación y hacia las reformas estructurales", puntalizó. Con este último mensaje, el presidente del BCE dejó caer que el país, pese a los progresos que a su juicio ha protagonizado, aún tiene que profundizar en su agenda reformista.

Con este mensaje, así como con la alabanza a las reformas de los últimos años, Draghi sí lanzó un 'recado' al próximo Ejecutivo, sea cual sea. Le recuerda que tendrá que seguir trabajando en las reformas que todavía precisa España. Al mismo tiempo, anticipa el posible rechazo que las instituciones europeas manifestarán en caso de que el nuevo Gobierno derogue alguna de las medidas adoptadas durante la última legislatura, como la reforma laboral.

El peligro de la deflación

Preguntado acerca de si los bajos niveles de inflación representan un riesgo para España, admitió que resulta "absolutamente cierto" que es así. Sobre todo, reconoció, porque "unas tasas de inflación muy bajas durante un prolongado periodo de tiempo hacen más difícil la devaluación interna". Es decir, anulan las ganancias de competitividad pretendidas con la devaluación interna, una de las principales consecuencias pretendidas con la contención salarial de los últimos años.

La inflación española acumula 28 meses consecutivos con tasas interanuales inferiores al 0,5%. Y en 17 de esos meses las tasas ha sido directamente negativas, unos datos que certifican la persistencia de las presiones deflacionistas que está sintiendo la economía. En diciembre, último mes del que se disponen datos, la tasa de variación del Índice de Precios al Consumo (IPC) se situó en el 0%.

Todo indica que el descenso del petróleo provocará que los datos de enero regresen a niveles negativos. En enero de 2015, el barril Brent, de referencia en Europa, registró una media de 43 euros; en lo que va de enero, la media se limita a 29,5 euros.

Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi Elecciones Generales 2015 - 20-D Política monetaria Reformas Recuperación económica