aumenta el exceso de liquidez

La banca confirma a Draghi que los tipos negativos no bastan para impulsar el crédito

El presidente del BCE lo intenta. Y lo seguirá intentando. Pero no lo tiene fácil. Los bancos no encuentran el modo de traducir en crédito todo el dinero que Draghi les suministra

Foto: El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. (EFE)
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. (EFE)

Acción: el Banco Central Europeo (BCE) elevó la semana pasada la 'multa' que pone a los bancos por el dinero que les sobra cada día con el fin de que muevan ese dinero. Reacción: la contraria de la pretendida. Lejos de bajar, el exceso de liquidez de los bancos volvió a subir este miércoles, que fue el día en que esa medida entró en vigor. Según los datos que difundió ayer la entidad presidida por Mario Draghi, a los bancos les sobraron 588.745 millones de euros, la mayor suma desde comienzos de 2013. 

En concreto, el BCE anunció el pasado jueves que los tipos de interés de la facilidad de depósito pasarían del -0,20 al -0,30% desde el 9 de diciembre. Este recorte implica que, desde su entrada en vigor, los bancos tendrán que pagar una 'sanción' del 0,30% al BCE por el dinero que aparquen en la facilidad de depósito y por las reservas que atesoren por encima de las exigidas. Esos tipos negativos -y esa 'sanción'- representan una anomalía porque lo normal es que los tipos de depósito estén en positivo y que el BCE pague a los bancos por ese dinero. Sin embargo, y desde junio de 2014, el BCE ya no paga a los bancos, sino que les cobra -ver gráfico-. 

Evolución del exceso de liquidez en la Eurozona
Evolución del exceso de liquidez en la Eurozona

El objetivo que Draghi persigue con los tipos negativos no es otro que persuadir a los bancos para que no lleven de vuelta al BCE el dinero que les sobre cada día, sino que lo canalicen en forma de préstamos a otros bancos o hacia la economía real. Es decir, la institución monetaria pretende que los bancos pongan a trabajar las masivas inyecciones de liquidez que está aplicando mediante sus diferentes palancas monetarias, entre las que destaca el programa de compras de deuda (QE) con el que viene dedicando 60.000 millones de euros al mes a la adquisición de títulos públicos y privados en el mercado.  

Desde que el BCE puso en marcha el QE, el balance de la entidad ha crecido de los 2,13 a los 2,72 billones de euros. En el mismo periodo, el exceso de liquidez de los bancos ha aumentado de los 139.000 a los 588.745 millones. Es decir, la mayoría del dinero suministrado por esa vía está regresando a las cuentas del BCE a través de la facilidad de depósito y el exceso de reservas. Y eso a pesar de que deben pagar el peaje establecido por los tipos negativos por ese dinero que les sobra. 

La mayoría del dinero suministrado por el QE está regresando a las cuentas del BCE a través de la facilidad de depósito y el exceso de reservas

El grueso de esos casi 600.000 millones procede de las reservas excesivas de los bancos. Actualmente, las reservas exigidas a los bancos se sitúan en los 113.295 millones de euros. Sin embargo, este miércoles acumularon 550.946 millones, es decir, 437.651 millones más de los requeridos. En cuanto a la facilidad de depósito, sí sintió la influencia de los tipos al -0,30%, puesto que el miércoles bajó hasta los 151.131 millones, la cifra más baja desde el 26 de noviembre, pero continúa siendo una cifra considerable. Restando los 37 millones de euros que los bancos tomaron prestados en la facilidad marginal de crédito se obtienen esos 588.745 millones de euros a los que ascendió el exceso de liquidez este miércoles. 

No hay negocio para tanto

En su defensa, los bancos esgrimen que no se han vuelto 'locos'. Es decir, que no es que paguen ese 0,30% por capricho, sino por las circunstancias imperantes en el mercado. La principal, que no hay suficiente demanda de crédito -y menos aún lo bastante solvente- para canalizar toda la liquidez que el BCE les está suministrando. O dicho de otro modo: actualmente no hay tanto negocio como para prestar tanto dinero.

El tipo de interés del mercado interbancario a un día (eonia) ha descendido ya del -0,13% al -0,23% desde que el BCE anunció su decisión de reducir los tipos

Otro dato confirma esa impresión: el tipo de interés del mercado interbancario a un día (eonia) ha descendido ya del -0,13% al -0,23% desde que el BCE anunció su decisión de reducir los tipos de depósito. Es decir, ha bajado ya los mismos 10 puntos básicos en los que Draghi recortó los tipos de depósito. Desde el mercado consideran que este movimiento evidencia el exceso de liquidez que existe y las distorsiones que los tipos negativos y el QE están causando en los cauces financieros, con un descenso de la actividad en el mercado interbancario y por tanto en una menor liquidez en las transacciones a partir de las cuales se calcula el eonia. Desde marzo, los volúmenes diarios que se registran en el mercado interbancario a un día han menguado desde los 30.000 millones hasta una cifra que se mueve actualmente en torno a los 10.000 millones. 

Al mismo tiempo, desde el sector argumentan que la nueva regulación financiera, con mayores exigencias de capital, tampoco allana el camino para que el dinero del BCE se convierta en crédito con facilidad. Y tampoco niegan que las entidades aún tienen deberes pendientes para sanear y reforzar sus balances, con lo que no pueden lanzarse a prestar con demasiada alegría. 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios