guerra en el ine

Rebelión interna en el INE: un sindicato pone en solfa las prácticas del presidente

La guerra está servida en el INE. El sindicato que representa al cuerpo superior de Estadística acusa al presidente de influir en las notas de prensa y cambiar a quienes elaboran el PIB. Izquierdo lo niega.

Foto: El presidente del INE, Gregorio Izquierdo (d), y el director general de Eurostat, Walter Radermacher. (Revista digital del INE)
El presidente del INE, Gregorio Izquierdo (d), y el director general de Eurostat, Walter Radermacher. (Revista digital del INE)

Guerra total entre la asociación de estadísticos superiores y el presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), Gregorio Izquierdo.

El sindicato ha acusado al alto cargo -nombrado por el ministro de Economía, Luis de Guindos- de la existencia durante más de dos años de dos estructuras orgánicas en el seno de la institución -una legal y otra 'de facto'- en la unidad encargada de elaborar las cuentas nacionales. Se le acusa, igualmente, de injerencia del presidente del INE en la elaboración de las notas de prensa y de la descapitalización de personal cualificado que viene sufriendo el instituto.

La dirección del INE lo niega (ver nota completa) y resta representatividad al sindicato, al tiempo que lo achaca a una cuestión relacionada con determinadas retribuciones que han menguado en la nómina de los funcionarios relacionadas con los procesos electorales.

La rebelión ha llegado a conocimiento del secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, su jefe directo, a quien la Asociación de Estadísticos Superiores del Estado (AESE) ha hecho llegar una carta en la que reclaman su destitución. En la misiva, se denuncia la existencia de dos estructuras administrativas paralelas en la unidad que confecciona las cuentas nacionales -el PIB trimestral- y que fue reestructurada en su día.

Esto supone, según Fernando Celestino, presidente de la asociación, que “se han lesionado los intereses profesionales de muchos estadísticos”. En su opinión, los estadísticos más veteranos han sido desplazados y en su lugar se han colocado nuevos profesionales cercanos al presidente.

El INE lo niega y recuerda que el anterior responsable de las cuentas nacionales, Alfredo Cristóbal, fue ascendido en 2012 a director general. En la actualidad, es responsable de Productos Estadísticos. “Ningún funcionario ha sido cesado o relegado de su puesto”, se asegura. Es más, se recuerda que desde el año 2012 todas las subdirecciones y direcciones generales del INE son ocupadas por funcionarios del Cuerpo Superior de Estadísticos del Estado. Y 13 de los 16 actuales subdirectores generales tienen más de seis años de antigüedad en el puesto. “No ha habido ningún cese discrecional en la unidad, ni siquiera en los puestos de libre designación”, se asegura.

En cuanto a la redacción de las notas de prensa, se acusa a la presidencia de redactarlas “sin los criterios técnicos de los funcionarios responsables de las estadísticas que son objeto de difusión”. Es decir, se destaca aquello que se considera favorable al Gobierno marginando los puntos débiles de la información estadística.

Juicios de valor

El INE niega rotundamente este extremo y resalta que “un principio fundamental es que en el contenido [de las notas de prensa] no debe haber ningún tipo de juicio de valor, ni valoración positiva ni negativa acerca de los resultados. Además, las notas de prensa tienen que ser homogéneas entre sí y a lo largo del tiempo”.

Estadística recuerda que la legislación concede a los INE nacionales competencias exclusivas para decidir sobre los procesos y los métodos, estándares y procedimientos estadísticos, “así como acerca del contenido y el calendario de las comunicaciones y publicaciones desarrolladas, elaboradas y difundidas por el INE". Como resultado, el presidente tiene entre sus responsabilidades la obligación de garantizar “la calidad, imparcialidad y objetividad en el desarrollo, elaboración y difusión de las estadísticas, tarea que delega en los equipos técnicos de la institución sin perjuicio de tener la responsabilidad última en un caso de hipotético incumplimiento”.

El secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa. (EFE)
El secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa. (EFE)

Un último punto preocupa a la asociación. La existencia de una resolución de la comisión de retribuciones que distribuye de forma opaca la productividad y otras partidas del presupuesto. “Conviene señalar”, dice la misiva, “que esta opacidad en la gestión está conculcando, presuntamente, la ley de transparencia de acceso a la información pública y de buen gobierno”.

En la misiva, el presidente del sindicato de estadísticos recuerda que se ha presentado un recurso contencioso-administrativo contra la relación de puestos de trabajo elaborado por el lNE.

Este clima de enfrentamiento es lo que explica que el pasado mes de noviembre la asamblea extraordinaria de la asociación -unos 220 facultativos- reclamara el cese del presidente del INE.

Desde Estadística, por el contrario, se recuerda que el instituto cuenta con millones de usuarios y con más de 4.000 profesionales, por lo que su valoración real y objetiva “no se debe hacer nunca a partir de un subconjunto de los mismos, que por definición puede tener sesgos”, sino que se debe hacer a través de las encuestas periódicas de satisfacción a una muestra representativa y comparable en el tiempo de sus distintos tipos de usuarios.

Según esas encuestas, realizadas en 2007, 2010 y 2013, se han cumplido todas las recomendaciones de Eurostat. Así, en la última encuesta de 2013, el 84% de los usuarios declaraba que la calidad era alta o muy alta, frente al 64% de la consulta del año 2010.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios