Colombina se lleva a casa las piruletas Fiesta en una ajustada puja con Risi
  1. Economía
LA DECISIÓN DEL ADMINISTRADOR CONCURSAL

Colombina se lleva a casa las piruletas Fiesta en una ajustada puja con Risi

El administrador concursal encargado de dirigir la liquidación de Fiesta ha dado su veredicto sobre su nuevo dueño y, contra todas las apuestas, ha sido la firma latinoamericana, Colombina

No ha podido ser. El fabricante español de chucherías Risi, conocido por sus míticos 'Gusanitos', había echado el resto para quedarse con la también emblemática fábrica de piruletas y chupa-chups Kojak Fiesta. Hoy el administrador concursal encargado de dirigir la liquidación de la compañía en el último año y medio daba su veredicto sobre quién iba a ser su nuevo dueño y, contra todas las apuestas, ha sido la firma latinoamericana, Colombina, la que se ha impuesto con una oferta que ha ascendido a 16,8 millones de euros.

Así lo ha anunciado Francisco Vera, que ha explicado que, además, Colombina, con presencia en más de 70 países, vende actualmente en el sector de la confitería cerca de 150 millones de euros, por lo que Fiesta podrá mejorar sus previsiones de aquí a finales de año.

De esta manera, la latinoamericana se han impuesto al fondo de capital riesgo, Indes Capital, y a la madrileña Risi, a pesar de que en este último caso, los 13,9 millones de euros que estaba dispuesta a pagar hacían difícil que Fiesta no se quedara en casa.

Fiesta ha obtenido un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 1,6 millones de euros en agosto, lo que supone 1,2 millones de euros más que en el mismo periodo de 2014. Con ello, la empresa ha salido "reforzada" tras el plan de reestructuración que ha experimentado, ha señalado el director general de Fiesta, Agustín Fernández.

A principios de 2015, la administración concursal de Fiesta inició el proceso de liquidación con la venta de su unidad de negocio y del área inmobiliaria, valorado en unos 20 millones de euros.

De esta manera, el comprador de Fiesta recibe la compañía ya ajustada de personal después de un expediente de regulación de empleo (ERE) que dejó en la calle a 16 trabajadores, para dejar la plantilla en unos 125 empleados. Todas aceptaron una bajada del 9% del complemento salarial y la pérdida del transporte colectivo para mantener sus puestos y hacer viable una empresa que ha sido troceada para atraer a los interesados.

Por ello, la venta de Fiesta se divide en dos partes. De un lado se traspasa el negocio principal, la fabricación de los caramelos (marca y red de ventas), valorada en al menos 12 millones de euros. Y, por otro, se enajenan las instalaciones, una planta de 26.800 metros cuadrados ubicada en Alcalá de Henares (Madrid) y tasada en 6,7 millones. Un dinero que servirá a los acreedores, entre los que se encontraban Sabadell, Catalunya Bank (ahora BBVA) y Banco Popular, para recuperar parte de lo perdido.

Capital riesgo Concurso de acreedores
El redactor recomienda