EL SECTOR QUE MÁS HA CRECIDO CON LA CRISIS

España se afianza como el paraíso de bares y restaurantes: 106.000 nuevos empleos

La crisis ha tenido efectos devastadores sobre el empleo. Salvo en un sector, el que se dedica servir bebidas y comidas. Lo dicen las estadísticas, que revelan cómo el país se ha volcado en los servicios

Foto: (Foto: marcaespaña.es)
(Foto: marcaespaña.es)

Si la crisis, como suele decirse, va por barrios; hay un sector que se ha salvado de la quema. Y no es otro que la hostelería. O expresado de forma más precisa: los bares y restaurantes copan la creación de empleo. Hasta el extremo de que el número de afiliados a la Seguridad Social encuadrados en el epígrafe 'comidas y bebidas' ha crecido en nada menos que 106.057 ocupados desde el año 2009 (media anual).

Para hacerse una idea de lo que representa esa cifra hay que tener en cuenta que en ese mismo periodo la economía española ha destruido 1,24 millones de puestos de trabajo, lo que significa que la hostelería se ha convertido en el 'refugio' laboral de muchos despedidos.

Los datos más recientes apuntan en la misma dirección. La última Encuesta de Población Activa (EPA) refleja que el número de trabajadores ocupados en el sector de la hostelería alcanzó en el segundo trimestre de este año la cifra de 1,51 millones, lo que representa un 6,7% más que hace un año.

Como señala la Federación Española de Hostelería, es la primera vez en la serie histórica que España supera los 1,5 millones de trabajadores en el sector durante un segundo trimestre. El máximo suele alcanzarse en el tercer trimestre de cada año,que marca habitualmente el periodo álgido de ocupación como consecuencia de la llegada de los meses con mayor afluencia turística (julio y agosto).

(EFE/Archivo)
(EFE/Archivo)

Los dos subsectores que componen la hostelería han contribuido al crecimiento. Tan sólo en el sector de restauración (bares y restaurantes) se ha alcanzado la cifra de 1,16 millones de trabajadores. En alojamientos, el número de ocupados asciende ya a 353.800, lo que supone un 6,6% más que en el trimestre anterior. Según la EPA, el 72% de los trabajadores de la hostelería lo hace a tiempo completo, y el resto a tiempo parcial.

El hecho de que aumente el empleo no significa, sin embargo, que esté creciendo el número de establecimientos dedicados a la restauración. El Directorio Central de Empresas (Dirce) muestra, en concreto, que los locales destinados a “servicios de comidas y bebidas”, como los denomina Estadística, ascendían en 2010 a 286.969, pero en 2014 habían bajado a 274.718. Esto quiere decir que hay 12.251 establecimientos menos.

Habida cuenta de que el empleo está creciendo, esto sugiere que hay cada vez menos establecimientos, pero con plantillas más numerosas. Se trata, por lo tanto, de negocios de mayor tamaño. Por el contrario, hoy hay 1.468 establecimientos dedicados al alojamiento más de los que había en 2010.

España se vuelca en los servicios

Lo relevante, en todo caso, es que se trata, con diferencia, del sector que más ha crecido en términos de empleo, y contrasta, por ejemplo, con los 723.992 puestos de trabajo perdidos desde 2009 en la construcción (edificios y construcción especializada) o los 113.337 destruidos en las actividades relacionadas con el alquiler. En el comercio minorista, que es el sector con más ocupados dentro de la CNAE (Clasificación Nacional de Actividades Económicas), en total 1,8 millones de puestos de trabajo, el empleo ha caído en 30.952, lo que refleja el cambio de hábitos que se está produciendo entre los consumidores. Por decirlo de una manera gráfica, ahora se compra menos y hoy se consume más.

El aumento del empleo en la hostelería es consistente con la progresiva terciarización de la economía española, cada vez más volcada al sector servicios. Los servicios han ganado desde el comienzo de la crisis (primer trimestre de 2007), casi siete puntos porcentuales en la distribución del valor añadido que ha sido capaz de generar la economía. O lo que es igual, su peso ha avanzado desde el 67,8% al 74,4%, lo que representa el valor más alto de las series históricas.

El crecimiento del peso de los servicios se ha producido, fundamentalmente, a costa de la industria y de la construcción, que han perdido, respectivamente, 2,1 puntos y 5,1 puntos de peso en el VAB de España.

La terciarización de la economía española se manifiesta con claridad en una cifra. El peso de la industria en términos de valor añadido se ha desplomado hasta el 13%, lo que representa cinco puntos menos que al comenzar el siglo, cuando las manufacturas llegaron a superar el 18% del valor añadido.

El hecho de que la hostelería se haya convertido en el refugio de la actividad económica para muchos despedidos es un fenómeno relativamente reciente. Lo que sucedió al comienzo de la crisis fue justamente lo contrario. En 2010 nada menos que 3.221 ‘establecimientos de bebidas’, como los denomina el INE, echaron el cierre. Por entonces, el número de bares volvió a situarse por debajo de los 200.000, la cifra más baja desde el año 2006. Nunca antes se había producido un descenso tan elevado en sólo un año.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios