Es noticia
¿Quiere duplicar su dinero con bonos? Tardaría 433 años en Alemania y 36 en EEUU
  1. Economía
clave en la fortaleza del dólar contra el euro

¿Quiere duplicar su dinero con bonos? Tardaría 433 años en Alemania y 36 en EEUU

El dólar vuelve a acelerar contra el euro. Y buena parte de su reciente empuje se debe a la histórica brecha que se está abriendo en los rendimientos de la deuda pública de EEUU y Alemania

Foto:

El dato impresiona. Si usted invirtiera ahora 1.000 euros en bonos alemanes a 10 años, le costaría 433años duplicar esa inversión -siempre que reinvirtiera cada año el dinero procedente de los intereses-. Si hiciera lo mismo con los bonos estadounidenses a 10 años, el plazo para conseguir el mismo resultado se acortaría hasta los 36años. Una diferencia notable que constituye el principal ingrediente que ceba la apreciación del dólar y la depreciación del euro.

"Desafortunadamente, siempre se pierde algo cuando está cerca o por debajo de 0", señalan desde Deutsche Asset & Wealth Management a propósito de los bajos rendimientos que ofrece ahora la deuda alemana."Cuando el entorno se congela, las rentabilidades se derriten",añaden.

En este caso, las que más se están derritiendo, porque merodean ese 0% o incluso se encuentran por debajo, son las rentabilidades de la deuda pública europea. Y como las de la deuda estadounidense no son tan bajas, el resultado es que esta segunda es más atractiva para los inversores, principalmente para las aseguradoras y los fondos de pensiones,una realidad que aporta un ingrediente clave a la carrera alcista del dólar contra el euro. Más que nada, porque aunque Alemania representa la principal referencia, la deuda estadounidense también ofrece un rendimiento más atractivo que la de la mayoría de los países del euro -con excepción de Grecia-. Por ejemplo, doblar el dinero invertido en bonos españoles a 10 años, que ofrecen en este momento un 1,25%,consumiría 56 años.

La divisa europea acumula seis sesiones consecutivas de descenso contra el billete verde, una racha en la que ha perdido un 3,5%de su valor,y ha reculado hasta los 1,058dólares. Es decir, regresa a la zona de mínimos históricos contra el dólar desde 2003. Y en lo que va de año, la divisa europease deprecia un 12,5% contra la estadounidense, porcentaje que se añade al 13% que se dejó entre mayo y junio de 2014.

Brechas crecientes

Este empuje del dólar y la brecha temporal entre lo que costaría duplicar el dinero en deuda alemana o estadounidensese derivan de la histórica distancia que separa a los rendimientos de los bonos norteamericanos y de los alemanes, que sonlosque se toman como referencia en la Eurozona y que, por tanto, ejercen de guía en los mercados. Desde el nacimiento del euro en 1999, los bonos norteamericanos siempre han pagado un interés mayor que los alemanes, pero esa diferencia nunca ha sido tan amplia como se ve ahora.

Los diferenciales son grandes en todos los plazos. Y no solo eso, sino que la fotografía se completacon un matiz adicional nada menor: la deuda alemana muestra tipos negativos en varios plazos. O lo que es lo mismo, son los inversores los que pagan -en vez de cobrar- por prestar dinero a Alemania.

Ocurre ados años, el bono norteamericano ofrece un 0,54% y el alemán, un -0,28%, con lo que la diferencia alcanza los 82puntos básicos. No es la más alta de siempre, pero no anda lejos,puesto que en marzo alcanzó los 93 puntos básicos, pero sí supera la media desde el nacimiento del euro en 1999, que se limita a 16,5 puntos básicos. Y también acinco años, la brecha se estira hasta los 151puntos básicos, que es la separación que va entre el 1,38% de los títulos estadounidenses al -0,13% de los germanos. De nuevo se encuentra muy por encima de la media desde 1999, que se encuentra en los 35 puntos básicos.

Los tipos nominales y reales hacen más atractiva la inversión en deuda estadounidense. Pero es que, además, cada vez más bonos europeos reflejan intereses negativos

Pero la gran brújula, la más seguida, es la que se deriva del pulso entre los títulos a 10 años. Los estadounidenses ofrecen un 1,94% y los alemanes, aunque a este plazo ya ofrecen un rendimiento positivo, apenas pagan un 0,16%. Entre ambos, por tanto, una brecha de 178puntos básicos, de nuevo muy por encima de la media desde 1999 -43,3 puntos básicos- y muy cerca del máximo histórico marcado que ha marcado en marzo de este año en los 189 puntos básicos.

Aunque aún hay más. Mientras que el 1,94% de los treasuries desemboca en un interés real del 1,94% porque el último dato de inflación interanual en EEUU se situó en el 0%, en el caso de los bund, el interés real cae a terreno negativo. Ese 0,16%, combinado con la inflación alemana del 0,3%, resulta en un interés real negativo del -0,14%. Otro argumento, portanto, a favor de la deuda estadounidense... y el dólar.

A 30 años la diferencia se encuentra totalmente en zona de máximos históricos. Entre el 2,58% de los títulos estadounidenses a ese plazo y el 0,61% de las obligaciones alemanes a tres décadas existe una brecha de 197puntos básicos, cuando la media se limita a 49 puntos básicos.

Dirección contraria

La clave de estas brechas sin precedentes, y del correspondiente impacto en el pulso entre el euro y el dólar, reside en los diferentes caminos por los que transcurren las políticas monetarias en EEUU y la Eurozona. Mientras la Reserva Federal (Fed) estadounidense ya están pensando en empezar a subir los tipos de interés, el Banco Central Europeo (BCE) acaba de empezar a aplicar sus medidas más extraordinarias.

En el caso de la Fed, los tipos llevan congelados en el 0-0,25% desde diciembre de 2008, además de que no ejecuta un aumento del precio del dinero desde 2006. La duda reside en cuándo empezará a subirlos ahora. Como pronto, la entidad presidida por Janet Yellen dará este paso en junio.

En lo que respecta al BCE, en marzo dio el pistoletazo de salida oficial a su programa de expansión cuantitativa (QE). Su intención es dedicar todos los meses, hasta septiembre de 2016, 60.000 millones a la compra de deuda pública y privada. En total, por tanto, inyectará 1,14 billones de euros. Por el momento, ha consumido cerca del 7% de ese volumen, puesto que ha adquirido ya 76.300 millones de euros. En paralelo, la institución presidida por Mario Draghisigue adelante con sus operaciones condicionadas de financiación bancaria (TLTRO), con las que sigue ofreciendo más préstamos al sector financiero, y tiene los tipos oficiales en el 0,05%, un nivel en el que todo indica que permanecerán hasta, al menos, finales de 2016.

Divisas
El redactor recomienda