La banca echa de nuevo el freno en la concesión de préstamos a hogares y pymes
  1. Economía
CAEN LOS DESTINADOS A VIVIENDA Y CONSUMO

La banca echa de nuevo el freno en la concesión de préstamos a hogares y pymes

La concesión de nuevos préstamos a hogares y pymes vuelve a las andadas. O expresado directamente. Ha regresado a tasas negativas en algunos segmentos.

placeholder Foto: Sede del Banco de España (EFE)
Sede del Banco de España (EFE)

La concesión de nuevos préstamos a hogares y empresas ha vuelto a las andadas. O expresado de forma más directa. Ha regresado a tasas negativas en algunos segmentos después de la incipiente recuperación que se había producido en la primera parte del año.

En concreto, y según los datos más recientes del Banco de España, el importe de las nuevas operaciones de préstamos y créditos a hogares se desaceleró en agosto hasta alcanzar un crecimiento interanual del 0,2%, desde el 12,1% del mes precedente. La causa de tan abrupta caída de la tasa de variación tiene que ver, como pone de relieve el propio Ministerio de Economía en su último boletín semanal, con los retrocesos de los créditos dirigidos a la compra de viviendas (-3,4%) y al consumo (-6,1%), pese al avance que se produjo en el apartado de otros fines (+13,6%).

Se rompe así una tendencia creciente a la relajación de los bancos a la hora de conceder préstamos a sus clientes. La última Encuesta de Préstamos Bancarios, según el Banco de España, mostraba, de hecho, que entre abril y junio de 2014 los bancos percibieron una mejora en las condiciones de acceso tanto a la financiación minorista como a los mercados mayoristas “que se extendió prácticamente a todos los instrumentos, prolongándose así la senda de mejoría que viene observándose durante los últimos trimestres”. Esa tendencia es la que ahora se ha roto.

Los hogares no fueron los únicos agentes económicos que vieron cómo se cerraba el grifo del crédito. El importe de las nuevas operaciones de préstamos y créditos destinados a pequeñas y medianas empresas “se desaceleró casi siete puntos porcentuales en agosto”, hasta registrar un aumento interanual del 5,5%. Y hay que tener en cuenta que, para la quinta parte de las pymes, el acceso al crédito es su principal preocupación.

El resultado de todo ello es que la financiación al sector privado de la economía (en términos reales) lejos de mejorar, empeora, aunque sea muy ligeramente. Se sitúa en el -5,6% en términos anuales, una décima por debajo del nivel registrado un mes antes.

En todo caso, lo relevante no es sólo la cantidad, sino también el precio. Y lo que sugieren las estadísticas oficiales es que el desplome de los tipos de interés por la agresiva política monetaria del BCE (tipos oficiales al 0,05%) no se está trasladando al crédito, algo que pone de manifiesto que la transmisión de la política monetaria permanece rota. Y según Funcas, es probable que desatascar el flujo de crédito “lleve meses”.

Crédito y tarjetas

Los últimos datos muestran que el tipo de interés medio (TAE) de los préstamos destinados a la adquisición de viviendas se sitúa en el 3,07%, mientras que los dirigidos al consumo (incluyendo los que se aplican a las tarjetas de crédito) escalan hasta el 9,84%.

Dos factores pueden explicar lo que está sucediendo. En primer lugar, los test de estrés que tendrá que pasar la banca antes de fin de año, y que les supondrán un esfuerzo adicional respecto de lo que se creía hace algunas semanas. Ante ese ejercicio, muchas entidades habrían optado por ser más selectivas a la hora de aprobar nuevas operaciones de crédito, que es lo que cuantifica el Banco de España.

Como ha publicado este periódico, el BCE decidió unilateralmente el jueves 25 de septiembre que todos aquellos ajustes que alteraran la solvencia de los analizados, y hubieran sido aprobados por las respectivas regulaciones nacionales con posterioridad al 1 de enero de 2014, no resultarían de aplicación en el ámbito de los test. Esto afecta, fundamentalmente, a los activos fiscales diferidos de la banca española y portuguesa y al tratamiento de la participación en otras sociedades financieras y del fondo de comercio de las firmas nacionales.

Este factor puede explicar que la última subasta de liquidez del BCE se cerrara muy por debajo de las expectativas. Las grandes entidades solicitaron casi 15.000 millones al BCE, lo que supone un 18% de todo lo concedido en Europa y un 28% de los 54.000 millones que, como máximo, podía solicitar el sector financiero español a tenor del importe que tenía concedido en créditos a pequeñas y medianas empresas a 30 de abril de 2014. Inicialmente, los analistas habían estimado que se solicitarían alrededor de 30.000 millones.

El otro factor tiene que ver con la situación económica. El frenazo de la actividad en el segundo trimestre de este año en la Eurozona ha enfriado las expectativas que existían sobre el comportamiento de la economía española en el segundo semestre del año. La consecuencia no puede ser otra que un deterioro de la demanda solvente de crédito por la peor evolución del empleo respecto de lo que era previsible hace algunas semanas.

Los indicadores más recientes de coyuntura confirman esta hipótesis. El Indicador de Confianza del Consumidor ha empeorado 3,2 puntos y la del comercio minorista 2,1 puntos, mientras que la de la industria permanece estabilizada por tercer mes consecutivo, en -5,7 puntos.

Esto no significa, en ningún caso, que se haya producido un frenazo en seco en la recuperación. Como sostiene el Ministerio de Economía, aunque el índice PMI de la industria manufacturera retrocedió dos décimas en septiembre respecto de agosto, situándose en el nivel 52,6, todavía encadena diez meses consecutivos por encima del umbral 50, indicativo de “expansión”. Por el contrario, el PMI de actividad en los servicios se redujo 2,3 puntos en dicho mes, hasta registrar el nivel 55,8, debido, principalmente, al menor ritmo de crecimiento de los nuevos pedidos.

En todo caso, España no está inmune al enfriamiento económico en Europa, y ayer se supo que los nuevos pedidos de la industria alemana experimentaron durante el pasado mes de agosto un retroceso del 5,7% respecto del mes anterior, cuando habían registrado un incremento del 4,9%, lo que supone su mayor caída mensual desde 2009. Es decir, en plena recesión.

Tendencias de consumo Mercados Comercio minorista Pymes Préstamos Créditos
El redactor recomienda