supone casi la mitad del agujero total

Montoro da vida a los clubes de fútbol al aplazarles deuda por 255 millones de euros

La deuda aplazada a los clubes de fútbol, con las pertinentes garantías, se sitúa hoy en 255 millones de euros. La mitad del agujero total del balompié

Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (EFE)

El presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, ponía recientemente el foco en Hacienda y en su directora general de recaudación, Soledad García, por buscar “la liquidación de los clubes y el cobro de recargos de forma alternativa”. Sin embargo, los aprietos por los que pasan muchos clubes serían todavía mayores si no fuera por la paciencia del Ministerio. Y es que, según aseguran fuentes internas del departamento de Cristóbal Montoro, la deuda aplazada a los equipos de fútbol –con las pertinentes garantías– se sitúa hoy en 255 millones de euros.

La cifra no es baladí. Sin ir más lejos y según datos oficiales de Hacienda, se acerca a la mitad de la deuda total de 542 millones que los equipos mantenían a 31 de agosto de 2014. El agujero se habría reducido dramáticamente en el último año y medio, al punto de minorarse el saldo negativo en 172 millones. No en vano, la deuda se situaba en 714 millones en enero de 2013. “La Agencia Tributaria está siendo flexible en la concesión de aplazamientos cuando se puede. No obstante y en paralelo, también está exigiendo el cumplimiento de las obligaciones existentes, de las corrientes –para no engordar el montante global– y de los convenios alcanzados”, explican estas fuentes.

Los aplazamientos o fraccionamientos en los pagos son un mecanismo habitual que utiliza la Hacienda pública para garantizar la continuidad de las empresas viables. En esta línea, la fórmula sirve para conceder financiación anual a familias y empresas entre 5.500 y 6.000 millones de euros. En segunda instancia, la Administración puede aliviar la carga sobre estas sociedades en el ámbito concursal mediante quitas, condonaciones de deuda o moras en el pago. En concreto y desde 2012, se ha asumido una quita por importe de 32 millones de euros.

Javier Tebas. (Efe)
Javier Tebas. (Efe)

Este planteamiento no convence a Tebas. De hecho, el presidente de la Liga retorcía recientemente el argumento y, en una entrevista con el diario AS, hacía partícipe a la Agencia Tributaria de los niveles de deuda de los clubes al haber accedido en su momento a esos aplazamientos. Por no coincidir, Hacienda y la LFP no coinciden ni en las cifras. No en vano, los clubes sitúan la deuda actual en 482 millones, 60 menos que el Ministerio. El departamento de Cristóbal Montoro ya anunció la semana pasada que estudiaba acciones legales contra el presidente de la LPF por sus “acusaciones y descalificaciones infundadas”. 

Medidas discrecionales

La pugna no toca sólo a los guarismos. Hacienda ha querido dejar claro desde el primer minuto que el descenso de los equipos de fútbol no depende de la Agencia Tributaria, sino de los criterios internos de la Liga. Es más, según explican fuentes internas del Ministerio, la bola de deuda generada por el fútbol en los últimos años enlaza con prácticas irregulares habituales por parte de los equipos, que durante años dejaron de ingresar al fisco las retenciones por rentas del trabajo que practicaban en las nóminas de sus jugadores, y utilizaron esos fondos para financiar la actividad de la sociedad, fichajes y salarios millonarios incluidos.

Hacienda ha querido dejar claro desde el primer minuto que el descenso de los equipos de fútbol no depende de la Agencia Tributaria, sino de los criterios internos de la Liga

De hecho, las huestes de Montoro argumentan que no sólo el autocontrol del balompié ha ayudado a reducir la deuda, sino que consideran como hecho clave el mayor rigor en la gestión y, sobre todo, la centralización de la recaudación de los clubes de fútbol en la Delegación Central de Grandes Contribuyentes, en Madrid. Se trata de un planteamiento diferente al implementado por el PSOE, que cuando llegó al poder en 2004 apostó por regionalizar estos procedimientos. No es de extrañar que, en este punto, las posiciones no puedan ser más contrarias a las que defiende la LFP, que prefiere subrayar sus logros.

“La reducción de la deuda es como consecuencia del control económico. Este ha permitido que los clubes y SAD [sociedades anónimas deportivas] tengan beneficios y ebitdas muy positivos, que es lo que permite reducir la deuda”, exponía Tebas en la citada entrevista. Desde Hacienda, sin embargo, hay poca empatía con la LFP. Se entiende mal que el pago pendiente con la Agencia Tributaria haya sido utilizado para financiar el funcionamiento de empresas privadas durante años. Y mucho menos que las nóminas de los trabajadores hayan servido para financiar las actividades del club. El choque de trenes, empero, no ha hecho más que empezar. 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios