schÄuble ALERTA CONTRA los POPULISMOS

Alemania advierte a España que “es mejor invertir en I+D que en hormigón”

El mensaje del ministro de Hacienda alemán, Wolfang Schäuble , es claro: “Es mejor invertir en investigación e innovación que hacerlo en hormigón”.

Foto:  El ministro de Economía, Luis de Guindos (i), y el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos (i), y el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble. (EFE)

El mensaje del ministro de Hacienda alemán, Wolfgang Schäuble, es claro: “Es mejor invertir en investigación e innovación que hacerlo en hormigón”. Schäuble parte de un principio. La economía –como decía el padre del ‘milagro económico germano, Ludwig Erhard–, es “confianza”. Y esta sólo puede conseguirse creando una economía eficiente y alejada de tentaciones especulativas. Por el contrario, mostró con orgullo cómo en su país la barrera de invertir el 3% del PIB  en I+D-i -casi el doble que España- es innegociable y es uno de los puntos estratégicos de la canciller Merkel.

Y en este sentido, recuerda que “la política monetaria no puede reemplazar las reformas estructurales”. Es decir, aseguró este lunes el ministro de Hacienda alemán en la inauguración del campus de verano de Faes, hay que reconducir a los mercados para que éstos se dediquen a financiar a la economía real”, y “no se conviertan en un fin en sí mismo”. En su opinión, la financiación a las pymes y a los nuevos proyectos empresariales es la clave, y de ahí que entre las urgencias de Europa se encuentre la revitalización de los mercados de bonos y pagarés para lograr una financiación barata. Lo contrario, dice Schäuble, “son incentivos equivocados”. La única vía que nos conduce al éxito es la de la innovación”, aseguró.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y Wolfgang Schäuble. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y Wolfgang Schäuble. (EFE)

Esta ortodoxia económica es la que explica, según el ministro germano, que Europa esté dejando atrás la crisis. Ahora bien, con un riesgo evidente. El resurgir de los nacionalismos y los populismos, ante los que Europa “no puede ceder”.  Eso sí, reconociendo, al mismo tiempo, ”que queda mucho por hacer”. Pero desde luego lo que no está sujeta a revisión es la estrategia de política económica de Alemania. Es un falso debate, dijo, creer que reducir el endeudamiento es contrario a impulsar el crecimiento. “Son dos caras de la misma moneda”, aseguró en Guadarrama., al oeste de Madrid, en el campus que cada año organiza la Fundación del Partido Popular.

El papel del Estado

¿Y qué hacer mientras hay tanto desempleo? La respuesta de Schäuble es  clara: el desempleo es un indicador retrasado de actividad y sólo crecerá de forma importante a medida que avance el PIB.  Y por eso, precisamente, en su opinión, son tan necesarias las reformas. “El Estado”, dijo, “no puede generar crecimiento, sino poner las condiciones marco” que permitan la creación de empleo. De ahí la sempiterna oposición de Alemania a que el BCE o la acción de los gobiernos mediante el gasto público impulsen la actividad económica.

Lo que reclama Alemania es más formación de los trabajadores, al tiempo que reivindica su célebre sistema dual, que permite a los jóvenes  -“para que no haya una generación perdida”- estudiar y, al mismo tiempo, trabajar en las fábricas. Eso sí, con pactos entre todos los agentes sociales, ya que, de lo contrario, será más ineficiente aplicar las reformas.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios