No habrá sicavs para pobres y sí un nuevo garantizado que beneficia al sector
  1. Economía
las ganancias a más de un año vueleven al tipo reducido

No habrá sicavs para pobres y sí un nuevo garantizado que beneficia al sector

Las sicav para pobres que pedía el comité Lagares se han quedado en nada. En su lugar, Hacienda se ha inventado una especie de nuevo fondo garantizado.

placeholder Foto: El presidente de la Comisión de Expertos para la Reforma Tributaria, Manuel Lagares. (EFE)
El presidente de la Comisión de Expertos para la Reforma Tributaria, Manuel Lagares. (EFE)

Las famosas 'sicavs para pobres' que pedía el comité de expertos deManuel Lagaresse han quedado en nada. A cambio, Hacienda ha inventado una especie de nuevo fondo garantizado que tendrá que ser gestionado por la banca o las aseguradoras –no por el propio inversor–, ya que tiene que tener garantía del 85% del capital para no tributar por su rendimiento. Otra de las grandes novedades de la reforma de la fiscalidad del ahorro es que las plusvalías a más de un año volverán a tributar al tipo reducido del ahorro y podrán compensarse con minusvalías.

Elinforme de los expertosproponíaliteralmente "ampliar el régimen fiscal de planes de pensiones a lasaportaciones a cuentas bancarias especialesque cumplan con los mismos requisitos de indisponibilidad y asignación que los planes y fondos de pensiones".De esta forma, se trataba de quitar el privilegio de la desgravación fiscal del que disfrutan en España los planes de pensiones y extenderlo a cualquier tipo de inversión. Pero aprovechaba para proponer la introducción en España de unascuentas similares a las 401(k) estadounidenses, una especie de'sicavs para pobres'en las que, además, no hacen falta los famosos 'mariachis'.

La idea era que, para acceder a las ventajas fiscales, no hiciera falta darle el dinero a una entidad financiera para que lo gestionecomo quiera de forma cautiva durante muchos años, normalmente con una rentabilidad muy baja y unas comisiones muy altas –como ocurre con los planes de pensiones–. Al contrario,estas cuentas permitiríanquecada persona gestionara sus ahorros como quisiera dentro de una especie de cuenta paraguasque puede invertir en prácticamente todo: acciones, bonos, letras, derivados, depósitos, fondos de inversión, etc.

La propuesta se ha quedado en el mismo sitio que el resto del informe Lagares, salvo la tributación de las indemnizaciones por despido. En su lugar, el Gobierno ha asumido el papel de la industria de inversión y se ha inventado un nuevo producto llamado 'Ahorro 5', que puede adoptar la forma de cuenta bancaria o de contrato de seguros cuyo rendimiento estará exento si se mantiene sólo cinco años (es decir, no hace falta guardarlo para la jubilación). Pero el quid de la cuestión está en que este producto debe ofrecer una garantía de al menos el 85% del capital, con lo que no queda más remedio que entregar la gestión a un banco.

"Se ha perdido una estupenda oportunidad para fomentar el concepto de ahorro para jubilación ampliando y otorgando cierta libertad a los ahorradores para acumular capital de cara a su jubilación, con independencia del vehículo elegido", explicaBelén Alarcón, socia de Abante. "Acambio,nos encontramos con un nuevo producto finalista, con ventajas especiales no ya sólo como producto, sino –y esto no es comprensible– por quién puede constituirlo y distribuirlo: fundamentalmente bancos y aseguradoras. Lo peor de todo es que volvemos a centrarnos en la protección del capital y restringimos la posibilidad de que los mercados financieros nos ayuden a conseguir el nivel económico deseado en la jubilación. Las alternativas planteadas difícilmente nos van a aportar rentabilidades superiores a la inflación, por lo que será difícil ganar poder adquisitivo con la inversión", añade.

El hecho de que este producto se dirija a los ahorradores más modestos se confirma con el hecho de que las aportaciones anuales están limitadas a 5.000 euros. No existe ninguna limitación en cuanto a los activos en que puede invertir"el banco", en palabras de del secretario de Estado de Hacienda,Miguel Ferre, siempre y cuando mantenga esa garantía patrimonial del 85%, claro.

Empeoramiento de planes de pensiones y dividendos

Como es sabido, el Gobierno también limitará las aportaciones anuales a los planes de pensiones con derecho a deduccióna 8.000 euros anuales.El secretario de Estado de Hacienda,Miguel Ferre, ha indicado que se trata de una aportación única, que no se verá incrementada por la edad del contribuyente como sucede ahora, y ha añadido que no tendrá impacto en el ahorrador medio, puesto que sus aportaciones son inferiores a esta cifra.Además, la deducción por inversión en planes de pensiones mantiene su régimen fiscal actual.

También se va aeliminar la popular exención de tributación de los primeros 1.500 euros de dividendos, que beneficiaba a los inversores más modestos. El argumento para eliminar esta deducción es que se trata de rentas efectivamente cobradas, por lo que eliminar la exención es una cuestión de equidad, y además esta supresión será compensada por la bajada de la renta del ahorro que contiene la reforma.

Desaparece la penalización a las plusvalías a menos de un año

Sin salir del capítulo de rentas del ahorro,desaparece la diferencia entre plusvalías a menos de un año(que ahora van al tipo de cada contribuyente) y a más de uno (que van al tipo del ahorro). A partir de 2015, el tipo del ahorro se aplicará a todas las plusvalías, independientemente de su plazo de generación. "España tiene que tener una fiscalidad del ahorro muy competitiva para atraer inversión que genere crecimiento", según Montoro.

Además, estas plusvalías podrán compensarse con minusvalías, aunque el plazo de generación sea distinto. El nuevo tipo del ahorro al que tributarán todas las ganancias patrimoniales queda en el 20% para importes inferiores a 6.000 euros, del 22% entre 6.000 y 50.000, y del 24% para cantidades superiores. En 2016, estos gravámenes se reducen al 19%, 21% y 23%, respectivamente.

Manuel Lagares Sicav Reforma fiscal Fiscalidad
El redactor recomienda