EL SECTOR PÚBLICO SALE AL RESCATE

El Gobierno inyecta 100.000 millones a la economía para financiar la recuperación

La economía entra en una nueva fase en 2014. Por primera vez, el endeudamiento rozará el 100% del PIB, algo más de un billón de euros.

Foto: El Gobierno inyecta 100.000 millones a la economía para financiar la recuperación

La economía española entra en una nueva fase en 2014. Por primera vez desde que existen series históricas, el endeudamiento del conjunto de las Administraciones Públicas rozará el 100% del producto interior bruto (PIB), algo más de un billón de euros. Lo relevante, sin embargo, no es sólo la cifra, sino que buena parte de esa deuda tiene que ver con medidas discrecionales del Gobierno para garantizar la liquidez del sistema económico, y, por lo tanto, financiar la recuperación. Hasta el punto de que si no fuera por esas decisiones, el nivel de deuda pública en 2014 sería equivalente al 90% del PIB. Es decir, casi diez puntos menos.

Los datos aparecen en el último informe enviado por el Tesoro Público a los inversores, en el que se precisa que 2013 habrá acabado con un endeudamiento del 94,2%, mientras que este año se alcanzará el 98,9%, en línea con lo previsto en el Programa de Estabilidad.

Este aumento de la liquidez se deriva fundamentalmente de la flexibilización de los objetivos de déficit por parte de Bruselas (se pasará del 6,8% al 5,8% del PIB en dos años). Y eso es lo que explica (junto al ajuste que está realizando el sector privado) que en la segunda mitad del año 2013 la economía haya iniciado la senda de la recuperación. O lo que es lo mismo, sin el giro de la política económica abriendo la mano a mayor gasto público, difícilmente España habría podido crear empleo neto ya en el último trimestre del ejercicio pasado.

Un dato lo refleja. Las medidas de apoyo a la liquidez aprobadas por el Gobierno en los dos últimos años han supuesto un desembolso de 102.633 millones de euros. Algo más de 91.000 millones se han distribuido entre las comunidades autónomas y el resto entre las corporaciones locales.

Para hacerse una idea de lo que significa la relajación hay que tener en cuenta que en 2015 España tendrá que rebajar el déficit fiscal en 1,6 puntos de PIB (unos 16.000 millones de euros), cuando entre 2013 y 2014 apenas se exigirá un punto de PIB (10.000 millones).

Pago a proveedores

Tan sólo el Plan de Pago a Proveedores, en sus tres fases de 2012 y 2013, habrá permitido abonar más de ocho millones de facturas, que ascienden a casi 42.000 millones de euros y beneficiarán a más de 230.000 proveedores de las Administraciones territoriales. Según las estimaciones de Hacienda, los mecanismos de pago a proveedores, puestos en marcha por el Gobierno, “habrán conseguido mantener aproximadamente 400.000 puestos de  trabajo”.

Igualmente, el Fondo de Liquidez Autonómica ha supuesto un aumento del dinero disponible en los dos últimos años equivalente a 36.446 millones, que han servido para engrasar el sistema económico. En definitiva, una especie de política keynesiana de estímulo de la actividad económica, aunque muy distinta a la que se diseñó el anterior Gobierno y que tuvo su obra más emblemática en el llamado Plan E. Pero mientras que este estaba destinado a cebar la bomba de la economía con obras inútiles, el actual Ejecutivo ha pretendido sanear el sistema económico pagando primero las facturas pendientes.

El resultado, como no puede ser de otra manera dado que los ingresos públicos continúan lastrados por el elevado desempleo y la falta de actividad, es que la deuda pública ha crecido casi en vertical en los últimos dos años. Muy por encima de lo que indican los datos de déficit público, toda vez que buena parte de esas medidas de liquidez no pasan por el presupuesto. Un dato lo revela. Entre el último trimestre de 2011 y el tercero de 2013 –el periodo de Gobierno del Partido Popular– la deuda pública ha crecido en nada menos que en 217.529 millones de euros (cerca de 22 puntos del PIB), muy por encima de lo que refleja el PIB.

Con el aval del Estado

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que en esa cifra se incluye tanto el coste de la reestructuración del sistema financiero como las aportaciones que ha tenido que hacer el Reino de España a los rescates de Irlanda, Grecia y Portugal, y que en cualquier caso son desembolsos de una sola vez (one-off). Igualmente, se incluye el Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico (FADE), creado en 2009 para dotar de garantías a la deuda acumulada durante años. El FADE es el encargado de emitir, con el aval del Estado, los derechos de cobro relativos a los déficits tarifarios reconocidos a las generadoras del sector eléctrico.

Este aumento de la liquidez (gracias a la flexibilización de los objetivos de déficit) está detrás en buena medida de los datos más recientes de coyuntura, que muestran cómo la demanda interna tiende a coger el relevo al sector exterior, aunque en todo caso siempre a un ritmo muy moderado. Así, por ejemplo, el Indicador Sintético de Actividad muestra un avance del 0,9%, mientras que un indicador básico de consumo como son las ventas de las grandes empresas refleja un descenso del 0,2% anual. Es decir, muy cerca ya de la estabilización. Lo mismo sucede en el caso del comercio al por menor, que ha vuelto a repuntar (2% en términos desestacionalizados) tras dos meses de descensos.

Algo parecido ocurre en el caso del consumo de energía eléctrica, cuya demanda creció un 1,6% en diciembre, algo que no sucedía desde agosto de 2011, momento en el que la economía entró en una nueva recesión. La matriculación de vehículos –también ya con datos positivos– apunta en la misma dirección.

Existen, sin embargo, sectores más retrasados en la recuperación, como el consumo de cemento, pero, aun así, marca un descenso en noviembre del 9,3%, muy lejos de las tasas negativas al 30% que se registraban hace pocos trimestres. Sin duda, a causa de la contracción en el sector de la construcción, muy dependiente del crédito. Y los datos más recientes muestran que el crédito al sector privado todavía cae cerca de un 8% en términos deflactados, es decir, teniendo en cuenta la evolución de los precios. Todos esos datos habrán hecho que la economía haya crecido ya en el cuarto trimestre entre un 0,2 y un 0,3%, lo que significa cerca de un 1% en tasa intertrimestral anualizada.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios