DISMINUYEN A LA MITAD LOS VOTOS EN CONTRA DE SU RETRIBUCIÓN

Los accionistas de Repsol agradecen la rebaja del millonario salario de Brufau

Ganar menos se aplaude. Al menos en cuanto a los salarios de los grandes directivos se refiere. Así le ha sucedido a Antonio Brufau en la

Foto: Los accionistas de Repsol agradecen la rebaja del millonario salario de Brufau
Los accionistas de Repsol agradecen la rebaja del millonario salario de Brufau

Ganar menos se aplaude. Al menos en cuanto a los salarios de los grandes directivos se refiere. Así le ha sucedido a Antonio Brufau en la reciente Junta General de Accionistas de Repsol, cuyos inversores han agradecido que tanto el presidente como el resto del consejo se rebajasen las millonarias retribuciones que cobraron en 2011. Pese a ello, el punto del orden del día sobre los sueldos del equipo directivo de la petrolera fue otra vez el más denostado por los asistentes.

No obstante, la diferencia entre las dos últimas juntas generales es sustancial. Mientras que la que se celebró en 2012 para validar los resultados del ejercicio precedente registró una importante protesta por los salarios que la cúpula de Repsol se designó en ese año, en la del pasado viernes el rechazo a las bonificaciones fue mucho menos estruendoso.

En la de 2012, un 25% de los asistentes, que representaban a unos 181 millones de acciones de Repsol, votaron en contra de las retribuciones del consejo y el equipo directivo. Otro 3% de los inversores (22 millones de títulos) se abstuvo. Ese porcentaje suponía casi un 40% de los votos libres si se tiene en cuenta que cerca del 35% del capital estaba y está en manos del núcleo duro de accionistas. Es decir, La Caixa (12%), Pemex (10%), Sacyr (10%) y la propia petrolera, que tenía un 5% en autocartera.

En la que se convocó este viernes en Madrid, el informe de retribuciones del consejo sólo fue rechazado por un 13% de los presentes, que son dueños de 107,4 millones de títulos, prácticamente la mitad de los votos en contra de la junta de 2012. Las abstenciones apenas fueron significativas, como tampoco el número de accionistas que se opuso a la nueva política salarial del órgano de gobierno de Repsol. Brufau ganó en 2012 algo más de 7,6 millones de euros, lejos de los 10,12 que se apuntó en 2011.

Tras las críticas recibidas el último año y el rifirrafe con el ministro de Economía por los sueldos de los grandes ejecutivos del Ibex, el grupo energético ha decidido suprimir los blindajes futuros para sus directivos, si bien mantiene la indemnización para su presidente y para el secretario general. 

Además, Repsol ha optado por limitar la retribución variable de su presidente y del consejo después del alza que experimentaron los sueldos en 2012 con el bonus recibido para premiar la alianza en Brasil con la china Sinopec. Los consejeros tendrán una cantidad fija que ascenderá como máximo a 6 millones de euros. Esta fórmula sustituye a la anterior, por la que los miembros del órgano gestor podían llegar a percibir hasta el 1,5% del beneficio neto del grupo energético. Este punto del orden del día fue aprobado por el 97% de los accionistas.

Apoyo a Rajoy

Tras el desencuentro con De Guindos, el presidente ejecutivo utilizó la Junta General para manifestar su confianza en que Repsol desarrollará su actividad en un futuro muy próximo en un entorno más positivo para la economía española y "mostró su convencimiento de que el Gobierno está tomando todas  las medidas necesarias para que se produzca la vuelta a la senda del crecimiento".

Tras calificar la agenda de reformas adoptada por el Ejecutivo como “una de las más intensas producidas dentro de la Eurozona”, Brufau aludió a los esfuerzos realizados por España para hacer sostenibles las finanzas públicas, para sanear el sistema financiero y también para reformar los mercados laborales.

El directivo catalán compartió la preocupación del Gobierno español por la urgencia de que los países de la Eurozona avancen en la tan esperada unión bancaria y en la implementación de un sólido paquete de medidas económicas y fiscales capaces de reforzar la credibilidad del euro a largo plazo. 

Brufau aludió también a la positiva evolución del comercio exterior español como uno de los síntomas más tempranos de la mejora económica, y subrayó que España, después del programa de reformas aplicado por el Ejecutivo, se ha situado como “uno de los países más atractivos para la inversión extranjera”.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios