Pánico en el sector financiero por el nuevo 'palo' de las tasadoras internacionales
  1. Economía
LA MAYORÍA DE LAS ENTIDADES, ABOCADAS AL DINERO PÚBLICO

Pánico en el sector financiero por el nuevo 'palo' de las tasadoras internacionales

La elección de BlackRock y Oliver Wyman como encargadas de tasar los activos de la banca española, tal como adelantó El Confidencial, ha desatado el pánico

placeholder Foto: Pánico en el sector financiero por el nuevo 'palo' de las tasadoras internacionales
Pánico en el sector financiero por el nuevo 'palo' de las tasadoras internacionales

La elección de BlackRock y Oliver Wyman como encargadas de tasar los activos de la banca española, tal como adelantó El Confidencial, ha desatado el pánico en el sector a que apliquen unas fuertes rebajas de valoración que les obliguen a incrementar aún más las provisiones. De confirmarse, eso provocará que la mayoría de las entidades tengan que recurrir al FROB para sobrevivir, lo que a su vez puede disparar la factura para las arcas del Estado muy por encima de los 15.000 millones estimados por el ministro De Guindos.

Como también ha informado este diario, la primera de estas fiirmas es conocida por los fuertes recortes de valoración que aplica a los activos inmobiliarios en sus operaciones en España, que llegan al 75% sobre valor en libros en edificios prime y al 90% en inmuebles de menor calidad. Si aplica ahora esas tasaciones -que es lo lógico dado que el objetivo de esta operación es generar confianza-, eso implicará pérdidas adicionales sobre las provisiones exigidas por el Real Decreto de febrero, que obligaba a una dotación máxima del 80% para el suelo e inferior para el resto de activos.

Pero el principal problema de esta valoración no se encuentra en la exposición inmobiliaria, donde la dotación adicional tampoco sería tan grande. El problema está en el enorme volumen de refinanciaciones que tienen los bancos en balance, es decir, de aplazamientos y plazos de carencia concedidos a las empresas y también a muchos particulares. Esto les permite presentar estos créditos como 'sanos' cuando realmente serían morosos si se les obligara a cumplir los plazos de pago iniciales.

"El temor es que consideren dudoso un porcentaje muy alto de esos préstamos refinanciados, pueden llegar hasta donde les dé la gana y exigir muchas más provisiones, y es lo que pone los pelos de punta al sector", explican en una firma de consultoría. El volumen de refinanciaciones empresariales en los balances de la banca asciende a unos 30.000 millones, que se han quedado fuera del nuevo Real Decreto-ley, que sólo exige provisiones para los créditos 'sanos' a promotores.

Las cosas pueden ponerse peor todavía si BlackRock y Oliver Wyman también se meten con las hipotecas minoristas y consideran morosos muchos de los préstamos de este tipo que se han refinanciado en los últimos años. Muchos analistas consideran que la morosidad hipotecaria será el próximo gran problema para la banca española, ya que esas refinanciaciones no evitarán su entrada en mora ante la falta de recuperación de la economía y el empleo a corto y medio plazo.

Dado que el importe de las hipotecas es enorme, 656.000 millones al cierre de 2011, la exigencia de provisiones adicionales por parte de estas valoradoras puede ser enorme. JP Morgan las estima en unos 59.000 millones adicionales a las dotaciones exigidas por los dos Decretos.

Inyecciones masivas de dinero público

Si se cumplen todos estos temores, y el Gobierno obliga a provisionar las pérdidas que impliquen estas valoraciones -como todo el mundo supone, aunque el Ministerio no lo ha dejado claro-, las consecuencias serían catastróficas: una entrada en pérdidas de prácticamente el conjunto del sistema y unas enormes necesidades de capital público para recapitalizarse.

Pero aunque no llegue al extremo, cualquier exigencia de provisiones adicionales va a poner en apuros a muchísimas entidades. Como explicó El Confidencial, sólo Santander, BBVA, La Caixa, Bankinter y Sabadell (algunos medios añaden a KutxaBank) podrán cumplir las exigencias del Real Decreto de la semana pasada sin ampliar capital. Con provisiones adicionales, es posible que varios de estos nombres -o todos- tengan que buscar más fondos en el mercado. Y en cuanto al resto, prácticamente todo el mundo estaría abocado a recurrir al FROB ante las dificultades para captar recursos privados o vender activos a precios razonables en la situación actual. La factura para las arcas públicas se dispararía.

Tasadoras