Banco Santander prepara una limpieza de balance de 5.000 millones
  1. Economía
NEGOCIA LA VENTA DE PARTE DE LA CARTERA DE CRÉDITO DUDOSO

Banco Santander prepara una limpieza de balance de 5.000 millones

Banco Santander quiere parar como sea el continuado descenso en bolsa de sus acciones, que han caído un 35% en los últimos doce meses. Para ello, la entidad

placeholder Foto: Banco Santander prepara una limpieza de balance de 5.000 millones
Banco Santander prepara una limpieza de balance de 5.000 millones

Banco Santander quiere parar como sea el continuado descenso en bolsa de sus acciones, que han caído un 35% en los últimos doce meses. Para ello, la entidad prepara una limpieza de su balance de 5.000 millones mediante la venta de parte de su cartera de créditos dudosos. De esta forma, el primer grupo financiero español liberará provisiones y tratará de convencer a los inversores sobre la salud de su cuenta de resultados.

La operación de saneamiento será la mayor realizada en España y la segunda en importe si se tienen en cuenta los 9.200 millones que Bankia destinó a dotaciones extraordinarias en 2010. La diferencia con aquella medida es que el banco de Caja Madrid y Bancaja destinó ese volumen de dinero a provisionar las pérdidas acumuladas en la cartera de créditos y en inmuebles de su propiedad.

La que quiere hacer Banco Santander es desprenderse de los créditos que ya se ha dotado contra los resultados de la institución y cuyas pérdidas, por tanto, ya han sido digeridas. La entidad ha destinado a insolvencias 26.334 millones en los tres últimos años, casi lo que vale en bolsa BBVA.  En 2010 la pérdida del valor de los activos le costó 10.250 millones, una cifra que previsiblemente se repetirá en el ejercicio en curso. Hasta junio había dotado 4.800 millones, solo un 1% menos que en el primer semestre del año precedente

Fuentes próximas al grupo, que a principios de año se desprendió de una cartera de 600 millones, explican que “se está haciendo una cata del mercado para ver a qué precios se puede vender esos créditos”. Santander, que ha rechazado hacer ninguna declaración oficial al respecto, ya ha mantenido contactos con determinados fondos especializados en la compraventa de préstamos impagados para saber qué descuento piden para traspasar el riesgo.

“Esa es la clave”, apuntan fuentes próximas a la operación, en la que está trabajando Pricewaterhouse. “Si los descuentos son muy elevados no se podrá hacer la venta porque aflorarán pérdidas. Entonces, la transacción ya no tiene sentido para el banco”, apuntan desde el entorno del Santander.

Así es. La entidad puede desprenderse de aquellos préstamos que ya tiene provisionados, lo que le permitiría liberar las dotaciones, ya sean genéricas y específicas. El efecto sería inmediato en la cuenta de resultados y en el balance. Por una parte, podría destinar esa entrada de dinero a cubrir otras posiciones fallidas. Por otra, reduciría el balance, con lo cual tendría menos necesidades de financiación, ya sea mayorista o particular, como la emisión de 7.000 millones en pagarés que anunció el pasado viernes.

Pero si las valoraciones que le pidan los potenciales compradores son muy agresivas porque consideran que esos préstamos fallidos valen menos de su tasación oficial, Santander se encontrará con el problema de que al venderlos tendrá que hacer una dotación extra. Y, en ese caso, tendrá que asumir pérdidas adicionales en su cuenta de resultados. Fuentes financieras apuntan que la operación cuenta también con el asesoramiento de Uría y Menéndez, bufete habitual del banco, que, sin embargo, asegura no estar involucrado en este proceso.

Saneamiento

No es la primera operación de desinfección que hace Santander. El mayor grupo bancario de España ya encargó una nueva valoración de sus activos inmobiliarios el pasado verano para ajustarla a los precios de mercado y facilitar su venta. La entidad contrató para ese trabajo a MaC Group, una consultora especializada en gestión de carteras inmobiliarias de bancos y cajas de ahorros.

La institución presidida por Emilio Botín tiene una exposición al sector constructor e inmobiliario de 26.105 millones de euros. Esta cifra supone un 3,6% de la inversión crediticia del banco y el 11% del total de créditos. La tasa de morosidad de estos créditos relacionados con el ladrillo es del 18,9%, casi dos puntos porcentuales más que a 31 de diciembre de 2010. 

Noticias del Banco Santander Noticias del Banco Popular Noticias Banco Sabadell Banco Pastor