Es noticia
Menú
Las provisiones genéricas de la banca se acabarán este año ante el crecimiento de la morosidad
  1. Economía
ADEMÁS, LOS BENEFICIOS DEL SECTOR CAERÁN A PLOMO

Las provisiones genéricas de la banca se acabarán este año ante el crecimiento de la morosidad

La delicada situación del sistema financiero español se va a agravar notablemente este mismo año con el fin del colchón con el que contaban las entidades para hacer

Foto: Las provisiones genéricas de la banca se acabarán este año ante el crecimiento de la morosidad
Las provisiones genéricas de la banca se acabarán este año ante el crecimiento de la morosidad

La delicada situación del sistema financiero español se va a agravar notablemente este mismo año con el fin del colchón con el que contaban las entidades para hacer frente al aumento de la morosidad: la famosa provisión genérica o anticíclica dotada por bancos y cajas en la época de vacas gordas. Distintas fuentes autorizadas del sector lo confirman y, además, creen que no será suficiente con gastarse esta 'hucha', sino que además muchas entidades tendrán que tirar de los resultados para cubrir la morosidad, lo que se traducirá en un fuerte descenso de los beneficios del sector EN 2009 Y 2010.

"La primera oleada de morosidad se ha soportado con este colchón, pero ya no da para más: la genérica se agotará este mismo verano en algunas entidades, en otras muchas a fin de año y a la segunda mitad de 2010 no llegará casi nadie sin tener que tirar de beneficios para cubrir la morosidad", asegura un alto cargo de una entidad. De hecho, ya desde el último trimestre de 2008 muchos bancos y cajas han recortado sus beneficios para destinarlos a provisiones siguiendo las directrices del Banco de España; de lo contrario, la genérica ya se habría agotado en numerosas entidades.

Luis de Guindos, socio responsable del sector financiero de PriceWaterhouseCoopers, corroboraba ayer esta previsión sobre la base de un estudio de la consultora que estima que la tasa de morosidad del conjunto de la banca se situará entre el 7% y el 8% a fin de año. Esto ocurrirá en un escenario en el que el PIB se contraiga un 3,5%, la tasa de paro supere el 20% y el Euribor medio de 2009 se sitúe en torno al 2%. Si esto se cumple (cosa que parece bastante probable), se consumiría toda la provisión genérica del sistema, aunque con una notable dispersión entre las entidades.

Y ése es el mejor escenario que contempla PWC. El intermedio es que la tasa de morosidad del sistema alcance el 10%, lo que implicaría que el conjunto del sector entraría en pérdidas porque, aparte de la genérica, la morosidad consumiría también todos los beneficios de bancos y cajas. Y el peor caso posible sería catastrófico: morosidad en torno al 15%, lo que implicaría que el sector en su conjunto tendría que ser rescatado porque su ratio de solvencia caería por debajo del 8% regulatorio.

La provisión genérica frente al aumento de la mora

Otro experto consultado por El Confidencial pone en relación las provisiones de la banca con la evolución de sus resultados para llegar a la conclusión de que, incluso aunque la morosidad no se acelere respecto a su crecimiento actual, la genérica del sistema se acabará en 2010 a más tardar y, además, los resultados del sector tendrán que caer a plomo para hacer frente a dicha mora.

Este análisis parte de las provisiones genéricas con que contaba la banca al cierre de 2008 (prácticamente intactas, puesto que han empezado a consumirse en el primer trimestre), que ascendían a 25.769 millones de euros según el Banco de España. Dado que la normativa exige que los bancos mantengan un 10% de ese fondo sin gastar, el disponible asciende a 23.192 millones.

Esta cifra se debe poner en relación con la morosidad que va a tener que absorber el sistema. Sin entrar en las hipótesis de PWC, este analista toma el crecimiento de marzo respecto a diciembre y lo multiplica por cuatro, es decir, estima un crecimiento similar en todos los trimestres de 2009. Dicha morosidad del primer trimestre fue de 16.391 millones, también según el Banco de España, lo que multiplicado por cuatro arroja 65.564 millones.

Ahora bien, todo eso no debe provisionarse de la misma forma, sino que hay dos calendarios en función de si se trata de hipotecas por menos del 80% del valor de tasación (que se provisionan en 6 años) o si son hipotecas por un importe superior, crédito promotor o crédito al consumo (se provisionan en dos años). Según las estimaciones del sector, el 80% de la mora actual, aproximadamente, va por calendario corto. Lo cual nos deja con el 80% de 65.564 millones, que es 52.451 millones. Y de ese dinero, un 25% tendría que provisionarse en 2009: 13.113 millones.

Fuerte caída de los resultados

Por consiguiente, tendríamos una necesidad de provisionar 13.113 millones en 2009 frente a una genérica disponible de 23.192 millones, siempre en el benigno supuesto de que el crecimiento de la mora no se acelera a partir de ahora. Esto se comería el 56,5% del colchón en 2009; y en realidad es bastante más, porque hay que provisionar el 75% que falta de la morosidad declarada en 2008. Pero, en todo caso, el 75% de la morosidad de calendario corto declarada en 2009 hasta llegar a esos 52.451 millones debe provisionarse en 2010, lo cual supone la desaparición definitiva de la genérica en los primeros meses del próximo año.

Ahora bien, también hay que ver si las cuentas de resultados pueden absorber esas dotaciones sin acabar con la genérica. El año pasado, el margen de explotación -que es el concepto de donde salen las provisiones- de todo el sector ascendió a 36.651 millones. Supongamos que este margen se mantiene, cosa bastante difícil en un entorno de caída del crédito; pero seamos optimistas. Dado que la morosidad sin cubrir por la genérica en 2009 y 2010 (29.259 millones, que es la diferencia entre la mora de 52.451 millones y la genérica disponible, 23.192 millones) supone el 80% de ese margen (36.651), eso implica que el sector no sólo se va a comer la genérica entera -salvo que prefiera entrar en pérdidas-, sino que su resultado después de provisiones se va a desplomar en torno al 80% entre 2009 y 2010.

La conclusión es que, se mire por donde se mire, incluso en los escenarios más positivos el colchón de la provisión genérica va a terminarse este año o a principios del próximo en el conjunto del sistema y, además, los beneficios van a resentirse muy notablemente. Otra cosa es que habrá grandes diferencias entre unas entidades y otras. Así, ya hay algunas cajas de todos conocidas al borde del abismo, mientras que los dos grandes bancos -y otras entidades no tan grandes con baja morosidad y elevadas tasa de cobertura de la misma- podrán resistir más tiempo sin gastarse todo el colchón.

La delicada situación del sistema financiero español se va a agravar notablemente este mismo año con el fin del colchón con el que contaban las entidades para hacer frente al aumento de la morosidad: la famosa provisión genérica o anticíclica dotada por bancos y cajas en la época de vacas gordas. Distintas fuentes autorizadas del sector lo confirman y, además, creen que no será suficiente con gastarse esta 'hucha', sino que además muchas entidades tendrán que tirar de los resultados para cubrir la morosidad, lo que se traducirá en un fuerte descenso de los beneficios del sector EN 2009 Y 2010.

Bancos centrales Cajas de Ahorros Banco de España