Es noticia
Menú
Rafa Nadal o la resurrección como modo de vida: "Aún no estaba listo para ganar"
  1. Deportes
  2. Tenis
UNA DECEPCIÓN INESPERADA

Rafa Nadal o la resurrección como modo de vida: "Aún no estaba listo para ganar"

El balear perdió en primera ronda en el Master 1.000 de Cincinnati. Ahora le toca prepararse para llegar en las mejores condiciones al último Grand Slam de la temporada, el US Open

Foto: Nadal festeja un punto en su único partido en Cincinnati. (Reuters/Susan Mullane)
Nadal festeja un punto en su único partido en Cincinnati. (Reuters/Susan Mullane)

La decepción fue evidente. Rafa Nadal, que reapareció en el Master 1.000 de Cincinnati después de la retirada en Wimbledon, fue eliminado a las primeras de cambio ante Borna Coric (7-6, 4-6 y 6-3) en un encuentro en el que el balear no estuvo cómodo. La reaparición ha sido prematura tras unas semanas complicadas en las que ha afrontado con paciencia su recuperación.

La lesión que sufrió en el abdominal aún condiciona su juego. El propio Rafa aseguró tras el encuentro que aún "no estaba listo para ganar". El torneo nunca ha sido un lugar en el que Nadal se haya encontrado cómodo a lo largo de su carrera. "Obviamente, no jugué mi mejor partido. Es algo que puede pasar. Históricamente, este torneo es difícil para mí. Regresaba después de un periodo complicado. Pero esto es algo fácil de aceptar".

Lo importante es que las molestias en el abdominal no hayan regresado después de ese mes y medio que ha estado alejado de las pistas. Tras ganar dos Grand Slam este año, su objetivo era competir en el último de la temporada, el US Open, donde la victoria sería más fácil si finalmente no compitiera Novak Djokovic. Al serbio, sin embargo, se le ha quedado la puerta abierta a pesar de no estar vacunado.

placeholder Rafa Nadal festeja un punto. (Reuters/Susan Mullane)
https://cms.elconfidencial.com/front/list/Rafa%20Nadal%20festeja%20un%20punto.%20(Reuters/Susan%20Mullane)

La necesaria experiencia

"Necesito días en la pista; necesito mejorar y entrenar", declaró Nadal ante los medios. El rodaje es fundamental para que llegue a los últimos torneos del año en buena forma. La edad no perdona; tampoco las lesiones. Y Rafa ya tiene 36 primaveras. Recuperarse de las molestias ahora no es tan fácil como en sus inicios.

Jugar con dolor es algo con lo que Rafa convive desde hace años. Lo demostró en Roland Garros y en Wimbledon, donde su propio padre le pidió que se retirara del partido. Que ya estaba bien de forzar para jugar al tenis. Quizá Sebastián Nadal represente a todos: prefiere un hijo que pueda andar cuando se retire a una vitrina llena de trofeos. Parece que no hay paralelismos entre la voracidad del progenitor y la del hijo.

placeholder Nadal, en acción durante el encuentro. (Reuters/Susan Mullane)
Nadal, en acción durante el encuentro. (Reuters/Susan Mullane)

Cuestión de prioridades

Las prioridades de Nadal, en cambio, suenan incongruentes. Compite con dolor cuando confirmó ante los medios que, entre otro Roland Garros y un pie nuevo, elegiría lo segundo. No obstante, aquellas declaraciones las realizó sereno y sin estar en la pista. No es descabellado pensar que se transforme en la pista, donde en numerosas ocasiones ha parecido un superhéroe.

Las lesiones son su Sísifo particular. Por más esfuerzos que hace, siempre tiene que subir la roca hasta la montaña para que se le vuelva a caer. A él, sin embargo, le merece la pena: actualmente es el tenista más laureado de la historia (22 Grand Slam). Dicen que los gatos tienen siete vidas; habría que preguntarse cuántas tiene Rafa.

La decepción fue evidente. Rafa Nadal, que reapareció en el Master 1.000 de Cincinnati después de la retirada en Wimbledon, fue eliminado a las primeras de cambio ante Borna Coric (7-6, 4-6 y 6-3) en un encuentro en el que el balear no estuvo cómodo. La reaparición ha sido prematura tras unas semanas complicadas en las que ha afrontado con paciencia su recuperación.

Rafa Nadal
El redactor recomienda