Es noticia
Menú
El último milagro de Rafa Nadal ante Djokovic en Roland Garros: ¿sabor a retirada inminente?
  1. Deportes
  2. Tenis
UNA VICTORIA INCREÍBLE

El último milagro de Rafa Nadal ante Djokovic en Roland Garros: ¿sabor a retirada inminente?

El español volvió a dar una lección de tenis en Roland Garros, en un partido en el que logró acabar con la resistencia del siempre Djokovic, pero tras el que volvió a ser muy claro sobre su futuro deportivo... valorando su adiós

Foto: Nadal celebra su victoria ante Djokovic. (Getty/Ryan Pierse)
Nadal celebra su victoria ante Djokovic. (Getty/Ryan Pierse)

Otra vez, Rafa Nadal. El tenista español volvió a dar una lección sobre la tierra batida de Roland Garros para firmar uno de los partidos más increíbles de la historia. El balear y Novak Djokovic se enfrentaban en una suerte de final anticipada, en unos cuartos en el que dos de los grandes favoritos se veían las caras en busca de un puesto en semifinales. Y, como era de esperar, el encuentro no defraudó lo más mínimo: con un juego vistoso, divertido, oportunidades para los dos y, sobre todo, golpes de muchísimo nivel, el choque vivido en la Philippe-Chatrier presume de ser uno de los mejores de todos los tiempos.

Sin embargo, al aficionado español le quedó un regusto extraño tras la victoria de Nadal. Una vez más, volvió a demostrar en pista el guerrero que es y por qué estamos hablando del deportista más grande de todos los tiempos: no dando nunca una bola por perdida, peleando siempre hasta el final, sabiendo gestionar los momentos complicados de los partidos y aprovechando las oportunidades que le dio Nole, volvió a disfrutar del tenis para firmar una noche mágica que quedará en la retina de los aficionados al deporte. Pero, nada más acabar el partido, Nadal volvió a insistir en su retirada, al mismo tiempo que Djokovic alababa su desempeño.

Foto: Rafa Nadal celebra su triunfo. (EFE/EPA/Mohammed Badra)

Desde hace algo más de medio año, Nadal lo está pasando mal en pista. Lucha como siempre, ofrece un rendimiento similar al de toda su carrera, sigue ganando partidos de forma magistral…, pero se ha encontrado con un inesperado 'rival' por el camino: su pie. Nadal convive con una lesión crónica en su escafoides izquierdo desde que tenía 19 años y, a largo de su dilatada carrera, ha sabido controlar los dolores para poder ser competitivo. Pero, desde mediados de 2021, los problemas se han agravado, las molestias van 'in crescendo' y ya no solo le supone una limitación para jugar, sino que incluso le merma para su día a día.

No es fácil haber logrado todo lo que ha hecho Nadal a lo largo de sus casi dos décadas como tenista profesional, pero lo es mucho menos sabiendo las limitaciones que tiene por su culpa de su pie izquierdo. Hasta dónde habría llegado en caso de no sufrir este problema desde tan joven es una pregunta que jamás podremos responder, pero lo que es evidente es que su mérito es doble: si ya es difícil conseguir un palmarés como el suyo, lo es aún mucho más si tenemos en cuenta que lo ha conseguido con una lesión crónica que, cada vez, va a más. Pero, aun así, nunca ha dado su brazo a torcer.

Ese hecho ha provocado que, en los últimos meses, se le haya visto jugar varios partidos con problemas, haya aparecido en pista cojeando de manera ostensible y, sobre todo, que haya hecho varias declaraciones al respecto afirmando que necesita encontrar una solución. Pero lo que está ocurriendo en los últimos días en Roland Garros no había sucedido hasta el momento: que hable tan abiertamente de una hipotética retirada y, lo que es más doloroso para el aficionado al tenis, que esta sea a corto plazo. Tanto como que incluso ha llegado especular con que esta sea su última participación en Roland Garros.

"No sé qué pasará después de este torneo. Soy muy claro con eso, no tengo que esconder nada a mi edad. Tengo lo que tengo en el pie y, si no encontramos una solución, es difícil para mí. Jugar las semifinales me da mucha energía para mí y ya veremos cómo queda lo de aquí abajo. Voy a seguir intentando encontrar una solución a lo del pie, pero, por el momento, no lo hemos conseguido", explicaba Nadal. "El público, como siempre, ha estado increíble. Probablemente, saben que no voy a estar aquí muchas más veces", afirmaba el español, dejando claro que su retirada puede ser inminente.

Las palabras de Nadal, sin duda, son claras y avanzan lo que pasa por su cabeza, consciente de que ese problema en el pie izquierdo no solo le genera dolor, sino que le hace ser menos competitivo. El balear es un ganador y no está dispuesto a pasar por ese proceso de descubrir que ya no puede ganar y acudir a los torneos sin posibilidades de luchar por el título. Pero hay otro mensaje del tenista español que ha sorprendido por su claridad: "Hablaré de mi pie cuando acabe el torneo, daré todas las explicaciones", dando a entender que el problema que sufre es mucho mayor de lo que el gran público sabe.

Da la sensación de que lo que Nadal intenta transmitir es que el problema que sufre es mayor de lo que se conoce y que las rutinas que tiene que llevar a cabo para poder jugar son tan duras que empieza valorar en la opción de que no merezca la pena tanto sufrimiento. Ahora, Nadal está en las semifinales de Roland Garros y lo ha hecho tras vivir uno de los partidos más increíbles de su carrera y de la historia del tenis. Está a dos partidos de ganar su decimocuarto título en la arcilla parisina y se va a vaciar para conseguirlo. Aunque, para ello, deba de anteponerlo a su salud. Cuando acabe el torneo, será el momento de valorar su futuro.

Otra vez, Rafa Nadal. El tenista español volvió a dar una lección sobre la tierra batida de Roland Garros para firmar uno de los partidos más increíbles de la historia. El balear y Novak Djokovic se enfrentaban en una suerte de final anticipada, en unos cuartos en el que dos de los grandes favoritos se veían las caras en busca de un puesto en semifinales. Y, como era de esperar, el encuentro no defraudó lo más mínimo: con un juego vistoso, divertido, oportunidades para los dos y, sobre todo, golpes de muchísimo nivel, el choque vivido en la Philippe-Chatrier presume de ser uno de los mejores de todos los tiempos.

Sin embargo, al aficionado español le quedó un regusto extraño tras la victoria de Nadal. Una vez más, volvió a demostrar en pista el guerrero que es y por qué estamos hablando del deportista más grande de todos los tiempos: no dando nunca una bola por perdida, peleando siempre hasta el final, sabiendo gestionar los momentos complicados de los partidos y aprovechando las oportunidades que le dio Nole, volvió a disfrutar del tenis para firmar una noche mágica que quedará en la retina de los aficionados al deporte. Pero, nada más acabar el partido, Nadal volvió a insistir en su retirada, al mismo tiempo que Djokovic alababa su desempeño.

Tenis - Roland Garros Tenis Rafa Nadal Novak Djokovic
El redactor recomienda