Algunos se tuvieron que retirar

"Tenía miedo de colapsar". Alerta en el tenis por la calidad del aire en el Open de Australia

Este martes arrancó la fase previa del primer Grand Slam del año. Tos, mareos, fatiga... la baja calidad del aire por los incendios que están asolando el país hace muy difícil jugar.

Foto: Karolina Pliskova, con dificultades para respirar durante un entrenamiento del Open de Australia. (EFE)
Karolina Pliskova, con dificultades para respirar durante un entrenamiento del Open de Australia. (EFE)

Los graves incendios que están asolando Australia estas últimas semanas han sembrado también el caos en su Grand Slam de tenis. Las condiciones del aire, evidentemente, no son las mejores en la localidad de Melbourne, pero la organización del Abierto de Australia decidió que el 'show' debía comenzar. Así, el primer 'Major' del año, aún en su fase previa, arrancó y, claro está, los primeros problemas no tardaron en aparecer. Fueron varios los jugadores afectados por la baja calidad del aire. Tenistas como Eugenie Bouchard o Dalila Japukovic tuvieron que detener sus partidos ante las dificultades para continuar. Sin ir más lejos, el caso de esta última ha dado la vuelta al mundo ante la gravedad de las imágenes. La eslovena, con mucha tos, tuvo que arrodillarse en el suelo ante la falta de oxígeno antes de ser auxiliada por el juez de silla y dos responsables de pista. El mundo del tenis se pregunta cómo es posible que, con estas condiciones, pueda disputarse un evento de estas características. Tennis Australia, promotora, suspendió los entrenamientos matutinos, pero no así los encuentros, que se iniciaron con normalidad.

"Tenía miedo de colapsar, por eso me tiré directamente al suelo. Ya no podía ni caminar", explicó la jugadora, que abandonó su enfrentamiento. Los incendios en el país oceánico han causado la muerte de 28 personas, así como de 1.000 millones de animales. Las hectáreas arrasadas por el fuego superan las 10 millones. Una auténtica desgracia. En este momento, Melbourne es la ciudad con la peor calidad de aire del planeta. "No tengo asma, nunca tuve problemas respiratorios, de hecho me gusta bastante el calor. Cuando me vio el fisioterapeuta, pensé que retirarme sería lo mejor. No es justo que nos obliguen a jugar bajo estas condiciones, no es saludable para nosotros. Pensé que hoy no nos dejarían jugar, pero tampoco tenemos muchas más opciones”, declaró la tenista, número 82 del ranking WTA.

Bouchard, que pudo sacar finalmente su encuentro adelante en dos sets, también compartió su desagradable experiencia: "De repente comencé a sentirme mal. No era tos, pero notaba un aire pesado que me dificultaba un poco la respiración. Cuando te ves sin aliento después de un punto largo y difícil sientes que no puedes respirar correctamente, esa sensación me dio un poco de náuseas”. En lo que respecta al cuadro masculino, Bernard Tomic, cuartofinalista en Wimbledon 2008 y actual número 183 de la ATP, fue otra de las voces que tampoco se calló: "Parece que no entre aire, me cansaba fácilmente durante el partido. Simplemente no podía respirar”.

Las autoridades públicas actúan

En el portal AirVisual, que mide la calidad de aire en el mundo, algunos barrios de la ciudad alcanzaron niveles de contaminación altos pese a que los incendios se encuentran a kilómetros de distancia. El índice de PM 2.5 (unas partículas minúsculas que pueden dañar la salud) se situó por encima de las 350, siendo 300 ya un nivel peligroso según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ante la alarma generalizada, las autoridades públicas ya han empezado a cerrar piscinas y playas, además de cancelar carreras de caballos, entre otras medidas. Por su parte, Tennis Australia, a través de su cuenta de Twitter, rebaja el pánico: "Se tomarán más decisiones en base a los datos 'in situ' y en estrecha consulta con nuestro equipo médico, la oficina de Meteorología y los científicos de la Autoridad de Protección Medioambiental del Estado de Victoria (cuya capital es Melbourne). Como siempre, nuestra prioridad es la salud y la seguridad de jugadores, personal y fans".

Vista general del Melbourne Park, envuelto por partículas contaminantes en el aire. (EFE)
Vista general del Melbourne Park, envuelto por partículas contaminantes en el aire. (EFE)

La preocupación no solo se concentra en el Melbourne Park, sino que se extiende por otras zonas de la ciudad como Kooyong, donde anualmente se celebra una de las exhibiciones más importantes del circuito tenístico. Allí, María Sharapova y Laura Siegemund decidieron zanjar su duelo dadas las difíciles condiciones a las que tuvieron que hacer frente. “Comencé a sentir una tos incómoda cuando se acercaba el segundo set, pero estuve enferma algunas semanas, así que pensé que igual tenía algo que ver con eso. Entonces escuché a Laura hablar con el árbitro, le estaba diciendo que ella también estaba pasando por lo mismo que yo”, detalló la rusa. Las jornadas venideras no parece que vayan a calmar los ánimos. Mientras, Craig Tiley, CEO de la organización, pide tranquilidad: "El juego se suspenderá si las medidas controladas lo consideran necesario, como cuando hace mucho calor o llueve. Estamos en consultas constantes con la WTA y la ATP, la decisión que tomamos esta mañana fue la de jugar y ambos circuitos la respaldaron. Para nosotros es una experiencia nueva, nunca habíamos gestionado la calidad del aire. Confiamos en nuestros expertos".

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios