fin a cuatro años de relación profesional

El 'divorcio' de Garbiñe Muguruza o por qué rompe con su entrenador

La hispanovenezolana ha anunciado en su cuenta de Twitter que ha decidido cambiar de entrenador tras cuatro años de relación profesinal. Fue campeona de Wimbledon y Roland Garros con él

Foto: Sam Sumyk junto a su expupila Garbiñe Muguruza. (EFE)
Sam Sumyk junto a su expupila Garbiñe Muguruza. (EFE)

A sus 25 años y sumida en un mal momento deportivo, Garbiñe Muguruza ha decidido poner fin a su relación profesional con Sam Sumyk, quien llevaba cuatro años a su lado como entrenador. Su vínculo empezó en septiembre del año 2015 cuando Garbiñe prescindió de su técnico Alejo Mancisidor y decidió confiar en el francés. Atravesando una gran crisis en su actual juego (reflejada también en los resultados), Muguruza ha anunciado a través de su cuenta personal de Twitter que su camino y el de Sam Sumyk se separan.

De esta manera cierra un ciclo de cuatro años en el que ha tocado el cielo y el infierno: el cielo a través de los títulos de Roland Garros y Wimbledon conquistados en 2016 y 2017 respectivamente y el infierno en el que anda metida actualmente, sin lograr buenos resultados y situada en el puesto 27 del ranking WTP.

"Para mi Garbiñe es la mejor jugadora del mundo cuando está bien y con confianza. Lo digo hoy y lo dije siempre. Tiene una mirada, una determinación y unas condiciones para ser la mejor durante mucho tiempo. Espero y deseo que esta decisión que ha tomado sea lo mejor para su carrera". Señala a El Confidencial Xavi Budó -exentrenador de Carla Suárez y actual de Paula Badosa- conoce a la perfección a Muguruza, el circuito femenino y las diferentes relaciones entre técnico y jugadora.

"Cada persona y cada tenista es distinto, unos buscan relaciones de mucho tiempo y otros hacen más cambios", comenta Budó con respecto a la manera en la que un tenista afronta un cambio de entrenador. "Cuando alguien busca un cambio de entrenador puede ser por varios motivos: dar un nuevo impulso a su carrera, recuperar la confianza... Las relaciones entrenador/tenista en tenis son muy exigentes por ambas partes porque estás todo el año viajando por el mundo y pasas meses enteros fuera de casa".

Budó estuvo durante diez años al lado de Carla y lo 'dejaron' en 2017. Desde el pasado septiembre se enroló en la carrera de Badosa... "llevo nueve meses con ella, su progresión está siendo excelente en este tiempo que llevamos juntos. Estamos trabajando muy duro, y si sigue con este nivel de compromiso, puede aspirar a grandes cosas en el mundo del tenis", concluye sobre la tenista que fue campeona del Roland Garros Junior de 2015 por doble 6-3 a la rusa Anna Kalinskaya. El ejemplo de Budó es uno. Garbiñe tiene el suyo propio después de haber contado incluso con Conchita Martínez, con quien estuvo cuando conquistó Wimbledon (Sam estaba ausente por paternidad).

Las discusiones entre Sam y Garbiñe

Si bien los títulos que ha logrado Garbiñe (aparte de los Grand Slams ha conquistado otros torneos como Pekín o Cincinnati) la han llevado hasta conseguir ser la número uno del tenis, otros sucesos le han hecho estar en el ojo del huracán: ya en 2016 tuvo una discusión con Sam en Doha, pero todo eso se olvidó tras la conquista de Roland Garros, hecho que le permitió situarse la número dos del mundo. En 2017, ya con Sam de vuelta tras su paternidad, alcanzaría el número uno del mundo sumando la mencionada victoria en Cincinnati en la que completó su mejor temporada.

Garbiñe Muguruza en la presente edición de Wimbledon. (EFE)
Garbiñe Muguruza en la presente edición de Wimbledon. (EFE)

2018 sería diferente aunque Garbiñe conquistó Monterrey y llegó a las semfinales de Roland Garros (solo Simona Halep la pudo frenar), se dieron otros momentos de tensión como el del Masters de Miami, cuando la tenista respondería a Sam en voz alta "¡no vuelvas a decirme que me calle la puta boca!"; o el que protagonizaron en Pekín cuando su entrenador le pedía más primeros servicios y la española le respondía aireadamente "no tengo ese jodido saque"... O en las WTA Elite Finals, en las que discutió también con su entrenador y más tarde se encaró con el cámara que estaba grabando el momento.

El último momento de tensión entre ambos se vivió hace relativamente poco, después de perder en su estreno en Londres por doble 6-4 ante la brasileña Beatriz Haddad. En la rueda de prensa posterior al partido le preguntaron sobre su entrenador y no hizo ningún tipo de defensa, simplemente respondió muy seria. "No sé, ahora no quiero hablar de esto...", indicó la hispanovenezolana.

A pesar de este cambio de entrenador, el objetivo de Garbiñe no es otro que seguir con su calendario y en el horizonte tiene el torneo de San José (Estados Unidos), que comienza el 29 de este mes. De esta manera, si Muguruza empieza con ganas en esta póxima competición e intenta enderezar el año puede llegar con una buena dinámica al último 'grande' de la temporada, el US Open, que empieza el 26 de agosto.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios