de desbancar a federer a recuperar el físico

La década de Nadal como número 1: "Sigue insistiendo cuando lo fácil sería dejarse ir"

Carlos Moyà y Juan Carlos Ferrero, sus antecesores como españoles número 1 de la ATP, analizan al tenista que hace diez años se situó en lo más alto del tenis y ahí sigue

Foto: Nadal y Moya, en Roland Garros. (Reuters)
Nadal y Moya, en Roland Garros. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura5 min

Si mantenerse es más complicado que llegar, el mérito de Rafa Nadal es evidente: 10 años después de tocar por primera vez el cielo, todavía permanece en él. Agosto de 2018 representa una fecha destacada en la historia del deporte español, cerrando una década desde la llegada al trono del jugador de Manacor.

En un acercamiento con aroma a historia, El Confidencial charla con Carlos Moyà y Juan Carlos Ferrero, los dos únicos jugadores españoles que alcanzaron la cima mundial del tenis antes que el mallorquín, para relatar lo que significó la primera ascensión de Nadal. Un hito histórico como cimiento en la carrera de uno de los mayores deportistas de todos los tiempos.

Moyà, un relato de cercanía

Un referente desde la infancia para Nadal, la figura de Moyà siempre representó el ejemplo a seguir. Por cercanía natural, por identidad de origen, por pura convivencia, el primer número 1 en la historia del tenis español recuerda con cariño el momento en que ese muchacho que un día intentaba seguir sus pasos avanzaba más lejos que ningún otro.

“Fue una gran ilusión”, recuerda Moyà. “Rafa llevaba un tiempo persiguiéndolo y no estaba claro de cara a los demás que lo fuera a conseguir. Había pasado problemas de lesiones y el Federer que estaba en esa época era intratable. Fue un gran logro. Por mi parte, estuve muy contento y satisfecho de que un amigo como él pudiera ser número 1”, relata el mallorquín sobre un hito fantástico.

“Hay que ponerse en contexto de esa época. En los tres últimos años Federer había dominado muchísimo el circuito y era casi imbatible. Luego surgió Rafa, el único que más o menos le iba batiendo en sus enfrentamientos directos”, recuerda Carlos sobre un Roger para el que la derrota en 2005 (4), 2006 (5) y 2007 (9) era algo menos que una excepción. “Es verdad que llegaba la época de hierba y Rafa podía perder con varios jugadores. Pero Federer sólo perdía con él. Que Rafa fuera número 1 no fue sorpresa, porque llevaba tiempo cerca, pero sí algo que se antojaba imposible: desbancar al mejor Federer”.

"Que Rafa fuera número 1 no fue sorpresa, porque llevaba tiempo cerca, pero sí algo que se antojaba imposible: desbancar al mejor Federer", dice Moyà

El mérito de Nadal ha ido creciendo con el paso de los años hasta convertirse en una carrera de oro. Su primera ascensión, un momento que sacia carreras, ha representado apenas una etapa en un recorrido sin fin. “No solo hay que echar la vista atrás a ese momento”, matiza Moyà. “Visto ahora, que han pasado hace 10 años, que ha recuperado el número 1 tantas veces, que ha vuelto de lesiones, que ha ganado un Grand Slam 13 años después del primero,… Creo que es algo que en un deporte individual se ha visto pocas veces. Desde luego no en mi época. Ahora como está también Federer parece más normal, pero es algo que hace 15-20-30 años era imposible de ver. Lo que le mantiene son las ganas de mejorar, esa perseverancia de no dar nunca un punto por perdido es lo que hace que Rafa sea tan grande”.

¿Es la precaución de Rafa una de sus grandes virtudes? ¿Hasta qué punto Nadal nunca da las cosas por hechas? “Recuerdo un momento en esa época cuando era número 2 y todavía no había logrado llegar a número 1. Una frase que Rafa me dijo y que se me quedó grabada”, desvela Carlos. “¡Qué cerca me he quedado de ser No. 1!”. Cuando veía que lo intentaba y que Federer no cedía. Que lo intentaba, se lesionaba y luego volvía, me acuerdo de esa frase. Le decía que no se preocupara, que lo iba a conseguir, que era muy joven todavía. Eso explica un poco la humildad que tiene”.

Para mantenerse 10 años en la cima no hay secretos. Y Moyà conoce de primera mano la esencia que ha convertido a Nadal en una figura fija en la cima del deporte. “Hay muchas cosas que hacen diferente a Rafa. Desde su estilo de juego a, sobre todo, la mentalidad que tiene. El no tirar ni un punto, el ir perdiendo fácil un partido y no quejarse y darle la vuelta. Seguir insistiendo cuando lo fácil sería dejarse llevar un poco. La gente que no ha practicado deporte no sabe lo difícil que es eso. El que nunca la frustración pueda con él. No es que nunca se sienta frustrado, porque sí que lo siente. Pero que esa frustración no se apodere de él. Que siga luchando y compitiendo como lo hace. Para mí eso marca la diferencia con los demás”.

Los número 1 españoles, en una imagen de archivo. (ATP)
Los número 1 españoles, en una imagen de archivo. (ATP)

El apunte de Ferrero

“Recuerdo que empezó muy temprano ya a competir con los mejores. Con apenas 16 años y cuando llego a 22 ya había acumulado mucha experiencia. Tener a Moyà a su lado le ayudó mucho tenerlo, como ejemplo en todos los entrenamientos, en partidos, en vivencias de Carlos,… Todo eso le ayudó para llegar más rápido a lo más alto", explica el ex número 1.

"Estoy convencido de que superar a Federer fue un reto y un objetivo que se marcaron. Una vez conseguido, cosa que seguro veían muy difícil, la satisfacción debió ser algo muy grande. Superarle también suponía para Rafa dar un golpe en la mesa y decir: ‘Aquí estoy yo y voy a pelear por esto durante mucho tiempo".

"Compite de manera superior; mentalmente es capaz de adaptarse a cada situación. Encuentra soluciones inmediatas", dice Ferrero

El de Villena abunda en su discurso: "Que hubiera habido dos número 1 antes que él estoy seguro que le ayudo. Siempre que uno tiene ejemplos en los que mirarse ayuda muchísimo a la hora de creer uno que lo puede conseguir. Si no hubiera habido en la historia de España nunca ningún número 1 tal vez hubiera dudado. Quizá le hubiera costado algo más o quizá no, pero tenerlos ahí sin duda habrá sido de mucho ayuda".

"El detalle que a Rafa le hace diferente a los demás es que compite a un nivel superior que el resto. Es capaz de jugar cada punto al máximo nivel, uno detrás de otro sin bajar de intensidad en ningún momento. Y mentalmente es capaz de adaptarse a cada situación que se le pone por delante muy rápidamente. Encuentra soluciones inmediatas. Mentalmente es muy superior a los demás”, finaliza Ferrero.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios