la eliminatoria se disputará del 16 al 18

El patriota Nadal se alista para la Davis

A pesar de las lesiones y la dureza de la temporada el tenista ha decidido acudir como número 1 a Nueva Dehli. Ferrer, Feliciano y Marc López completan el mejor equipo español posible

Foto: Rafale Nadal, en los Juegos de Río (EFE)
Rafale Nadal, en los Juegos de Río (EFE)

Vuelve el ídolo, y en esta ocasión no se ha demorado demasiado. Rafael Nadal le da un color diferente a la Copa Davis. Cuando las listas empiezan por su nombre todo suena mejor. No es ya solo que sea el mejor jugador español, que lo es sin duda, sino también tiene una cuestión moral, de refuerzo del equipo entero. España, que disputará contra India el ascenso al Grupo Mundial de Copa Davis, no necesita del balear para ser superior al equipo asiático, pero el hecho de que acuda a la cita es un mensaje en sí mismo. Ya pasó algo parecido el pasado año, cuando fue a Dinamarca en otra eliminatoria que tampoco le necesitaba pero en la que decidió hacer patria.

Conchita Martínez, en una soleada mañana en el Club de Tenis Chamartín, señero centro de tenis de la capital madrileña, empezó su lista con ese nombre y ya todo dio lo mismo. El resto de la convocatoria se completaba con lo más granado del tenis español, David Ferrer, Feliciano López y Marc López, pero la noticia era, más que nunca, el primer nombre. Cuando llega el héroe lo demás pierde algo de fuerza. 

La presencia de Nadal en la Davis siempre queda en duda, y es normal. Lo es porque las lesiones, que en su carrera son importantes, le han empujado a mirar más por lo suyo y escoger con mimo las citas en las que está y en las que no. En el calendario de un tenista la Davis es uno de los torneos más fáciles de suprimir. No da puntos, no da dinero y, una vez ya ganada, tampoco supone un empujón de prestigio muy grande. Y, sin embargo, Nadal hará un larguísimo viaje hasta Nueva Delhi, con escala en Doha, para jugar una eliminatoria de la que podría haber prescindido. Incluso sin dañar al equipo, que sin él es indudablemente peor pero suficiente para sobreponerse a India. 

¿Por qué va Nadal? Lo primero, y es evidente, porque le gusta jugar con España. Su compromiso verbal siempre ha sido grande, nunca se ha cortado en decir que le encanta jugar por su país y demás, aunque los hechos no siempre cuadraban con las palabras. Después de la Copa Davis que España ganó en Sevilla en 2011 el jugador sorprendió a todos anunciando que el año siguiente no acudiría a la llamada del equipo. El impacto fue mayor porque lo hizo en la rueda de prensa después de la consecución de su victoria, es decir, transformó una celebración en una despedida. Incluso los rectores de la competición se mostraron confusos ante sus palabras y el tempo elegido para su comunicación. 

Volvió después, un año y medio más tarde. Lo hizo por compromiso, España se jugaba el descenso, y también porque, de algún modo, la Davis es beneficiosa para Nadal. Es una semana muy diferente a lo que viven en el día a día los tenistas. Hay pocos deportes más individualistas, en los que los jugadores estén más centrados en sí mismos y desconectados del resto. La Davis, en eso, ofrece una puerta a una experiencia diferente, a convivir con compañeros con los que hay buena relación pero que en el resto del año solo se cruzan pequeñas conversaciones en la individualidad. La Davis es diferente, es grata, hay buen trato, también algo de asueto, pues suele haber una cena de jugadores en la que se pueden salir un poco de las rutinas habituales. Ese es, además, uno de los reclamos con los que juegan los entrenadores para llamar a las estrellas: aquí te lo pasarás bien.

Nadal y Marc López estarán en la Davis.
Nadal y Marc López estarán en la Davis.

La nueva dirección

Podría tomarse también como un refrendo al nuevo rumbo del tenis español. Desde hace solo unos meses ha cambiado el presidente. El nuevo es Miguel Díaz, se ha marchado ya José Luis Escañuela con quien el jugador balear no tuvo, especialmente al final de su mandato, mucha sintonía. El cambio tendrá que ser testado, después de una presidencia turbulenta se espera estabilidad y tener a los mejores jugadores disponibles también es un mensaje. Aunque muchos de ellos fueron en los días malos es probable que ahora quieran también reafirmar su compromiso con los nuevos tiempos. 

Los cambios están aún por venir. El nuevo equipo de trabajo, que ha colocado ya un nuevo director general y un director deportivo en la federación, lleva aún pocas semanas en el cargo, insuficiente para saber exactamente cuáles son los planes. Se sabe, eso sí, que no son los de antes, y con eso para muchos es suficiente. En la rueda de prensa el presidente, Miguel Díaz, dejó caer que es posible que Conchita Martínez no siga siendo capitana de la Copa Davis, solo de la Fed Cup. Ella está dispuesta a continuar también con los chicos, pero la decisión no está cerrara y es probable que sea contraria a su deseo. La capitanía de la Davis es un cargo muy atractivo para exjugadores y entrenadores, y no es descartable que el nuevo equipo busque alguien que de un buen perfil y que, además, les pueda servir para reafirmar su poder.

Un detalle más, importante aunque no para el presente sino para el futuro. Rafa Nadal, el ídolo, es también el más joven de los cuatro tenistas del equipo. Y eso que ya pasa la treintena. El dato es, en algún modo, preocupante. Habla de una falta de relevo generacional, como si no hubiese españoles de menos edad asentados en el circuito y capaces de meterse en una lista de la Copa Davis. Pasa en España, pero no es algo único del país. En general los jugadores duran cada vez más tiempo, están mejor preparados y cuidan más los detalles. Eso hace que sea cada vez más difícil el ascenso de nuevas figuras. Y, en España, los que siguen dominando son los mismos que hace cinco años. No es el mejor dato, aunque está directamente relacionado con el tenis de hoy en día. 

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios