Bernard Tomic, el 'bad boy' del tenis: una historia de agresiones, mujeres... ¿y drogas?
  1. Deportes
  2. Tenis
ESTABA LLAMADO A SER UNO DE LOS GRANDES

Bernard Tomic, el 'bad boy' del tenis: una historia de agresiones, mujeres... ¿y drogas?

El joven tenista australiano ha sido relacionado con una supuesta trama de drogas tras una conversación con una joven que se habría producido en tono de broma y que le ha metido en un lío

placeholder Foto: El australiano Bernard Tomic, durante un partido de la presente temporada.
El australiano Bernard Tomic, durante un partido de la presente temporada.

"Hace unos años dije que Tomic parecía bueno. Algunos años más tarde mantengo que es bueno, pero da la sensación de que no quiere ser muy bueno". Esta frase fue pronunciada por Toni Nadal meses atrás y, lo cierto, es que no le faltaba nada de razón. A sus 22 años, Bernard Tomic estaba llamado a convertirse en uno de los grandes relevos del tenis mundial, pero pasa el tiempo y sigue sin dar el paso que se espera de él. Y, por si fuera poco, se le conoce más por sus problemas extradeportivos que por su juego. Su último lío es más que complicado: una supuesta relación con una trama de drogas.

Peleas, vejaciones, retiradas de carnet, fiestas descontroladas... en sus pocos años como jugador profesional, el tenista 'aussie' siempre ha estado rodeado de polémicas, siendo la última la más grave de todas. Aunque desde su entorno se asegura que su último lío se trata de "una broma", lo cierto es que Tomic vuelve a estar en el punto de mira, pese a su victoria ante David Ferrer en Indian Wells. Una compañía no demasiado recomendable, una discoteca y un ligue nocturno han complicado al tenista, que ahora deberá demostrar que no tiene nada que ver con una supuesta trama relacionada con la venta de cocaína que le ha salpicado de lleno.

Todo ocurrió en un club nocturno de la Gold Coast australiana, en el que Tomic estaba junto a un amigo, el magnate James Pickering. Tal y como revela el diario Gold Coast Bulleting, el empresario australiano está acusado de cuatro cargos por distribución de cocaína, dos de ellos relacionados con menores. Y aquella noche en la que Tomic estaba en el local de su amigo, podría tener consecuencias para el tenista: tal y como se revela en los documentos judiciales para procesar a Pickering, el tenista habría comentado a una adolescente no identificada que tenía en su poder "cocaína por valor de 36.000 euros".

En dicho diario, Pickering ha querido salir al paso de la polémica, tratando de ayudar al joven jugador: "Si esa conversación se produjo, desde luego que fue una broma. Sé con seguridad que Tomic no tiene nada que ver con las drogas, así que solamente fue una broma que se fue por el camino equivocado", señala. Lo cierto es que esta polémica no ayuda absolutamente en nada al tenista australiano, que ya acumula múltiples líos más allá de las pistas mientras que el gran tenis que atesora continúa sin salir a flote como para considerarlo uno de los mejores jugadores del mundo.

El rey de las polémicas extradeportivas

Dentro del circuito, Tomic es conocido por ser un amante de la fiesta, uno de esos deportistas al que le gusta desmadrarse hasta altas horas. Una de las más conocidas es la que tuvo lugar en una de las salas de su amigo Pickering. En dicho local, más de 15.000 adolescentes celebraban una macrofiesta de graduación, en la que Tomic se convirtió en protagonista: dos jóvenes le pidieron que subiera al escenario, en el que le dejaron con muy poca ropa encima mientras dos jóvenes realizaban desenfrenados jueguecitos con el tenista, al que no le importaba lo más mínimo estar siendo fotografiado.

Por si fuera poco, se quedaría sin carnet de conducir por sobrepasar con creces los límites de velocidad mientras conducía el Ferrari de, cómo no, su amigo Pickering, lo que provocó que volviera a estar en el centro de la polémica.

Pero el gran problema llegó durante el Masters 1.000 de Madrid de hace dos años, en el que su padre iba a propinar un brutal cabezazo a un entrenador de Tomic por el que le iba a romper el tabique nasal. Poco o nada tenía que ver el tenista con ello, pero a colación de lo sucedido se destaparon algunas prácticas que tenía con el hombre que ejercía de 'sparring' con él.

El padre del jugador, Ivica, discutía por las calles de Madrid con Thomas Drouet, un hombre que ayudaba en los entrenamientos a Bernard. El tono de la conversación fue 'in crescendo', hasta propinarle un brutal cabezazo que iba a provocar su detención. Tras el suceso, el 'sparring' galo iba a declarar, confesando las vejaciones que sufría por parte del joven jugador: habituales insultos e, incluso, llegó a ser disparado con una pistola de aire comprimido. El chico malo del tenis vuelve a estar en el punto de mira por una nueva polémica, donde ha sido relacionado junto a su gran amigo en una supuesta trama de drogas.

Bernard Tomic Tenis
El redactor recomienda