jaco peyper faltó al respeto al rugby

La polémica foto del Mundial de rugby: la mofa de un árbitro que le manda a casa

Jaco Peyper se hizo una fotografía bromeando con aficionados galeses sobre el altercado durante el Francia - Gales y la World Rugby, en pleno Mundial, lo ha castigado por ello

Foto: El polémico codazo de Sebastien Vahaamahina ante Gales. (Reuters)
El polémico codazo de Sebastien Vahaamahina ante Gales. (Reuters)

Francia aún estaba en shock por su eliminación del presente Mundial de rugby y, especialmente, por la forma en la que se produjo. El codazo intolerable en un maul de Sébastien Vahaamahina al galés Aaron Wainwright le convertía en uno de los villanos de la historia del rugby, condenaba a una Francia que acabó desfalleciendo ante el empuje de la poderosa delantera galesa y completaba uno de los episodios más tenebrosos de la historia reciente del rugby. Medio mundo era testigo de cómo el devastador codazo del segunda línea de Nueva Caledonia al tercera galés le costaba la expulsión más justificada de la historia de la Copa del Mundo.

[La otra cara de la bestia del Mundial, Mulipola]

Con Francia aún aturdida por lo sucedido, el colegiado del partido, el sudafricano Jaco Peyper, se dispuso a salir a tomar algo tras el partido, cuando se encontró con un grupo de entusiasmados galeses que le pidieron hacerse una foto con él. El colegiado accedió y comenzaron las chanzas sobre el codazo de Vahaamahina, hasta el punto de simularlo en la foto. No solo los aficionados, hasta el propio Peyper participó en la mofa simulando el codazo ante la algarabía de los seguidores del Dragón. Peyper no midió bien las consecuencias de su acción y la foto saltó inmediatamente a las redes sociales.

La mofa más viral del Mundial de rugby

La indignación entre los franceses comenzó a crecer, porque aunque no se duda de que la decisión de Peyper fue más que justificada, el gesto de mofa del árbitro ha caído como una bomba. Incluso los galeses, no los que salen en la imagen pero sí una amplia mayoría de sus aficionados, censuran la chanza del colegiado y de los seguidores que aparecen en la polémica instantánea.

Ante tal tesitura, World Rugby abrió una investigación para estudiar la situación y el modo en que se produjo la mofa de Peyper. Y 48 horas después ha determinado que el sudafricano no pitará más partidos en esta Copa del Mundo. Considera intolerable el comportamiento el colegiado, por la falta grave que supone esa imagen después de lo acontecido en el partido.

Falta de respeto, falta grave

El mundo del rugby ha censurado a Peyper y su broma pesada, respaldando la decisión de World Rugby de no incluirle en las designaciones para las semifinales y las finales, incluida la de consolación. El colegiado ha faltado a uno de los valores principales que aparecen en el preámbulo del reglamento mundial de rugby, el del respeto. En este caso el respeto a los jugadores. Y Peyper, que contaba en las quinielas para pitar alguno de los cuatro partidos que restan por jugarse, no dirigirá más encuentros del Mundial y habrá que ver si sale de la nevera o no vuelve a asomarse a la escena internacional.

Sebastien Vahaamahina en el partido ante Gales. (EFE)
Sebastien Vahaamahina en el partido ante Gales. (EFE)

Mientras esto ocurre, el triste protagonista de la acción, el francés Vahaamahina, ha confirmado que aparca su carrera internacional y deja la selección francesa. A sus 28 años, este gigante de 2,02 y 126 kilos cuelga las botas con Francia en su momento álgido como jugador después de vestir la camiseta del gallo en 46 ocasiones. "Ha sido duro, muy duro para mí. Tenía planeado desde hace meses que iban a ser mis últimos partidos con la selección. Quería hacer el mejor partido posible y el deseo y la agresividad que puse me jugaron una mala pasada... Perdí el control y me arrepiento de lo que hice. Es el final de un ciclo, una nueva página empieza en mi carrera. Tengo 28 años y no puedo esperar a reconstruirme física y mentalmente para volver más fuerte", declaró el jugador al comunicar su decisión.

Otro villano del rugby

Vahaamahina pasa a engrosar la lista de ilustres villanos del rugby junto a jugadores como Keith Murdoch, un pilar neozelandés que propinó un puñetazo a un miembro de seguridad de un hotel en una gira en 1972 y fue expulsado de los All Blacks automáticamente. La federación neozelandesa (NZRU) lo montó en un avión en Cardiff, donde ocurrió el altercado, y lo embarcó rumbo a Auckland, pero Murdoch se bajó en Australia y desapareció para siempre. Avergonzado por su error decidió que era mejor reconstruir su vida anónimamente y se estableció en un pueblo minúsculo en medio del desierto australiano donde pasó el resto de sus días sin que en Nueva Zelanda tuviesen noticias de él. No parece que Vahaamahina vaya a repetir ese comportamiento. Ni Peyper, que también ha pasado a engrosar esa lista, tampoco.

Rugby
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios