el club alicantino cumple 30 años

Elda Prestigio, la tenaz resistencia de unas leonas de leyenda

El Elda Prestigio cumple 30 años con la mirada puesta en los éxitos que les espera. Con un palmarés impresionante, toca volver a repetir grandes triunfos

Foto: Plantilla de la temporada 2015/2016 con la camiseta conmemorativa (FOTOS cedidas por Subetudeporte)
Plantilla de la temporada 2015/2016 con la camiseta conmemorativa (FOTOS cedidas por Subetudeporte)

A principios de los 80, con los éxitos de Fernando Martín, Butragueño o Perico Delgado como testigos, nacía un club de balonmano femenino en Elda dispuesto a pintar su nombre con letras de oro. El deporte español regaló grandes triunfos y en Levante fueron las chicas las que decidieron que ese era su momento y que no iban a quedarse atrás. Hoy el Elda Prestigio puede presumir de llevar 30 años dando guerra, definitivamente sabe lo que es estar en lo más alto.

Pepe Verdú, presidente del club, dice que “Elda es una población donde se respira balonmano, somos un pueblo luchador y muy orgulloso. Resistimos porque somos una gran familia, porque siempre hemos estado muy unidos, porque no nos rendimos ante la adversidad y porque por encima de todo amamos a este club que lleva con mucho orgullo el nombre de nuestra ciudad. Todo esto lo estamos consiguiendo gracias al apoyo del Ayuntamiento, al magnífico trabajo de base realizado por técnicos y jugadoras, al alto rendimiento ofrecido por nuestras 'leonas' y sobre todo gracias a la comprensión e implicación de muchos padres que creyeron en el proyecto, implicándose en cargos directivos con gran responsabilidad. A todos ellos les debemos la resistencia y salvación del club”. 

El mandatario es el jefe de esta 'aldea' que resiste como los galos, con fuerza y poderío. Son el último club de balonmano femenino de los históricos que se mantiene en pie a pesar de que hace unos años tuvo que renunciar a competir en Primera por motivos económicos. Un revés que llevan con dignidad y humildad, como asegura el presidente.

Elda Prestigio, la tenaz resistencia de unas leonas de leyenda

Laureado palmarés

Explica que “la entidad se recupera respetando el trabajo de la base, implicando a los padres, con economía de guerra, con muchísimo trabajo de gestión, con humildad, dando la cara ante los acreedores, diciéndoles siempre la verdad de la situación y esperando su comprensión para solucionar los problemas. Afortunadamente todos fueron muy comprensivos y facilitaron mucho la gestión de la deuda hasta poderla hacer asumible y evitar la desaparición del club”. 

Estuvieron en la cima del éxito, fueron 4 veces campeonas de Liga y dos veces levantaron la Copa de la Reina, grandes momentos que todos recuerdan con nostalgia en un año muy especial; este 2016 el club cumple 30 años. Lo recuerda “con nostalgia y a la vez con alegría. Supuso un esfuerzo tremendo de muchas personas durante mucho tiempo, pero que mereció la pena en todos los sentidos. Creemos humildemente que formamos parte por un tiempo de la historia de Elda y eso me llena de orgullo. El club, creo, era identificado porque estaba construido con un estilo propio y diferente de lo que se llevaba. Constituido por un bloque de jugadoras que aguantó mucho tiempo (aunque no siempre fuera el mismo) y que fue completado con jugadoras que estaban al alcance de las posibilidades del club. El presupuesto osciló entre el 4º-5º de la DHF, pero los resultados se mantuvieron una década entre 1º-3º. Creo que la eficacia define lo que fue”, recuerda y comparte Ángel Sandoval, que llevó las riendas del club en el 85.

Ha pasado mucho tiempo, han sabido moverse con destreza entre los triunfos y los golpes, vaivenes que nos les frenan. Hoy siguen luchando con la misma ilusión de siempre en la categoría autonómica, formando a deportistas en potencia. “Para mí la nueva cantera de Elda la definiría como un brillante en bruto. Muchos niños/as con ilusión y ganas de practicar este deporte. Ayudados por entrenadores con mucha experiencia y que les apasiona el balonmano. Para mí se está viviendo un momento bueno en el que hay que aprovechar todos esos pequeños talentos que encontramos en Elda y sacarles el mayor rendimiento para que puedan disfrutar del balonmano y poder llegar lo mas lejos posible”, afirma Vanesa Amores, ex jugadora del club que fue bronce en los JJOO de Londres y que hoy entrena al equipo infantil A.

Imagen tras ganar la Copa de la Reina en Telde en 2002
Imagen tras ganar la Copa de la Reina en Telde en 2002

De profesión a hobby

Otras guerreras, como Isabel Ortuño o Maja Popovic, continúan igualmente ligadas al club transmitiendo a los más pequeños valores y talento. “Ser entrenador es más complicado de lo que yo pensaba. Ver como un grupo de niñas evoluciona como equipo es algo súper gratificante. Vivo cada entrenamiento e intento que mis jugadoras amen este deporte tanto como yo lo hago”, nos cuenta Isabel.

Ellas vivieron los mejores momentos del club y como entrenadoras les toca vivirlo desde una situación menos privilegiada. Pepe Rizo, entrenador del primer equipo, explica cuál es el panorama del balonmano femenino actual. Asegura que “la práctica desaparición o gran disminución de las aportaciones realizadas por sponsors privados y públicos ha supuesto que las jugadoras que juegan en España hayan tenido en su mayoría que dejar de tener el balonmano como una profesión y comenzar a verlo como un hobby y, por tanto, reducir lógicamente el tiempo que se le puede dedicar  a la práctica de este deporte. Esto ha ocasionado que las mejores jugadoras se hayan ido a otras ligas más profesionales y que el número de extranjeras haya disminuido en gran medida y también que algunas jugadoras hayan abandonado la práctica del balonmano”. 

Imagen del ascenso logrado en Bilbao en 1992
Imagen del ascenso logrado en Bilbao en 1992

Pujantes mujeres

Una dura descripción la de Pepe Rizo, que sin embargo no elimina las esperanzas de ver a su deporte de nuevo donde merece. Así, subraya que “creo que una vez tocado fondo, el balonmano femenino está en disposición de retomar la senda del crecimiento y si la situación económica general ayuda, no veo inconvenientes para que año a año la situación vaya mejorando. Sería también importante, a nivel general, trabajar en fomentar la práctica de deporte femenino de forma que aumente la cantidad de mujeres que lo practiquen y así, con un mayor número de jugadoras, también se producirá un aumento en la calidad deportiva y un mayor arraigo social del deporte femenino”.

El Elda Prestigio sigue trabajando poco a poco por ocupar un lugar entre los mejores, siempre con los pies en el suelo pero el empeño en lo más alto. Seguidores no le faltan, tiene una buena afición y un jefe de prensa al que impusieron la insignia de plata del club por su apoyo y promoción del balonmano femenino. Vicente Muñoz puede presumir de tener un archivo único del club. Relata para acabar que “fue una sorpresa, no me lo esperaba. Es algo muy bonito que el equipo de tu ciudad y al que amas te lo reconozca de esa manera. El propio presidente me dijo que no solo era en nombre del Elda, sino que también por los demás equipos que te quieren y valoran tu trabajo”.

Nadie sobra y todos suman. Juntos presidente, jugadoras, comunity manager, afición… hacen posible que Elda sea un referente para los amantes del balonmano femenino.

Más información en subetudeporte.com

¡Buen saque! la moda y estilo del tenis traspasa las pistas

Evita las lesiones, prueba la propiocepción

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios