el español está a un paso de la gloria

Las 25 caídas de Marc Márquez que amenazan su título en MotoGP

Nunca se ha caído tanto como esta temporada, por fortuna casi siempre en entrenamientos. Sólo un contratiempo de estas características le podría arrebatar un Mundial que tiene en la mano

Foto: Imagen de una caída de Marc Márquez. (EFE)
Imagen de una caída de Marc Márquez. (EFE)

Tiene el título a tiro, más bien en la mano. Marc Márquez huele a campeón del mundo de MotoGP por los cuatro costados. Sólo una catástrofe le privaría del entorchado. Con quedar entre los once primeros en el Gran Premio de la Comunitat Valenciana alcanzaría la cima en primer lugar. Andrea Dovizioso, su enemigo, necesita ganar y que el nuestro quede por detrás del puesto 11. El escenario es perfecto, nadie cree que el piloto nacido en Cervera meta la pata. Tan solo una desgracia podría enterrar su sueño, una caída podría ser fatal. Y la realidad es que el español rueda por los suelos con una pasmosa facilidad…

"Siempre piloto al límite, al ciento por ciento, porque ese es es mi estilo", se justifica Márquez porque esta temporada ha patinado más veces de lo que es habitual, porque a lo largo de su carrera deportiva ha besado el asfalto más de la cuenta. Y es que ni más ni menos que en 25 oportunidades no ha controlado la moto Márquez, cayéndose al suelo sin remisión durante este 2017. Su valiente, también arriesgado, pilotaje, siempre yendo al límite, ha podido ser fatal más de una vez, pero por fortuna nunca sufrió lesión alguna durante este ejercicio. Por ello está a un paso de sellar su cuarto triunfo absoluto en la categoría reina.

Mejor caerse el sábado

Sólo un accidente, parece, dejaría sin entorchado a Márquez, dado por sentado el triunfo del italiano. Lo que reflejan los números es que su pilotaje, lejos de ser más conservador, sigue siendo atrevido. No se amilana nunca, cada vez menos, lo que ha provocado algún que otro encontronazo con un rival. Lo que le mantiene en lo más alto, rozando el título, es que 23 caídas tuvieron lugar en sesiones de entrenamiento, sólo 2 se produjeron cuando los puntos estaban en juego. "Es que tengo que ir límite", explicó Marc en mayo, cuando las Yamaha transmitían mejores sensaciones que la Honda. "Mejor caerse el sábado que el domingo", esa es su máxima.

No se recuerda en toda la historia del motociclismo a un piloto que durante una temporada se haya caído tantas veces al suelo, pero los que mejor le conocen tienen claro que su manera de comportarse sobre una moto no va a variar. Seguramente en Valencia, ya rozando el título de campeón, seguramente activará el freno de mano porque sólo un percance le arrebataría la gloria. En tres carreras no puntuó esta temporada, en Argentina y Francia porque mordió el asfalto, mientras que en Inglaterra se rompió el motor. Y prueba de su tremendo talento es que en esas circunstancia está a un solo paso de acabar este año levantando los brazos.

Centenario

Las sesiones previas a la carrera son determinantes. Marc Márquez prueba de todo en las interminables vueltas al circuito para comprobar cómo se comporta la máquina en todas las facetas. Siempre fuerza al máximo, tratando de escudriñar dónde están los límites que ya en carrera no podrá traspasar. Luego, cuando los puntos estaban en juego, ha sido el más certero y regular de todos los que forman parte de la parrilla a la hora de sumar puntos. Prueba de ello es que desde 1998, nadie ha ganado un Mundial de la máxima categoría sumando 3 o más carreras sin puntuar. Aquel año el ganador fue Mick Doohan. "Marc ya es una leyenda", sentenció en 'Marca' el pentacampeón australiano.

[Más noticias de motociclismo]

Ya se ha subido 100 veces en un podio, lo que habla de su excelsa categoría cuando se trata de un piloto de 24 años. Pero su osado estilo nunca ha cambiado lo más mínimo, pues son muchas las caídas que adornan su hoja de servicios desde que camina en MotoGP. Se estrenó en la gran categoría en 2013, firmando 15 incidentes; en 2014 fueron 11 las veces que se cayó, 15 en 2015 y 17 la pasada temporada. Como se puede apreciar, con el paso de los años se ha elevado de una manera notable el número de contratiempos, aunque su pilotaje continúa dejando detalles espectaculares. Como sucedió en el último Gran Premio de Sepang, dejando para el recuerdo una tremenda maniobra para evitar lo que parecía inevitable. Una 'salvada' imposible...

Lejos del asfalto

Golpes, magulladuras, cortes... Son muchas caídas, seguramente demasiadas, pero curiosamente las que mas graves consecuencias han tenido se han producido lejos de los circuitos. Por ejemplo, se fracturó un peroné en 2014 cuando durante la pretemporada montaba en una moto dirtr-track. Sobre la misma sufrió otro percance tiempo después, con fractura del quinto metacarpiano de su mano izquierda, que se volvió a romper en una prueba del Mundial. Poca cosa para un piloto tan intrépido sobre las dos ruedas y que tantos incidentes acumula.

Es una cuestión recurrente en su vida. Las preguntas sobre sus caídas suelen ser muy habituales porque él da motivos para ello. Sabe que no es una cuestión menor, "por eso me exijo mejorar" en este apartado, ha reconocido. Pero no es asunto nada sencillo de afrontar porque su personalidad sobre una moto es la que es y no va a cambiar de un día para otro. Mediado este campeonato, lo de ganar no estaba nada claro, más bien lo contrario, pero tras su aplastante triunfo —octavo consecutivo en Alemania— en el circuito de Sachsenring, todo cambió a mejor. Pisó el acelerador a fondo, arriesgó como sólo él sabe hacerlo y la puntilla la tiene a tiro en Valencia. Toca rezar para que no se caiga...

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios