EL DESAFÍO DE CORRER CON OTRA MENTALIDAD

¡Ay, que éste no es mi Marc Márquez, que me lo han cambiado!

Tras acabar la carrera de Australia, Marc Márquez decía que en Malasia había que sumar y no ser agresivo. Pero hoy en Sepang no ha sido tan contundente en sus planteamientos

Foto: Marc Márquez en el pasado GP de Australia. (EFE)
Marc Márquez en el pasado GP de Australia. (EFE)

Cuesta imaginarse a Marc Márquez corriendo de forma conservadora, por eso cuando hace unos días en Phillip Island decía que no tendría un pilotaje tan agresivo en el GP de Malasia, nos resultó sorprendente a todos. Parecía que Márquez hablara por boca de otro: “Hoy he corrido muchos riesgos, y con esta gran ventaja que hemos alcanzado (33 puntos) hay que ser paciente. He corrido muchos riesgos a lo largo de la temporada y necesitamos hacer un enfoque diferente en los próximos grandes premios”, dijo. ¡Ay, que éste no es mi Márquez, que me lo han cambiado!, debió pensar más de uno, pero lo dijo así, palabra por palabra.

Este jueves ha sido la jornada de prensa en Sepang, y pasados unos días desde la electrizante carrera australiana, Márquez ha madurado y asumido la situación. Sigue mostrándose cauto, pero su discurso ya no es tan contundente. Tiene a su alcance el título, sólo depende de sí mismo, y eso no parece alterarle: “Los nervios de momento van bien”, decía Márquez. “Estaba más nervioso en Phillip Island. Pero tengo que salir idéntica mentalidad, con la misma estrategia, y no dejarme influenciar por la gente. Da igual dónde se gana el título; es más importante ganar”, aseguró con serenidad.

Su planteamiento no cambia por ahora. “En entrenamientos seguiré buscando el límite, pero en carrera ya decidiré en función de las circunstancias: si tendré que atacar, conformarme con un poco, o ser conservador”, explicó. El “problema” es que cuando Márquez habla de buscar el límite es para echarse a temblar, porque buscando ese límite suma ya 24 caídas en 16 carreras… Pero la fortuna ha estado de su parte, porque de todas ellas ha salido de pie.

Pero, en el fondo, Márquez tendrá que pararse a pensar en si merece la pena o no jugársela si no quiere complicarse la vida. No le apetece llegar a Valencia con el título en el aire, y a última hora, en el corrillo con los medios españoles, ha confesado que ya ha hecho sus cálculos para no dejar todo para la última carrera del año. “Sé que si él hace tercero a mí me vale un sexto”, aseguró en Sepang.

Caídas recibidas con risas en el equipo

Cuando te caes tanto pero ganas, aparentemente no pasa nada. Todos contentos. Aunque no siempre es así. El problema de caerse tanto, incluso aunque no haya consecuencias físicas, es que puede resquebrajar la confianza de tu garaje. Pero no es el caso de Márquez, cuyo equipo se mantiene firme junto a él, hecho una piña, y Marc sabe agradecer ese respaldo: “Cuando te caes y sigue habiendo risas y el ambiente es el mismo en el ‘box’, es algo que valoro más. Hubo una época de la temporada en que todo me costó bastante, pero el ambiente en el ‘box’ siempre fue el mismo”, comentó Márquez.

Ahí, no cabe duda, el piloto de Honda gana por goleada a sus rivales. Sólo en el garaje de Valentino Rossi se respira una sensación similar, ya que el grueso de los integrantes de su equipo están con él desde su desembarco en el Mundial de 500 en 2000, y los que faltan desde entonces es porque han terminado jubilándose, o en el caso de Jeremy Burgess, jubilado por el propio Rossi.

El otro aspirante, Andrea Dovizioso, es señalado por muchos como favorito en esta pista, especialmente porque Márquez no lleva una buena racha en Sepang en los últimos años. Aquí ganó Dovizioso el año pasado, en mojado, y se espera lluvia para el domingo. Él no se arruga: “No tenemos nada que perder. Seguiremos siempre igual, siempre lo mismo. No cambia nada: el enfoque siempre ha sido intentar ganar las carreras”, dijo el italiano.

Sepang supone el regreso a las primeras sensaciones del año, porque aquí fue, el pasado mes de febrero, donde los pilotos comenzaron la pretemporada, pero las circunstancias han cambiado muchísimo desde entonces: Honda y Ducati, que estaban entonces bastante lejos de Yamaha, han evolucionado. Al menos, volver a Sepang les ayudará a tener una base de partida muy similar, sobre todo a nivel de electrónica, que es una de las partes más delicadas a la hora de trabajar. En cuanto a las condiciones climatológicas, la lluvia estará presente, como es habitual en este escenario ecuatorial.

El asfalto de Sepang

El asfalto no parece que vaya a ser un problema, o al menos en eso confía la organización, tras el fiasco sufrido el año pasado por los problemas de permeabilidad del firme. El pasado mes de mayo se realizaron una serie de trabajos de mejora, fundamentalmente en las curvas 2 y 9, las más críticas tras el primer reasfaltado, así como la frenada de la curva 1. Las labores consistieron en la compactación de las capas de asfalto para eliminar las cámaras de aire donde se acumulaba el agua que posteriormente emergía por puro efecto botijo, debido a la excesiva porosidad del asfalto.

Tras una serie de pruebas en el KLIA (Kuala Lumpur International Airport), se aplicó el mismo sistema en Sepang, y ha recibido el visto bueno de la Federación Internacional. El año pasado el asfalto también contaba con todas las bendiciones, pero luego quedó en evidencia. El único problema es que no se ha disputado ninguna competición motociclista de alto nivel que permita evaluar su rendimiento, pero parece que todos confían en que no haya complicaciones. Lo veremos a lo largo del fin de semana.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios