problemas importantes con los neumáticos

Márquez y Pedrosa aprietan las tuercas a Honda para poder parar a Viñales

La segunda victoria de Viñales y la caída de Márquez confirma el nuevo 'status quo' de la categoría: el líder es tan sólido como aparenta, y Honda tiene más problemas de lo que comentan con discreción

Foto: La dura caída de Márquez en Termas de Río Hondo. (EFE)
La dura caída de Márquez en Termas de Río Hondo. (EFE)

A la vista de los problemas sufridos por los pilotos de Honda, concluir que la elección del neumático delantero duro fue determinante para las caídas de Marc Márquez y Dani Pedrosa, creo que es una conclusión simplista. Cal Crutchlow, tercero en el Gran Premio de Argentina, también montó ese neumático en su Honda, pero logró terminar en el podio. El británico, flemático en su análisis, no pudo ser más explícito a la hora de explicar donde está verdaderamente el problema: “Tenemos un problema con nuestra moto, no con el neumático. Es difícil trabajar con esta goma. Tenemos que conseguir que la moto funcione bien con este neumático; no, que el neumático funcione bien con esta moto”, aseguró tras bajar del podio.

A Márquez se le quedó cara de no saber qué decir. Cuando te caes y no sabes por qué te caes, algo malo sucede. “Algún error habré cometido”, dijo, lacónico. Pero Márquez claro que sabe qué pasa, y lo viene diciendo desde hace meses, muchos meses, lo que pasa es que a lo largo de la pretemporada y hasta esta última carrera en Argentina, Márquez ha sacado su magia y ha salvado la situación. En Termas, no hubo magia. Quizás también hubo excesiva ambición, el viejo espíritu de Marc regresó en un momento poco oportuno y a Márquez le jugó una mala pasada: en sólo tres vueltas tenía 2”248 de ventaja sobre Viñales, y luego, al suelo.

Las Honda de Márquez, Pedrosa y Crutchlow montaron ese compuesto duro delantero, y Crutchlow confesó que nunca se vio cómodo sobre la moto, que fue un gran riesgo esa elección, pero lo cierto es que es la única posibilidad que tienen. “Dejé que Márquez se fuera, y pensé que iría más cómodo después de tres vueltas, pero no fue así. Tuve algunos avisos y cuando Rossi me pasó no quise forzar”, dijo el británico.

Lo sorprendente es que la Honda se vuelve problemática precisamente en uno de los aspectos que más había mejorado en los últimos años. Durante largo tiempo, el talón de Aquiles de la Honda fue la estabilidad en frenada, pero desde 2011 la moto mejoró mucho, y la llegada del cambio 'seamless' en 2012 resultó clave en la mejora experimentada. Pero desde 2015 la situación ha dejado de ser óptima. El año pasado, marcado por los numerosos errores cometidos por los hombres de cabeza, la constancia de Márquez le permitió ser competitivo hasta el final.

Tanto la caída de Márquez como la de Pedrosa se produjeron frenando en la bacheada curva dos, donde Márquez también se había caído en los entrenamientos libres del viernes. Todas las MotoGP se agitaban en el bacheado asfalto argentino, pero las Yamaha sorteaban las bañeras con soltura mientras que las Honda se mostraban mucho más inestables.

Yamaha ha recuperado ese equilibrio del que siempre hizo gala, que ahora le falta a Honda, y lo ha conseguido gracias a su nuevo motor. Cuando Kouichi Tsuji, el responsable técnico de la marca japonesa, dijo en la presentación del equipo que la nueva moto era “completamente distinta a la de 2016”, no exageraba. Los cambios estaban en su interior, en su motor, mucho más potente, y esa ganancia que se hace notar en la recta; esa potencia extra, da tranquilidad, porque no tienen que forzar en las frenadas. Eso marca la diferencia con Honda, que además está en velocidad máxima por detrás de todas las marcas, algo que es verdaderamente excepcional. No sólo tiene problemas de estabilidad, sino que además penaliza en aceleración, que es la clave de la velocidad máxima.

Dani Pedrosa explicó antes de los entrenamientos donde están las carencias de la Honda RC213V 2017: “Acelerando perdemos bastante y hay que apretar más en frenada, eso implica mayor estrés sobre el neumático delantero”, comentó. Y cuando además se dan circunstancias como las del circuito de Termas, un asfalto ondulado en numerosos puntos de apoyo, pasa lo que pasa… Pedrosa aseguró que la elección del nuevo motor 'big bang' fue una cuestión de los ingenieros, porque no había mucha diferencia entre el motor 2016 y el nuevo. El motor 2017 no ofrecía dudas a nivel de sensaciones, y en términos de registros y potencia, los dos rendían bien. Pero algo tiene que cambiar, aunque ya el margen de maniobra es limitado: una vez iniciada la temporada no podrán realizar modificaciones en la configuración elegida, y además Honda ya ha consumido una de las cinco jornadas de pruebas privadas que puede realizar durante la temporada. En Jerez, después del Gran Premio, habrá una jornada de pruebas oficial que será muy importante.

No es casualidad que las cuatro Yamaha se hayan situado entre las seis primeras clasificadas en Argentina. La eficacia de los hombres de fábrica es proporcional a la de las dos motos satélite pilotadas por dos debutantes, como Johann Zarco y Jonas Folger, que fueron quinto y sexto, respectivamente.

Y qué decir de Jorge Lorenzo y su 'annus horribilis'… Se merece un capítulo aparte. Ya habrá tiempo de hablar de él; hay mucha tela que cortar.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios