LA TEMPORADA QUE VIENE SU PADRE SERÁ SU JEFE

Edgar Pons y su salto a Moto2: "El apellido siempre pesa, pero el Mundial es mi sitio"

Sito Pons presentó en Motorland su proyecto para 2016 con dos nombres propios: Álex Rins y Edgar Pons. Efectivamente, su hijo es su último fichaje y aunque el apellido pesa, los resultados le avalan

Foto: Edgar Pons en el FIM CEV Repsol (Pons Racing).
Edgar Pons en el FIM CEV Repsol (Pons Racing).

Motorland fue el lugar elegido para hacer oficial un secreto a voces dentro el paddock del Mundial de Motociclismo. Sito Pons presentó en sociedad su proyecto para la temporada que viene dentro de la categoría de Moto2 con dos objetivos: el asalto al título y seguir formando cantera, una de las señas de identidad de su equipo. Para la primera de sus metas contará con Álex Rins en la que será su segunda temporada vestido de amarillo. Para la segunda contará con Edgar Pons. Efectivamente se trata de su hijo, el mismo que lidera con holgura el FIM CEV Repsol dentro de la categoría de Moto2. Mucho tienen que cambiar las cosas para que el pequeño de los Pons no se proclame campeón de Europa a mediados de noviembre. Descarten un salto por enchufe, Edgar se ha ganado a pulso formar parte del Mundial. Un lugar que es su sitio, así se lo confesó a El Confidencial.

Antes de viajar hasta Alcañiz, el futuro piloto del Pons Racing Team charló con este periódico y su futuro fue uno de los temas que hubo sobre la mesa. Sin querer confirmarlo, dejó caer que la temporada que viene formaría parte del Mundial: “Lo más posible es que sí. Aún no hay nada seguro, pero ojalá sea así. Yo espero que así sea y voy a luchar lo máximo posible para que el año que viene pueda estar peleando con los mejores pilotos del campeonato del mundo”. Su trabajo ha tenido recompensa. En 2016 compartirá box con Álex Rins en una competición que ya ve como el lugar en el que tiene que estar: “En la primera carrera estaba muy cohibido. No sabía si era mi sitio y tenía un poquito de miedo (risas). Al final te das cuenta: estoy compitiendo en el campeonato de Europa, soy el líder y llego allí… y sí, creo que ese es mi sitio. Acabas disfrutando; voy con otra mentalidad, a aprender lo máximo posible y a pasármelo bien porque es una oportunidad que poca gente tiene. Intento dejarme el miedo en casa y dar la mayor guerra posible”.

Edagr Pons junto a su padre Sito (Pons Racing).
Edagr Pons junto a su padre Sito (Pons Racing).

"El apellido siempre pesa"

Edgar Pons ya sabe cómo funciona el Mundial puesto que ha participado en algunas citas como invitado (a través de las 'wild card') y, además, es el sustituto de Mika Kallio en el Italtrans hasta el final de temporada. Una experiencia que le servirá para empezar a conocer algunos de los circuitos del calendario porque, tal y como confiesa, se ve “como uno más, no hay grandes diferencias. Todos somos pilotos y todo está muy apretado: un día puedes bajar dos décimas y otro estar cinco posiciones por delante”. El joven piloto tendrá a su padre como jefe y aunque reconoce que “el apellido siempre pesa” asegura que cuando se sube encima de la moto trata de “olvidar todo, sólo pienso en conducirla y disfrutar. Al fin y al cabo es lo que más me gusta en este mundo. Me centro en exprimirme al máximo y pasar por las curvas lo más rápido posible. Siempre hay un peso extra, pero intento dejarlo en casa”.

Su apellido no le ha llevado hasta el  Pons Racing Team, los resultados que está cosechando en el FIM CEV Repsol le avalan: “Empecé muy confiado. En invierno entrené muy fuerte con Axel (su hermano mayor que actualmente compite en Moto2) en Cartagena y sabía que tenía posibilidades de estar delante y luchar por ganar. Quizás no me esperaba que iba a tener tanta ventaja”. No oculta que su objetivo es “ganar el campeonato, si me centro en aprender y en disfrutar -cuando lo haces es cuando consigues ir rápido en la moto-, todo seguirá yendo igual de bien”. Lo cierto es que el viento sopla a su favor: “Vamos líderes con 34 puntos de ventaja sobre Vierge. Desde la primera carrera me he notado muy bien con la moto y el equipo”. Edgar saborea este momento con especial pasión después de que las lesiones tuvieran demasiada presencia en su temporada pasada: “Entonces no era tan constante, no tenía tanta experiencia y control. Ahora noto que conozco mucho más la moto, la entiendo y eso te ayuda a mejorar y a ir más rápido”.

Edgar y su hermano Axel en el CEV (Pons Racing).
Edgar y su hermano Axel en el CEV (Pons Racing).

No sería exagerado afirmar que por las venas de Edgar no corre sangre, sino gasolina. Las motos forman parte de su familia, tanto que olvidarse de ella se antoja complicado: “Siempre intentamos desconectar. Decimos: “Bueno, va, olvidemos las motos, vamos a centrarnos en otras cosas”. Después de media hora vuelve a salir el tema (risas). Es un poquito difícil desconectar porque, al fin y al cabo, toda nuestra vida ha estado relacionada con las motos. Intentamos hacerlo porque siempre va bien olvidarte un poquito de ellas de vez en cuando y hacer otras cosas… aunque el tema principal siempre son las motos”.

Su padre será su jefe y su hermano Axel, su rival. Pelearán a lo largo y ancho del planeta, pero Edgar sueña con hacerlo defendiendo los mismos colores: “Mi hermano me ha ayudado mucho y lo seguirá haciendo. Él quiere lo mejor para mí y yo lo mejor para él. Al acabar los entrenos comento las jugadas con él y muchas veces intentamos salir juntos porque él tiene mucha más experiencia que yo y siempre puedo aprender. Intentamos ayudarnos, pero me gustaría estar en el equipo de mi hermano porque cuando vamos a entrenar hay rivalidad: él quiere ir más rápido que yo, yo quiero ir más rápido que él… Nos empujamos un poquito más y quizás lo harías con cualquier otro piloto, pero sería divertido e interesante”.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios