sólo leslie graham fue campeón con más de 36

Un tiburón despiadado llamado Rossi

Sólo hay piloto que ganó un Mundial de la categoría reina (contando 500cc y MotoGP) con más de 36 primaveras. Fue Leslie Graham, el primer campeón de la historia, y lo hizo con 38 años en 1949

Foto: Valentino Rossi en el paddock de Silverstone (Yamaha).
Valentino Rossi en el paddock de Silverstone (Yamaha).

El mes de agosto está relacionado, para muchos, con las vacaciones. No así para los pilotos del Mundial de Motociclismo. Menos aún para Valentino Rossi. Tras el paréntesis estival, el italiano volvió a la carga liderando la clasificación de MotoGP con un objetivo claro: en agosto había que minimizar daños para pasar al ataque en Misano (13 de septiembre). Así afrontó las citas de Indianápolis, Brno y Silverstone. El problema es que Valentino no contó con la colaboración de la diosa fortuna y afrontará la cita de Misano, su carrera, con una ventaja de 12 puntos sobre Jorge Lorenzo. Con Márquez fuera de combate, el rival está en su mismo box. Su compañero de equipo es lo único que se interpone entre él y la historia: sólo hay piloto que ganó un Mundial de la categoría reina (contando 500cc y MotoGP) con más de 36 primaveras. Fue Leslie Graham, el primer campeón de la historia, y lo hizo con 38 años. Rossi quiere reiniciar la historia de la categoría reina.

En Italia, ese país que busca recuperar el trono perdido en el mundo de las motos tras la irrupción de los pilotos españoles, definen estos días a su principal bastión como un tiburón despiadado. A sus 36 años, vive una segunda juventud exhibiendo su mejor versión. Tanto se ha pulido que pocos recuerdan que hubo un tiempo en el que la lluvia tenía el mismo efecto en Valentino que en el Lorenzo actual: le cambiaba el semblante, pero no sonreía sino todo lo contrario. Quién lo diría tras cosechar la victoria en Silverstone, allí donde el triunfo tiene doble valor tras una carrera tan complicada como la de este domingo. El piloto italiano ha entendido que MotoGP ha cambiado, o mejor dicho, ha sido modificada por los nuevos talentos que han ido surgiendo. La experiencia acumulada de Rossi le convierte en un piloto capaz de seguir sorprendiendo a propios y ajenos. Su mentalidad de hierro no se desgasta con el paso del tiempo.

Precisamente su edad, 36 años, le brinda la oportunidad de escribir una página legendaria en la historia de MotoGP. Si el próximo mes de noviembre -pocos apuestan a que el campeón se decidirá antes de la última carrera- levanta en Valencia el que sería su décimo título mundial, sólo tendrá por delante a Leslie Graham. Se trata del primer campeón de MotoGP, hito que logró en 1949 con 38 años, dos más que Valentino. Sin restar méritos al británico, en aquella época los deportistas eran más longevos que actualmente por lo que Rossi podría elevar el listón y reiniciar la historia del motociclismo. Su nombre estaría por encima de algunos ilustres como Phil Read que ganó su último Mundial de 500cc en 1974 con 35 años, Giacomo Agostini (33 años en 1975), Mick Doohan (33 años 1998), Geoff Duke (32 años en 1955), Wayney Rainey (32 años en 1992), Libero Liberati (31 años en 1957) o Eddie Lawson (31 años en 1989).

Valentino Rossi quiere ganar este Mundial a toda costa. Estamos ante un tiburón despiadado, mortal y constante. Comentaba el italiano que encontraba su motivación en lo que siente cuando se sube a la M1, pilotar es su pasión y ama la forma de vida que lleva. El paso del tiempo no ha impedido que el piloto de Yamaha siga destilando clase, frialdad e, incluso, cinismo cuando se enfunda el mono y se pone el casco. Valentino sigue siendo capaz de marcar las diferencias y tiene la capacidad innata de sacar provecho a las situaciones más variables, tal y como demostró en Silverstone. Rossi no pierde una oportunidad por mínima que sea y la maneja como nadie para convertirla en algo favorable. Puede que el italiano tenga muchas cosas a su favor (la mejor moto de la parrilla, la flaqueza de Honda, la lesión de Pedrosa, las diez caídas que han dejado a Márquez fuera de la pelea…), pero sabe estar en el momento y en el sitio idóneos. No se trata tanto de suerte como de la superioridad que tiene.

De Valentino se dice que puede llegar a ganar una carrera antes de llegar a la pista, pero como él mismo recordaba en Inglaterra: esto es MotoGP, todo el mundo quiere ganarle y no hay espacio para la relajación. Menos aún cuando su principal rival está en Yamaha; lo único seguro es que el título de la categoría reina se quedará en el box de la marca del diapasón. Queda por saber si tendrá acento italiano o español. Jorge Lorenzo sigue vivo, muy vivo, tanto que las casas de apuestas le dan un ligero favoritismo. El mallorquín tiene seis carreras para recuperar y recortar la ventaja que le saca Valentino, pero no puede permitirse ni un solo error. El pilotaje de Lorenzo tiene que ser más perfecto que nunca, debe reconstruir su moral y, sobre todo, aprender a adaptarse cuando el escenario cambia y no todos los elementos están perfectamente colocados. 

Igual que sucedió en 2003 y 2008 cuando se proclamó campeón del mundo con Honda y Yamaha, respectivamente, Valentino Rossi está firmando una temporada para enmarcar en la que la ausencia de errores es una constante. Igual que su presencia en el podio: no se ha bajado de él en las doce carreras disputadas hasta el momento. El italiano se juega el Mundial en cada cita y como comentó Marc Márquez “es capaz de sacar el cien por cien en cada situación”. También apuntó que “Misano puede ser un punto de inflexión”. Valentino empieza la defensa del liderato en casa. El tiburój está en su hábitat. 

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios