SUPERÓ TODAS LAS EXPECTATIVAS

El año en el que Márquez convirtió el Mundial en una batalla contra sí mismo

"Espero que 2015 sea igual o mejor, que será difícil". Este era el deseo que formulaba Marc tras vivir un año en el que superó todas las expectativas puestas en él

Foto: Infografía: Box Repsol.
Infografía: Box Repsol.

“Espero que 2015 sea igual o mejor, que será difícil”. Este era el deseo que formulaba Marc Márquez en el vídeo que grabó junto a su hermano para felicitar la Navidad y el Año Nuevo a todos sus seguidores. Y es que no existen adjetivos para calificar la temporada vivida en este 2014 de la mano del piloto de Cervera. Después de erigirse campeón del mundo en su primer año en la máxima categoría, Marc ha demostrado que está lejos de alcanzar su techo. Lo ha hecho destrozando récord tras récord para levantar su segundo título consecutivo, el mismo que le convierte en el bicampeón más joven de la historia. Éste sólo es uno de los hitos que llevan su firma. En 2014, Márquez ha convertido el Mundial en una batalla contra sí mismo.

Marc no lo tenía fácil porque había dejado el listón muy alto en su debut en MotoGP cuando colocó la placa con su nombre en el trofeo que se entrega al campeón de la máxima categoría del motociclismo. Igualar la gesta se antojaba complicado, más aún si tenemos en cuenta que en su primera temporada ya demostró que le va eso de romper marcas. Seis victorias, nueve poles y once vueltas rápidas en los circuitos provocaron un aluvión de elogios que se quedaron cortos un año después. Cuando Marc Márquez llegó a Qatar sin haber tenido pretemporada tras romperse el peroné mientras practicaba dirt-track, pocos se imaginaban lo que el espectáculo que el ‘93’ tenía preparado al manillar de su Honda.

 

 

Dos meses después de apagar los motores, sus números siguen provocando escalofríos. A su racha de diez victorias consecutivas, las mismas que le sirvieron de colchón cuando llegaron los fallos porque sí, Marc es humano, hay que añadir las trece victorias y poles que firmó en los 18 grandes premios del calendario. La superstición no cabe en el diccionario de Márquez. Además, dibujó doce vueltas rápidas en carrera sin olvidar los récords personales que ha batido: tanto en el trazado de Las Américas como en Indianápolis y Malasia rebajó los tiempos de vuelta rápida y récord de los mencionados circuitos. Y en Motorland, a pesar del resultado final, suya fue la vuelta rápida.

El piloto de Cervera ha aplicado a la perfección aquello que afirma que cuando uno se mira al espejo es cuando encuentra a su máximo rival. Algo a lo que han contribuido pilotos como Dani Pedrosa, Valentino Rossi o Jorge Lorenzo. El primero sabe que tiene al ‘enemigo’ en casa, el italiano vive una segunda juventud, pero el problema es que el aprendiz ha superado al maestro y el piloto mallorquín llegó tarde debido a un nefasto inicio de temporada. Los llamados a plantarle cara a Marc Márquez sólo han podido hacerlo en determinados momentos de la temporada… teniendo en cuenta que algunos de ellos coinciden con errores del propio campeón como Misano, Motorland o Phillip Island.

 

 

Sí, Marc Márquez ha cometido fallos. Algo que él se cansó de repetir mientras aguantaba el chaparrón de buenas palabras para sus hazañas. El bicampeón más joven de la historia ha firmado una temporada para enmarcar, pero no ha sido perfecta porque es humano. La racha de diez victorias que logró en la primera parte del campeonato le sirvió para fabricar, punto a punto, un colchón por si llegaba una época de vacas flacas. Y ésta llegó. En Brno fue cuarto, por detrás de Pedrosa, Lorenzo y Valentino Rossi, porque hizo una mala carrera. Tras la República Checa, llegó el error cometido en Misano cuando forzó tanto que acabó por los suelos y cruzó la meta 15º. En Aragón la historia fue parecida: con la aparición de la lluvia decidió aguantar con los neumáticos iniciales y se acabó cayendo. Finalmente, y con el título en el bolsillo, no pudo acabar la carrera en Phillip Island… un circuito que no le trae buenos recuerdos.

Al excelso año de Marc ha contribuido su hermano Àlex. Uno y otro han hecho historia de forma individual y esta temporada se han unido para que el apellido Márquez tenga su propio hueco en el Mundial de Motociclismo. Juntos subieron al podio de Qatar y Argentina, carreras en las que Marc se llevó la victoria y Àlex el segundo puesto, pero el aperitivo de lo que estaba por venir llegó en Montmeló. Por primera vez en la historia dos hermanos se llevaban la victoria en un mismo gran premio. Cinco meses después se convirtieron en los primeros en ser campeones del mundo en la misma temporada. Decían los Márquez que el año que acaba de terminar “ha sido increíble”. Sobre la mesa de Marc está el reto de lograr que la temporada que arrancará en marzo no sepa a poco después de todo lo logrado.

Motociclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios