El precio de los juegos

El sobrecoste de Tokio 2020, la razón por la que Madrid no debería acoger unos JJOO

La agencia auditora de Japón ha advertido de que el coste de Tokio 2020 se ha disparado. No es ninguna novedad: los JJOO siempre tienen sobrecostes

Foto: Usain Bolt participó el pasado fin de semana en la inauguración del nuevo Estadio Olímpico de Tokio. (Reuters)
Usain Bolt participó el pasado fin de semana en la inauguración del nuevo Estadio Olímpico de Tokio. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Solo hay tres certezas en los Juegos Olímpicos: se celebran cada cuatro años, nunca en Madrid y siempre cuestan más de lo previsto. Los de Tokio 2020 no serán una excepción. La primera estimación del comité organizador saltó por aires hace tiempo, y ni la modificación de algunos proyectos tan importantes como el del Estadio Olímpico ha ayudado a contener el gasto. Según la agencia auditora de Japón, los JJOO costarán más de 20.000 millones de euros.

En 2013, cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) eligió a la capital japonesa como sede los Juegos Olímpicos de 2020, el proyecto estimaba el coste en unos 6.800 millones de euros. Aplicando la inflación, esa cantidad sería en la actualidad 7.300 millones. Muy lejos de la previsión oficial que el comité organizador ha hecho en los dos últimos años: 11.400 millones.

La agencia auditora de Japón añade otros 8.800 millones de euros en costes relacionados con el evento y que el comité no incluye en sus cálculos. Eso elevaría la factura a más de 20.000 millones. No es la única estimación que contradice a la del comité organizador. Dos cálculos realizados por los medios ‘Nikkei’ y ‘Asahi’ sitúan el coste incluso por encima de los 25.000 millones de euros. En los Juegos Olímpicos de Tokio, la mayoría de la financiación es pública.

El nuevo Estadio Olímpico de Tokio. (EFE)
El nuevo Estadio Olímpico de Tokio. (EFE)

Solo el presupuesto operativo, unos 5.000 millones de euros, está financiado con dinero privado procedente de patrocinadores, venta de entradas, marketing y la aportación del COI. Ese es solo uno de los tres pilares del presupuesto de unos Juego y el único imputable al comité organizador, según la metodología del COI. No incluye, por ejemplo, la construcción y renovación de las sedes.

El comité organizador no comparte el trabajo del auditor. "Ha agregado una amplia gama de proyectos que podrían verse como contribuciones a los Juegos, incluidos aquellos que fueron implementados sin tener en cuenta los Juegos", dijo en un comunicado enviado a ‘Associated Press’. Entre esos proyectos están inversiones en transporte o gastos en promoción que no dependen directamente de los JJOO, pero que van aparejados a ellos. Es habitual que las ciudades que acogen el evento, además de renovar su infraestructura deportiva, también inviertan mucho dinero en ese tipo de proyectos. El ejemplo de Barcelona y su transformación es paradigmático.

Pero incluso unos Juegos Olímpicos como los de 1992 tan elogiados tuvieron su sobrecoste. Según un estudio de la Universidad de Oxford publicado en 2016 ('The Oxford Olympics Study 2016: Cost and Cost Overrun at the Games'), el sobrecoste de Barcelona (un 266% más) solo ha sido superado por Montreal (+720%). El estudio, que analiza los costes de todas las ediciones entre 1960 y 2016 (utiliza cifras provisionales en el caso de Río de Janeiro), afirma que todas sin excepción, de verano e invierno, incurrieron en sobrecostes: una media del 156% (a precios de 2015). En ningún otro gran evento ocurre lo mismo, afirman los autores.

El criterio del estudio de la Universidad de Oxford y el del comité organizador es similar: solo tiene en cuenta el coste de organizar los Juegos y de construir las infraestructuras necesarias para ello (recintos deportivos, centro internacional de prensa, etc.). Pero aún así, el desvío con respecto al gasto previsto en el proyecto original es enorme. Las cifras de Tokio no son excepcionales.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quiere que la ciudad opte de nuevo a acoger unos Juegos Olímpicos. (EFE)
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quiere que la ciudad opte de nuevo a acoger unos Juegos Olímpicos. (EFE)

"Que una ciudad o un país decidan organizar los Juegos Olímpicos es asumir uno de los tipos de proyecto más costosos y financieramente más arriesgados que existen, algo que muchas ciudades y naciones han aprendido a su propio riesgo", concluyen los autores del estudio, que en sus cálculos no incluyen gastos en carreteras, trenes aeropuertos u hoteles, que "a menudo cuestan más que los propios Juegos".

El COI ha tomado medidas para reducir los costes. La Agenda 2020, aprobada en 2014, fue introducida con ese entre sus principales objetivos. Pero en los años posteriores, muchas ciudades que habían mostrado su interés en acoger unos Juegos se han retirado de la carrera, en algunos casos tras referendos en los que la población mostró su rechazo. Uno de los principales motivos es el elevado coste de acoger unos Juegos.

A pesar de eso, hay dos ciudades españolas que pelean por acogerlos. Barcelona quiere ser la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030. Y Madrid quiere acoger los de verano dos años después. La capital española ya fue rechazada para los de 2012, 2016 y 2020, pero su nuevo alcalde, José Luis Martínez-Almeida, ya ha anunciado su intención de intentarlo de nuevo. Si es así, la sopresa sería que no salieran muy caros.

Juegos Olímpicos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios