suma su tercera medalla olímpica en un mes

Lydia Valentín es plata virtual en Pekín 2008 tras un nuevo caso de dopaje

La haltera suma su tercera medalla olímpica por un caso como el de Londres 2012: unas nuevas pruebas han demostrado que tres de las rivales que quedaron por delante de ella estaban dopadas

Foto: La haltera española, después de recibir su medalla en Río 2016. (Fernando Bizerra Jr./EFE)
La haltera española, después de recibir su medalla en Río 2016. (Fernando Bizerra Jr./EFE)

La vida de Lydia Valentín ha pegado un vuelco tremendo. Hace mes y medio, no tenía ninguna medalla olímpica. Ahora, virtualmente, tiene tres. La última, una plata en Pekín 2008, después de que Cao Lei, Nadezhda Evstyukhina e Iryna Kulesha hayan dado positivo en unos controles realizados en el último mes. Las tres tomaron GHRP-2, una sustancia que sirve para producir la hormona de crecimiento. Liu también tomó sibutramina. 

De este modo, con su quinto puesto y las tres eliminaciones, se sube al segundo escalón del podio. Esta nueva medalla de Lydia Valentin se suma a la que probablemente sea la más especial: el bronce que consiguió en Río 2016, ya que se llevó la presea imponiéndose a sus rivales durante la competición. También al oro de Londres 2012, después de que sus tres rivales fueran descalificadas a principios de agosto por tomar sustancias dopantes.

Pasa a ocupar, de manera virtual, un puesto importante en el olimpismo nacional. La haltera ahora tiene en su palmarés tres medallas en sendas participaciones y es una de las deportistas más laureadas del medallero histórico. Por delante de ella solo quedan miembros del Olimpo como David Cal, Joan Llaneras, Saúl Craviotto, Mireia Belmonte, Theresa Zabell, Luis Doreste, Rafa Nadal o Gervasio Deferr.

Las pruebas analizadas también han dejado otros positivos. Los medallistas bielorrusos Andrei Rybakou y Anastasia Novikova, las kazajas Maria Grabovetskaya e Irina Negrasova, los rusos Khadzhimurat Akkaev y Dmitri Lapikov y las ucranianas Natalia Davydova y Olga Korobka. Otros cuatros halterófilos que no lograron una medalla también han dado positivo.

Lydia Valentín en Río 2016, donde ganó el bronce. (Fernando Bizerra jr./EFE)
Lydia Valentín en Río 2016, donde ganó el bronce. (Fernando Bizerra jr./EFE)

Por tanto, el trabajo se le acumula a la haltera, ya que tendrá que solicitar al Comité Olímpico Español (COE) la suma económica que hubiese ganado de haber sido medallista durante la competición, junto a la asignación oficial de las medallas que consiguió 'a posteriori' en Londres y Pekín. "Espero ser recompensada, porque me pertenece", dijo a El Confidencial antes de viajar a Río de Janeiro, cuando se conoció la noticia de su presea de 2012. Ese sentimiento es ahora el doble de fuerte.

Al COE le sucede lo mismo. No piensan tolerar que se vuelva a repetir el caso de Manolo Martínez, que no recibió la cantidad fijada para los medallistas olímpicos después de que se le concediera el bronce de Atenas 2004 nueve años más tarde. No hay una partida presupuestaria para casos como estos, algo que desde el comité, con Alejandro Blanco a la cabeza, quieren cambiar. Habrá reuniones para hacerlo.

Juegos Olímpicos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios