POR SEGUNDA VEZ EN LA HISTORIA

Sergio García, tras las huellas de Seve un lunes en St. Andrews

Sergio García (-9) saldrá el lunes con posibilidades reales de ganar la 144ª edición del British Open. Lo hará después de entregar un 68 en el Old Course y quedarse a tres golpes de los líderes

Foto: Sergio García en St. Andrews (Reuters).
Sergio García en St. Andrews (Reuters).

Sergio García (-9) saldrá el lunes con posibilidades reales de ganar la 144ª edición del British Open. Lo hará después de entregar un 68 en el Old Course de St. Andrews y quedarse a tres golpes de los líderes: Louis Oosthuizen (-12), Jason Day (-12) y el amateur Paul Dunne (-12), la auténtica sensación de la semana.

Será la segunda vez en la historia que este torneo finaliza un lunes. No hace falta recordarlo, pero por si acaso: la anterior ocasión fue en 1988 en Royal Lytham y el ganador fue Severiano Ballesteros. Para los amantes de los números, curiosidades y saltos en el tiempo: en aquella ocasión Seve salió el lunes a dos golpes de los líderes y terminó ganando con un parcial de -12, el mismo con el que esta vez partirán los líderes. Da la sensación, así pues, de que esta vez hará falta algo más aunque primero habrá que ver en qué condiciones se juega. Las previsiones de momento señalan que el viento soplará un poco más que este domingo (la jornada ha sido bastante benigna en este sentido) y que también puede caer algo más de agua. Nada demasiado aparatoso, así que a priori sí parece que hará falta algo más que -12. Esto situaría el objetivo de García en torno a los 67 golpes. Complicado, pero ni mucho menos imposible.

Al de Borriol no se le ha visto todavía a pleno rendimiento esta semana, esa es la verdad. Ha estado sólido, muy metido, pero le ha faltado algo de soltura (según él mismo asegura), sobre todo, con los segundos tiros. ¿Esta circunstancia debe llamar al optimismo o al pesimismo? Como casi siempre, depende del color del cristal con que se mire. “Sigo sin tener las mejores sensaciones y, por ejemplo, mi juego no ha estado tan fluido todavía como el domingo del año pasado en Royal Liverpool. Sería bonito que me quedara todavía por hacer la vuelta buena del torneo. Desde ese punto de vista sí es positivo estar donde estoy sin haberla hecho”, señalaba el jugador.

Hay un hecho innegable: sin estar al cien por cien ha sido capaz de ponerse en posición, de igualar su mejor registro de siempre en el Old Course (nunca ha bajado de 68 golpes) y de dar una notable réplica al despliegue siderúrgico de Jordan Spieth (-11). Su compañero de partido finalmente entregaba un 66 para situarse en el lado bueno de la ‘volata’ del tercer sprint por el Grand Slam, a un solo golpe de la cabeza. Resultaría verdaderamente monstruoso, en el mejor de los sentidos, que un jugador que aún no ha cumplido 22 años encadenara tres ‘majors’ de golf en pleno Siglo XXI.

Algunos intangibles están esta vez del lado de García. Por un lado, y para compensar la desventaja en el leaderboard, saldrá fuera del radar, lo que sin duda afloja el corsé de las expectativas. Pero, sobre todo, el jugador español transmite una sensación de equilibrio emocional muy interesante. Paciente en el campo y positivo en los greenes, entren o no entren. En lugar de rehuir el dilema interior, es como si él mismo se preguntara con la mejor de las actitudes: ¿Y por qué no voy a ganar yo este British Open?

Más noticias en TenGolf.es:

Lo mismo te lidera un Open que te organiza la vida... Así es el amateur que está revolucionando el British

A Rafa Cabrera Bello le sienta de maravilla el diván

Golf

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios