Martin Kaymer se mete en el mismo agujero negro que Mickelson en Abu Dabi
  1. Deportes
  2. Golf
EL FRANCÉS STAL GANA EN EL EMIRATO

Martin Kaymer se mete en el mismo agujero negro que Mickelson en Abu Dabi

El francés Gary Stal se llevó ante la sorpresa general el Abu Dhabi HSBC Golf Championship al aprovechar el nefasto final de torneo del alemán Martin Kaymer

Foto: Gary Stal ganó el Abu Dhabi HSBC Golf Championship (Reuters)
Gary Stal ganó el Abu Dhabi HSBC Golf Championship (Reuters)

“Es increíble dónde está Gary Stal con ese swing que tiene, pero si te sirve para estar arriba, qué más da cómo pegues a la bola”. Son palabras de un profesional de golf dos horas y media antes de que finalizara la cuarta y definitiva ronda del Abu Dhabi HSBC Golf Championship con la abracadabrante victoria de Stal, que en el momento de la citada sentencia venía haciendo birdies como churros…

La vuelta del jovencísimo francés (cumple 23 años en unas semanas) estaba siendo muy buena y, en efecto, terminó siéndolo (65 golpes), pero nadie, absolutamente nadie, hubiera firmado antes de iniciarse la jornada que el registro ganador sería -19. No podía ser así con el todopoderoso Martin Kaymer (-17) partiendo desde su -20 de otra galaxia. Y mucho menos cuando el alemán se iba hasta -23 después de los cuatro primeros hoyos de su ronda…
En ese momento unos cuantos periodistas con prisa, ordenador en ristre, comenzaban a componer églogas variadas y resúmenes hagiográficos de quien sin duda iba a convertirse en cuatro veces ganador del torneo en apenas diez ediciones: Martin Kaymer. Verbigracia, quien suscribe.

Kaymer, sin embargo, comenzaba en el hoyo 9 a cuestionar dos leyendas. Una, la de la fiabilidad alemana. Otra, la suya propia: la del líder implacable que disfruta manejando la presión desde el último partido de la jornada decisiva. Un doble bogey en ese hoyo tras fallar clamorosamente la salida, justo en el meridiano de la vuelta, reavivaba ligeramente las esperanzas de los más osados. Pero sólo ligeramente. Quien más, quien menos, interpretaba que la máquina de Martin sólo se había tomado un respiro. Sin embargo, su confianza ya nunca fue la misma.

Quiso el caprichoso y cruel azar que el alemán abriese de par en par las puertas a otros candidatos en el mismo hoyo (el 13, para más señas) que Mickelson hace doce meses. Entonces, el norteamericano venía también como líder y firmaba allí un triple bogey, exactamente el mismo registro que hoy se apuntaba Kaymer. Ambos, además, perdieron la calle por el mismo flanco. Uno, Phil, había enviado su bola debajo de un árbol; otro, Martin, a un arbusto. Ambos, además, encadenaban después varios errores hasta consumar el triple bogey: Lefty tratando de jugar a diestras; Kaymer produciendo un salto de rana a unos metros del green… Sin embargo, Mickelson reaccionaba después con nuevos birdies para complicarle hasta el final el triunfo a Pablo Larrazábal, mientras que Kaymer ya no acertaba a dejarse ninguna opción clara.“Estoy en estado de ‘shock’, dos golpes malos me han costado tres o cuatro”, acertaba a decir Kaymer una vez finalizada la jornada en tercera posición y a dos golpes del ganador.

Rory McIlroy (-18) había olido la sangre y disponía de un margen de maniobra ajustado, pero más que suficiente en su caso. Así que se aplicó como buen Número Uno en el asalto al liderato. A punto estuvo de conseguirlo y realmente hizo honor a su condición, pues realmente fue el mejor en ese tramo final y supo armar las ocasiones más claras, incluyendo un bravo intento de eagle en el 18 desde la arena, que a punto estuvo de conseguir. El norirlandés finalmente tiene que conformarse una vez más con el segundo puesto, y van ya cuatro en los cinco últimos años. Una casualidad de locura.

Stal, por su parte, después de embocar un putt de birdie de unos nueve metros en el 16, que al fin y a la postre fue el que marcó la diferencia, mantenía el tipo tragando saliva y sin dar pasos en falso. El galo se incorpora de un brinco a ese grupo triunfador de jóvenes franceses que vienen pisando fuerte desde hace un año y medio (Victor Dubuisson, Alexander Levy, y hasta Romain Wattel, aunque este aún no hay ganado, todos por debajo de los 25 años de edad). Él no había brillado tanto, pero tampoco es el mismo jugador de un breve tiempo a esta parte. En apenas unos meses su media de distancia con el drive ha ganado diez metros, circunstancia que puede resultar decisiva para un jugador que sí había mostrado una notable fiabilidad con los hierros en su primera temporada completa en el European Tour (2014). Este invierno ha trabajado muy duro en el gimnasio y los resultados no han tardado en llegar, aunque efectivamente luzca un swing heterodoxo, algo desmadejado y no demasiado estético: “¿qué más da cómo pegues a la bola si te sirve para estar arriba?”

Más información en Tengolf

Un golfista australiano, secuestrado, golpeado y desvalijado en Hawái

Larrazábal ficha a Larrazábal para el banquillo (mercado de invierno en el golf)

Gary Stal Martin Kaymer Rory McIlroy
El redactor recomienda