francia venció por 0-2 con gol del delantero

Griezmann hace llorar a sus amigos uruguayos para llevar a Francia a semifinales

Con un gol de Griezmann, Francia venció por 0-2 a Uruguay en los cuartos de final del Mundial. Giménez, íntimo del francés, acabó llorando el encuentro

Foto: Las lágrimas de Giménez en el Uruguay-Francia de cuartos de final. (Reuters)
Las lágrimas de Giménez en el Uruguay-Francia de cuartos de final. (Reuters)

El Uruguay-Francia de cuartos de final del Mundial era un duelo fraticida entre jugadores del Atlético. A un lado, Diego Godín y José María Giménez. Al otro, Antoine Griezmann y Lucas Hernández (Thomas Lemar aún no se ha vestido de rojiblanco). Pasara lo que pasara, unos iban a acabar riendo y otros llorando. Y lloraron los uruguayos, que perdieron por 0-2 y dicen adiós al torneo.

Quedaban pocos minutos para el final cuando las cámaras se fijaron en Giménez, que integraba la barrera en el lanzamiento de una falta. El defensa, incapaz de controlar sus emociones con la eliminación ya decidida, lloraba a moco tendido. Dice el refrán que quien bien te quiere te hará llorar. Y en este caso, uno de los principales culpables de la tristeza del defensa era Griezmann, más que un compañero de equipo para Giménez y su compañero en la defensa, Godín, padrino de su hija.

Godín y Giménez durante el Uruguay-Francia. (Reuters)
Godín y Giménez durante el Uruguay-Francia. (Reuters)

El francés tiene una estrecha amistad con los dos centrales y una profunda filia con la cultura uruguaya. "Uruguay es mi segundo país", dijo a la web de la FIFA antes del duelo de cuartos de final. "Es una nación y un pueblo que a mí me encantan. Tengo muchos amigos allá, va a ser estupendo jugar este partido y un momento muy intenso en el aspecto emotivo".

Esa conexión con lo uruguayo es anterior a su llegada al Atlético. Comenzó cuando jugaba en la Real Sociedad, donde conoció a Carlos Bueno. "Empecé tomar mate todos los días, a merendar con dulce de leche, a escuchar música uruguaya y a mirar los partidos de Peñarol", ha contado Griezmann. Este viernes, por supuesto, llegó al estadio de Nizhni Nóvgorod tomando mate.

Griezmann marcó el segundo gol en el Uruguay-Francia y dio la asistencia del primero. (Reuters)
Griezmann marcó el segundo gol en el Uruguay-Francia y dio la asistencia del primero. (Reuters)

En el Atlético, Griezmann es un uruguayo más. Pero hay otros jugadores en la selección charrúa que no lo ven igual. "Por más que diga que es medio uruguayo, es francés y no sabe lo que es el sentimiento uruguayo. Él no sabe la entrega que tenemos para triunfar en el fútbol con los pocos que somos. Tendrá sus costumbres y su forma de hablar uruguayo, pero nosotros sentimos de otra manera", dijo Luis Suárez hace unos días.

Lo que no admite duda es que es francés y que lidera a su selección. Lo hizo en la útima Eurocopa y ahora lo está haciendo en este Mundial. Él fue quien sacó la falta que remató Varane de cabeza para marcar el 0-1 y también el autor del disparo que se convirtió en el 0-2 tras un grave error de Muslera. "Les tengo mucho respeto, tenía delante a amigos y compañeros. Por respeto no he querido celebrarlo", dijo Griezmann tras el partido.

En un partido en el que Kylian Mbappé no fue el que destrozó a Argentina en octavos, apareció el jugador del Atlético para llevar a Francia a semifinales doce años después.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios